¿Ye lexítimu’l zarru patronal d’Arcelor?

Recomendados

David Artime
David Artime
Periodista y escritor. En 2009, ganó el premio de narrativa en lengua asturiana de la editorial Trabe con la novela "La Bufanda", en la que aborda el mundo de los ultras de fútbol.

Los responsables de l’acería que la multinacional ArcelorMittal tien en Veriña (Xixón) aceptaron volver entamar de cero les negociaciones sobre’l so plan de productividá, como demandaben CCOO y CSI, convocantes de paros na planta dende’l 25 de payares. Retírase de la mesa poro (pel momentu) la reducción de 23 puestos de trabayu (yeren recolocaciones, non despidos), unu de los principales motivos de la respuesta sindical. Paez una victoria de la clase trabayadora, pero la realidá siempre ye muncho más complicada. Y muncho más ambigua.


La empresa nun quedó de brazos cruzaos ante los paros, de dos hores por turnu, y según los convocantes, secundaos masivamente pola plantiya. El xueves pasáu aceptaba’l pulsu y anunciaba’l zarru patronal de la planta mientres nun se desconvocase la protesta. Agora los 320 empleaos nun pararíen dos hores por turnu, sinón que marcharíen pa casa sin empléu nin suelu, hasta que les organizaciones recularen.


Esti llunes les partes llegaron a un principiu d’acuerdu y paez que la crisis arreglóse momentáneamente. Atrás queden dellos díes de muncha tensión, afigurada nuna imaxe’l pasáu vienres: los trabayadores persiguíen ya urriaben a Jordi Torner, responsable de la división de Llargos (instalaciones nes que se llaminen parte de les pieces d’aceru que produz ArcelorMittal) a la salida de les oficines del Sasec (Serviciu de Solución Estraxudicial de Conflictos), onde tuvieron llugar les negociaciones.

Jordi Toner, responsable de Llargos d’Arcelor, urriáu polos trabayadores ante’l Sasec.


ZARRU “ILLEGAL” Y “CHANTAXE


Los sindicatos tienen claro que la midida aplicada pola empresa ye “illegal”, y amás un “chantaxe”, presentando a estes centrales como culpables d’un parón de l’actividá industrial que pon en guardia a tolos asturianos.

La xusticia yá declaró illegal el zarru patronal del tren d’alambrón nel 2010


José Manuel Castro, secretariu xeneral de Comisiones Obreres en ArcelorMittal, esplica en declaraciones a Nortes que’l zarru de la empresa foi “una contramedida contra una güelga que se convocó lexítimamente, al traviés d’una asamblea”. La llei nesti sen ye bastante ambigua. L’empresariu namás puede aplicar la clausura de la instalación en ciertos supuestos: la existencia de peligru vultable, la posible ocupación illegal del centru de trabayu o les irregularidaes que torguen gravemente’l procesu de producción. Foi a esti últimu puntu al que se garró la empresa pa decretar el zarru.


Los servicios xurídicos de los sindicatos tán estudiando acudir a los tribunales. Nun diba ser la primer vegada que la xusticia-yos da la razón nuna situación análoga. Nel 2010 la compañía yá anunció otru zarru patronal del tren d’alambrón, taller perteneciente a les instalaciones xixoneses, en respuesta a otros paros convocaos tamién por CSI y CCOO. La xueza acabó declarando illegal la midida. La multinacional tuvo qu’abonar los salarios sin percibir, amás d’indemnizaciones de 30.000 euros a CCOO y 15.000 a CSI.

Pa Manuel Pulgar (CSI) la empresa buscó “empuercar” a los sindicatos col zarru


Llegal o non, la demostración de fuerza de la compañía nun pasó inalvertida n’Asturies, una comunidá económica y socialmente sometida a los designios d’esta entidá. Con 5.400 empleos directos nes sos dos plantes (Avilés y Xixón), otros 1.400 nes industries auxiliaries, y unos 35.000 empleos indirectos, según estimaciones, el mínimu bilordiu sobre un zarru d’esta siderurxa pon a tremar a cualquier asturianu.


Por eso Manuel Pulgar, secretariu xeneral de CSI n’Arcelor considera la clausura de l’acería “un chantaxe”. “La empresa quier esviar l’atención sobre la so mala xestión y empuercar a los sindicatos, frayando amás el derechu a la güelga”, opina en declaraciones a Nortes esti representante de la Corriente Sindical d’Izquierdes, una organización surdida n’Asturies en 1982 d’una escisión de Comisiones Obreres


SINDICATOS Y TRABAYADORES DIVIDÍOS


Si foi un “chantaxe”, nun hai duda de que tuvo algo de resultáu. “Nun yera’l meyor momentu pa dir a la güelga”, “estos sindicatos quieren echanos a la ruina”, “cola que ta cayendo y pónense a convocar paros”… Son crítiques que dellos trabayadores d’ArcelorMittal espresaron en declaraciones a Nortes. Ello ye que la mayoría sindical (UXT, USO y Accia) nun apoyó les convocatories de paros. Ente estes trés organizaciones suman 16 representantes nel Comité, frente a los nueve de CCOO y CSI.

Protesta de trabayadores d’ArcelorMittal contra’l zarru patronal. Foto: Iván G. Fernández.


Tamién pa ellos tienen respuesta los sindicatos convocantes: “Non, nunca ye’l meyor momentu pa facer una güelga. Llevamos munchos años d’atropellos y esti (la recolocación de 23 trabayadores) yera unu más. La empresa nun quiso negociar en nengún momentu. Y los paros acordáronse mayoritariamente na asamblea de trabayadores”, recuerda Pulgar.


ASTURIES SOMETIDA A UNA MULTINACIONAL

Tengan razón unos o otros, lo que trescendió d’esti conflictu ye una cosa: una multinacional puede facer lo que-y dea pola gana. Sí, sobro’l papel reculó ante los sindicatos. Pero na práctica dexó mientres cinco díes a los trabayadores d’una de les sos fábriques sin empléu nin sueldu, y punxo a los convocantes d’unos paros lexítimos nel puntu de mira de ciudadanos y medios de comunicación.


ArcelorMittal ocupa n’Asturies los terreno de l’antigua Ensidesa, empresa estatal siderúrxica que llegó a contar con una plantiya de 24.000 empleaos. Privatizóse en 1997 y acabó integrándose nel conglomeráu ArcelorMittal, propiedá del multimillonariu indiu Lakshmi Mittal. Güei la industria asturiano vive baxo la espada de Damocles: “el día que ‘l’Indiu’ eche’l candáu, vamos toos a la ruina”, ye una de les frases más comunes n’Avilés, Xixón, Corvera, Carreño, Castrillón, y tantos conceyos que dependen de directamente de la siderurxa y que sumen cientos de miles d’habitantes. Pero eso nun paez culpa de nengún sindicatu. Ye como funciona’l xuegu. Llámase capitalismu.

Actualidad

5 Comentarios

  1. Vipasa es ejemplo de irresponsabilidad y de ignorancia hacia sus inquilinos. Pero es un mal endémico que viene de muchos años atrás, con implicación sobre todo de quienes han dirigido la Consejeria y han reflejado indolencia. Y no solo han sido representantes de un partido especifico. Tal parece que a Vipasa y su Consejería les designan personas sin corazón.

  2. Gracias, Luis, por recoger con tanto detalle la historia de nuestra
    querida, Caja de Ahorros, que echaremos mucho de menos. Es momento de
    unir esfuerzos para clarificar quienes fueron los responsables de este
    espolio, y de prepararse para evitar el que viene a continuación, del
    patrimonio cultural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here