Conecta con nosotras

#HASTAELDIAFRAGMA

Una inquietud de amanecer

Gema Fernández (Uviéu, 1982) es escritora y cantante de ‘Delagua’, ‘Silvidos y Gemidos’, o ‘GPS project’. Y hoy nos deja sin aliento con este relato…

Plaza de La Catedral, Uviéu FOTO: Iván G. Fernández

TEXTO: GEMA FERNÁNDEZ / IMAGEN: IVÁN G. FERNÁNDEZ

Lo único que puede afianzar nuestra fe en el mañana, con las costras metafísicas de las legañas todavía obstruyendo el lacrimal del ojo, es la absoluta certeza de que para nosotros, o a pesar de nosotros, seguirá amaneciendo tras la lama febril de las persianas. Estirarán las horas su edad adolecida igual que lo hace un gato tras su séptima siesta de guardar y una vida de estreno, una vida inexperta, adormecida, líquida y desinflada como una bofetada en mitad del vacío, una vida embrión a medio hacer, una vida tortilla sin cuajar, nos pedirá permiso para  insistir de nuevo, para restituirle la luz a la esperanza, para autocorregirse las derrotas, robarle a mano amada toda acepción al miedo, cambiarle el decorado  a este psico planeta por uno menos gris y post-apocalíptico  y lamerle con saña, en lengua muerta, las inhóspitas sienes al futuro.

Insistir, siempre insistir. ¿Cómo no hacerlo? Si insistir, a fin de cuentas, es volver a existir empecinadamente, una y otra vez, tras cada inexistencia.

Que no hay un final absoluto, ni indiscutible, ni decisivo, ni definitivo, que todo final es relativo, subjetivo, provisional e ilusorio, nos lo recuerda el sol mordiéndole el costado al cuerpo angelical del horizonte. Una y otra vez. El día renaciendo, repoetizando su temblor vital, metabolizando pasados y presentes, celebrándose ileso tras ignorar con éxito la marcha funeraria de la noche, por nosotros, tal vez… o a pesar de nosotros.

Decía Paul Gauguin, “Pase lo que pase el sol saldrá mañana”. Ahora recorro mi ciudad, perfilo a suela alzada los huecos decimonónicos de sus callejuelas y me parece escuchar los 21 nocturnos de Chopin latiendo con pasión bajo los soportales. Mi ciudad, tan triste en estos meses, tan confinada, desconfiada, jugando al escondite con el desánimo, ocultando debajo de la lengua las llagas y las ganas, mi ciudad, presa temporalmente de un sueño prolongado, narcoléptica, asténica, mi ciudad, que es también la de todos, la de todas, y sigue rebelándose contra tanta negrura , entregándose a ello en cuerpo y alba, instándonos a contemplar, desde su corazón catedralicio, como enhebra en las nubes, gota a gótica, su tormentosa aguja, como pincha la yema de este huevo solar que ahora nos nutre.

Habrá quien opine que no hay amanecer más espectacular que el de la isla de Maui, por ejemplo, o que el amanecer de la costa de Futami, y podría ser, claro que podría …pero yo sigo pensando que el día, todos los días, nacen aquí, en Oviedo, nacen aquí porque no les han dejado nacer en otra parte, aquí, en esta plaza antigua que es un amanecer  y una amenaza, una hermosa promesa por cumplir, una esperanza herida, un verso que se intuye entre paréntesis.

Soy testigo de ello en este instante. Veo como las sombras se disipan a paso de tortuga, el negro ahora se tiñe de violeta, el violeta se vuelve anaranjado, de pronto un manto azul sobre el arco de punto de mis cejas. Puedo tocar el cielo a mano abierta sin precaución alguna, sin la barrera aséptica de los guantes de látex, registro en mi sonrisa el nuevo nacimiento del mañana, le doy la bienvenida y siento que mi pecho, teñido de belleza, es una alegoría perfecta de su luz.

Iván G. Fernández
Escrito por

Iván G. Fernández (Uviéu, 1978), es fotógrafo y periodista de "caleya". Ha trabajado y colaborado en numerosos medios de comunicación asturianos y del resto del Estado desde finales de la década de los 90.

Comentarios
Advertisement

Lo más leído

Expropiadores anarquistas: “Los Solidarios” de la Transición

Cultura

Yá puede reservase’l calendariu de topónimos “tuniaos” p’apoyar l’Atención Primaria

Actualidad

Vecinos del Antiguo proponen convertir la nave de Popular Ovetense en sala municipal de exposiciones

Cultura

Suatea acusa a la derecha de atacar la Ley Celaá para defender “los privilegios” de la concertada

Actualidad

Asociación Cultural Nortes de Asturias © 2020 · Centradas en la periferia

Nortes en redes