‘Una Constitución que nun se reforma acaba morriendo’

Recomendados

Christian Ferreiro
Christian Ferreiro
Graduado en filosofía por la Universidad de Oviedo/Uviéu. Inculto cinematográfico en tratamiento. Esperando ser docente de secundaria en un futuro no muy lejano.

Xavier Domènech (Sabadell, 1974) ye historiador y activista en dellos movimientos, ente ellos el 15-M. Foi comisionáu d’Estudios Estratéxicos y Programes de Memoria del Conceyu de Barcelona y cabezaleru nes llistes nes elecciones xenerales del 2015 por En Comú Podem. Darréu, foi coordinador xeneral de Catalunya en Comú y secretariu xeneral de Podem Catalunya. Foi cabeza de llista de Catalunya En Comú Podem nes elecciones al Parlamentu de Cataluña del 2017. El 4 de setiembre del 2018 anunció que dexaba los sos cargos y renunció al so escañu nel Parlament. Tres el so pasu pela política, retoma’l so llabor como profesor d’Hestoria de la Universidá Autónoma de Barcelona. Falamos con él a cuenta de el so recién llibru, Un haz de naciones. El Estado y la plurinacionalidad en España (1833-2017) (Ediciones Península, 2020).


Nel segundu capítulu, cites la idea de Borja de Riquer de que s’atribúi la nacencia de los proyectos nacionales alternativos [nacionalismu vascu, catalanismu, galleguismu, etc.] al fracasu de la nacionalización española”, y tu diferencies ente nación cultural’ y ‘nación política’. ¿En qué consisten dambes idees de nación? ¿De qué manera se rellacionen na actualidá?


Nun creo que se diferencien demasiao. Hai una lóxica hestórica y una lóxica normativa, y la distinción tien que ver más con una llexitimación de la nación qu’una distinción real. Esto ye, la idea moderna de nación surde de dos fontes, grosso modo: una, la Revolución Francesa, qu’entiende la nación como un contratu ciudadanu que se reflexa na Constitución y que ye un ámbitu de construcción política nun territoriu determináu, sin nengún elementu cultural o étnicu na so construcción; y otra, la concepción más cultural, d’ámbitu xermánicu, qu’entiende que la nación ye aquello que comparte una cultura común.


Nel casu francés, sí hai un procesu de nacionalización fuerte. Pensemos que, nun momentu inicial de la Revolución Francesa, d’unos 30 millones d’habitantes, namás seis millones utilizaben la llingua francesa. Nel casu de les naciones culturales, les grandes definiciones de naciones culturales son Alemaña ya Italia, que xustifiquen la necesidá de tener un Estáu propiu a partir d’una nación cultural. Poro, son dos cares d’un mesmu fenómenu nacional, y ye una dinámica de colocación: aquelles naciones que son Estaos-nación autolexitímense a partir d’un contratu social, y aquelles naciones que nun tienen Estáu, tienen que lexitimase a sí mesmes a partir d’una cultura.

La matriz de la construcción cultural de la nación española ye Castiella

¿Eso significa que les naciones culturales nun son un proyectu políticu? Non: son un proyectu políticu. ¿Eso significa que los Estaos-nación nun son naciones culturales? Non: son naciones culturales; y el casu español ye bien evidente. Mientres la construcción del Estáu lliberal del sieglu XIX, la so lexitimación provién primeramente d’una construcción cultural, sobremanera a partir de los años 40 del sieglu XIX cola Constitución de 1845. Ye más, yá a últimos del sieglu XIX, vese bien claramente que la matriz de la construcción cultural de la nación española ye Castiella y la cultura castellana.

En realidá, y esto los teóricos actuales tiénenlo bien estudiáu, nun existe diferencies ente ‘nación política’ y ‘nación cultural’. Conceptualmente pueden diferenciase dambes idees de nación, pero realmente ye una construcción lexitimadora y normativa de los proyectos políticos.Una nación siempre se constrúi como un proyectu futuru, de proyección política, pero tamién se constrúi dende’l pasáu, colos elementos culturales. N’España, yá nos años 90, el PSOE intentó integrar la idea de ‘patriotismu constitucional’, surdida del filósofu alemán Habermas, pero nun la tomaron dafechu. Habermas partía d’una reconstrucción de la tradición histórica bien potente, y equí facíen ver qu’eso nun existía. Y el PP fizo bandera d’esta mesma idea a partir del añu 2000. Esto puede llevar a absurdos como pensar que la nación española naz el día que naz la Constitución de 1978, y que too vien de la Constitución de 1978.


L’alderique del Estatut de Cataluña en 1932, nel entamu de la Segunda República, representó la esencia de la cuestión catalana y marcaría la opinión política sobre’l tema en 1978. Pero rescates la figura de Amadeu Hurtado, representante de la Minoría Catalana, quien sorrayó que’l pactu ente Cataluña y la República yera políticu, y proclamaba que “la espansión del espíritu ciudadanu, cuando’l so impulsu salió de les tierres catalanes fai más de trenta años, va facer desapaecer (…) non yá la monarquía, sinón el sentimientu monárquicu que quedó tovía dientro d’España”. ¿Hai posibilidaes de que nun futuru más cercanu que llonxanu España llogre esprendese de la monarquía?


Cuando s’alderica la cuestión nacional na Segunda República, básicamente alderícase la cuestión catalana. Y, a partir de la cuestión catalana, alderícase la nación española. Esto asocede de manera repitida nel tiempu: la forma de definir España ye al traviés de los otros proyectos nacionales.
Esi alderique presentóse enforma como un debate ente Azaña y Ortega y Gasset, nel sen de qu’ehí s’alcuentra la esencia de la comprensión del tema catalana. Ablucábame enforma que nun alderique sobre l’Estatut de Catalunya los dos únicos que falaren fueren dos castellanos, amás de qu’Ortega formaba parte d’un grupu esaxeradamente minoritariu dientro del arcu republicanu, con munchos menos escaños qu’Esquerra Republicana de Catalunya a pesar de que’l grupu d’Ortega presentárase a les elecciones nel conxuntu del Estáu. Sobredimensionóse la importancia política de la intervención d’Ortega y Gasset a partir de 1978 pa educar a la clase política española. Ortega nun trunfa en 1932, yá que la so concepción d’España foi poco relevante, pero sí nos años 70 per mediu del PSOE. El New York Times, na nueche que’l PSOE gana les elecciones en 1982, describiólo como la victoria d’unos mozos nacionalistes, y en parte tenía razón. Alfonso Guerra dixo nesa victoria, refiriéndose a la frase d’Ortega, que por fin España “taba vertebrada”.

La importancia d’Ortega y Gasset sobredimensionóse a partir de 1978 pa educar a la clase política


Hai ver quién más taba nesti alderique que sí tenía relevancia, como Aniceto Alcalá-Zamora, coles mesmes Presidente de la República, cordobés con una visión distinta d’España, amás. Tamién taba Alejandro Lerroux, absolutamente importante’l so votu favorable al Estatut. Y nesi alderique, había un catalán: Amadeu Hurtado, con un discursu, que nada tien que ver col discursu esencialista d’Ortega, y que ye bien propiu del catalanismu progresista, y que se foi repitiendo col tiempu: les fuerces republicanes catalanes como posibilidá de tresformar España. Nesto, Hurtado entiende que’l pactu ye de calter políticu pa la tresformación, non solo de Cataluña, sinón tamién d’España. Ello ye qu’Hurtado namás dedíca-y a Ortega dos frases, diciéndo-y aquello de que “ustedes yeren monárquicos y ficiéronse republicanos nel últimu momentu, pero los que yéramos republicanos dende va tiempu, como’l señor Azaña y otros, partimos d’una República y del fin d’una Monarquía”. Ehí hai un analís conxuntu, tamién nel discursu d’Azaña, de que los grandes problemes d’España vienen cola instauración de la dinastía borbónica en 1714 y el pactu ente la dinastía y los lliberales nos años 30 del sieglu XIX, y que tresformar España pasa per refacer esa situación.


¿Hai posibilidaes de que la Monarquía dexe d’esistir n’España? Sí. Ello ye que nun hubo nin una sola xeneración de la dinastía borbónica, dende primeros del sieglu XIX con Fernando VII, que nun s’exiliara: Fernando VII, María Cristina, Alfonso XIII, Isabel II… Y agora Juan Carlos I. Pue qu’a Felipe VI nun-y pase, pero sería’l primeru en toa una dinastía. Agora mesmo, ta nuna crisis bien grave de lexitimación. ¿Eso puede conllevar qu’haya una alternativa republicana? Nun lo sé. Pero nun veo nicios de que la situación de la Monarquía n’España vaya meyorar, y de fechu ta empiorando.

Nel 2008 llegóse al cénit del mitu de Juan Carlos I como salvador de la democracia y empieza’l so cayente hasta los nuesos díes. Apocayá, la Plataforma de Medios Independientes, ente los que ta Nortes, financió per mediu d’un crowdfunding una encuesta realizada por 40dB. Los resultaos, a pesar de la modesta muestra (3.000), fueron los siguientes: 40’9%, apoya República; 34’9%, apoya Monarquía; 12’9%, indecisos. ¿Les fuerces polítiques n’España tán en condiciones d’activar políticamente’l republicanismu?

Nel llibru, creo que comparo los datos de la encuesta realizada por Sigma Dos nel 2013 colos datos d’otra encuesta realizada en Cataluña sobre la independencia. Cuando se pregunta “¿Usté cree que tendría qu’haber un referéndum sobro la Monarquía?”, salía cerca d’un 60-70% que “sí”. Esti númberu yera bastante paecíu al númberu de xente qu’en Cataluña taba dispuesta a votar pola independencia. Sicasí, en Cataluña activóse políticamente esa realidá, como rescampla, y n’España non.

Al PSOE cada vez va costa-y más apoyar la Monarquía

Pero creo qu’esto ta asocediendo yá: va tardase más o menos. Agora mesmo, nel Gobiernu d’España hai un partíu, Podemos, que nun ye monárquicu. El PSOE foi’l puntal munches veces de la Monarquía, yá que foi’l que más veces gobernó n’España, y fuelo hasta más que’l PP, porque creo qu’hai una tradición de dereches que nun ye monárquica. Pero al PSOE va se-y cada vez más costosu caltener esto. Hubo declaraciones de dirixentes socialistes valencianos, de Mallorca, etc. que consideren que nun se puede sostener la idea de que los casos actuales de fraude fiscal de Juan Carlos I nun tienen conexón col rei actual, puesto que la Casa Real tenía esa información dende fai más d’un añu, yá que la enviaron dende un despachu d’abogaos de Gran Bretaña, y nun se dixo nada ante esta evidencia. La Casa Real solo se pronunció por una nota’l día que se declaraba l’estáu d’alarma pola Covid-19, en marzu cuando toa España taba pendiente d’ello, pa que nun trescendiera. Si esto va repitiéndose nel tiempu, y tou paez indicalo qu’asina va ser, va ser difícil sostener esta cuestión y en dalgún momentu va haber que debatir abiertamente. Recordemos que la Casa Real tovía nun dixo nada sobre esto, ¿qué va dicir Felipe VI nel discursu de Navidá?

¿Crees, entós, que sigue habiendo una tradición de derecha non monárquica?

Hai una tradición de dereches que nun ye monárquica, como’l falanxismu; pero yera fascista, nun lo toi allabando. Creo que ye públicu y vultable que les relaciones del rei Juan Carlos con Felipe González yeren muncho meyores que con José María Aznar. Ello ye qu’Aznar construyó una imaxe del poder que yera casi d’una presidencia republicana. De dereches, bien de dereches; pero republicana. Inclusive, la boda de la fía d’Aznar ye casi una boda real. Creo que la derecha va defender la Monarquía prácticamente hasta’l final, na midida na que, pa ellos, defender la Monarquía ye defender el sistema. Agora bien, si en dalgún momentu ven qu’eso ye insostenible, puede haber perfectamente corrientes de dereches non monárquiques.

La reforma del Estatut de Cataluña nel 2006 asítiase nel marcu en que, la primer vez nel bipartidismu imperfectu, establecíase una mayoría parlamentaria non col apoyu de los nacionalismos conservadores, sinón los progresistes: PSOE, ERC, BNG, IU y la Chunta Aragonesista. Dices qu’esta reforma del Estatut era una relectura sobre’l desarrollu del modelu territorial de la Constitución de 1978, y que la so voluntá última yera construyir España. Teniendo en cuenta qu’históricamente’l catalanismu siempre tendió esta voluntá de tresformar España, ¿qué voluntá hai nesti momentu nel catalanismu respecto d’España, habida cuenta de los acontecimientos recientes (1 d’ochobre, discursu de Felipe VI, sentencia del procés, etc.)?

De matriz, el catalanismu siempres foi una propuesta de reconstrucción d’España, dende los sos orixes, como tamién el galleguismu o l’andalucismu. Nun garré’l nacionalismu vascu, que siempres foi una propuesta de construcción d’Euskadi. Esto de matriz, poes les delles activaciones qu’hai en cada momentu pueden ser distintes.


Dientro del catalanismu, que siempre fuera de tradición federal, nel momentu qu’una parte bien importante que se fai independentista, desapaez esi proyectu de tresformar España. Esta mutación del catalanismu, que tenía una perspectiva bien inmediata de 18 meses pa la consumación d’una República Catalana, nun se realizó nel so momentu, y de momentu paez que tampoco va asoceder. Agora mesmo, hai un conxuntu de fuerces soberanistas con proyectos nacionalistes alternativos al del Estáu: el casu gallegu, el casu vascu –yá non del PNV, sinón de la izquierda abertzale–, el casu del valencianismu, etc. Too esto ta participando d’una configuración de poder nueva dafechu. Ye verdá que con Zapatero dase la primer vez que’l bipartidismu imperfectu va buscar apoyos yá non en CiU o PNV, sinón en fuerces progresistes. Pero’l gran cambiu vino col fin del bipartidismu, que traxo qu’agora les coaliciones seyan bien amplies y qu’esi tipu de fuerces tengan un papel fundamental. Esquerra Republicana de Catalunya ta xugando agora mesmo esi papel, ye daqué evidente.

Tanto ye asina qu’agora mesmu l’alderique ye l’harmonización fiscal y cómo la Comunidá Autónoma de Madrid fai o non dumping fiscal. ¿Esto va ser sostenible nel tiempu? Creo que va tener que ver con qu’esto nun se faiga a partir de mayoríes forzaes y artificiales pol mieu a Vox, sinón a partir de construcción d’axendes compartíes. Si se procede asina, pueden solidificase mayoríes a llargu tiempu alternatives a les trés dereches, y amás puede esplicase muncho meyor al conxuntu de la población qué hai de fondu un proyectu compartíu. ¿Compartíu en tou? Non, evidentemente; pero sí una bona parte del camín. Y esto ye lo que pon realmente de los nervios a les dereches. Vemos agora la reacción de los xenerales xubilaos, cómo ta la derecha totalmente descompasada, Ciudadanos paecía que podía xugar un papel central y había muncho interés de qu’asina fuera per parte de grandes poderes, pero paez que nun va ser asina… Esto ye xuna realidá. Y cuando s’intentó negar esta realidá, acabó tresformando’l Congresu de los Diputaos. Pero agora hai que ver si esta realidá puede tornar nun proyectu.

¿Imaxines a Ada Colau como presidenta del Gobiernu?

Nun tengo nin idea si Ada quier eso, nun lo sé. Primero tendría qu’haber unes elecciones, y paez qu’agora mesmu va haber estabilidá. Paradóxicamente, creo que vamos tener xuna llexislatura llarga, dempués de tantos años. Y dempués va haber que ver quién son los candidatos: ehí tán Pablo, que nun sé si va repitir o non, Irene, Yolanda y demás xente que vive más nesa política estatal. Y nun sé si Ada tien esa pretensión.

Cavilgues sobre la soberanía como’l campu dende’l que construyir un bloque históricu y la llucha pola hexemonía, dao que toa alternativa fúndese na construcción d’un proyectu nacional alternativu. A pesar de la voluntá clara de Pablo Iglesias de formar “un bloque de dirección d’Estáu con sentíu históricu”, ¿tase en condiciones d’una vía reformista o rupturista?

Vamos asitianos primero, non no propositivo, sinón nel bloquéu. Ye cierto que se superó la fase na que’l bipartidismu nun aceptaba la realidá qu’existía, que llevó al bloquéu políticu dende’l 2015 hasta’l 2018 cola moción de censura, y finalmente’l PSOE aceptó qu’había una mayoría alternativa, que siempre negara. Pero esto superóse na midida na que constituyóse un gobiernu alternativu al del Partíu Popular. Sicasí, la crisis de bloquéu grave ye la constitucional. Esto vese clarísimamente nel problema del Poder Xudicial, pero vese tamién na mesma Constitución. La Constitución de 1978 inspiróse na Constitución de Bonn, a pesar de qu’esta se reformó 60 veces en 40 años. Sicasí, la Constitución española namás se reformó dos veces: nel 1992, pol Tratáu de Maastricht; y nel 2011, pa la reforma del Artículu 135 y meter na matriz constitucional el Pactu d’Estabilidá de la Unión Europea.

Pero nunca se reformó por cuestiones internes. Y una Constitución que nun se reforma acaba morriendo. Amás, los mecanismos de reforma son complexos técnicamente. Creo qu’esti bloquéu va intentar solucionase con lleis orgániques, como la llei orgánica del Poder Xudicial, que ye la que más apocayá se punxo enriba de la mesa, probablemente tamién la llei de reforma del referéndum, la llei de financiación de les Comunidaes Autónomes, y tamién una llei de reforma del Tribunal Constitucional, dao que la reforma que fizo’l PP nel 2015 considérase una anomalía dende Europa. ¿Va ser abondo un camín de lleis orgániques pa superar el bloquéu? Creo que non, y a la fin va tener que facese una reforma constitucional. Si se fai una reforma constitucional, pero nun se fizo primeramente un pactu plurinacional sistémico, más allá del Congresu, el referéndum pa la reforma constitucional va tornar en munches coses en munchos sitios. Por exemplu, en Cataluña esi referéndum puede ser un referéndum pa la independencia. Por eso, nun s’atreveríen a facer una reforma constitucional sin solucionar el tema de Cataluña. Evidentemente, la vía que va practicase agora va ser la reformista, y, amás, nel casu del PSOE, namás cuando nun haya nenguna otra posibilidá va encarase esto.

Les reformes orgániques nun son abondo, tendrá que reformase la Constitución

Na midida na que la vía reformista de lleis orgániques vaya alcontrándose con problemes, puesto que depende de mayoríes absolutes y ye reversible, va tener qu’abrise’l melón de la reforma constitucional. Cuando esto asoceda, de facto, da igual si se llama reformista: va ser un procesu constituyente. Na midida na que nun se ficieron reformes primeramente, el nivel de presión ye tan alto que va tener que debatise de too, dende la Monarquía, la plurinacionalidá, etc., de les que llevamos 40 años sin poder aldericar. Si se ficiera como n’Alemaña, probablemente nun pasaría esto. Esto nun creo que vaiga asoceder más tarde d’una década.

Sicasí, nes tos reflexones sobre la soberanía, en nengún momentu vincúlase col populismu, un fenómenu contemporaneu que pretende restaurar la centralidá política de la soberanía popular. ¿Cuál crees que ye la relación ente soberanismu y populismu?

Los diversos movimientos soberanistes tomaron formes populistes, anque non siempre. Y esto puede tener versiones progresistes, de dereches, etc. Los grandes movimientos progresistes en Llatinoamérica de les últimes décades fueron básicamente movimientos soberanistes. Trump tamién tien que ver con una reivindicación de la soberanía, pero con un conteníu radicalmente distinto d’estrema derecha. Por esto, el soberanismu y el populismu tienen distintes formes; pero, na midida na que reivindícase una construcción de la soberanía nacional o popular, eso toma forma de reivindicación del pueblu. La reivindicación del pueblu tien tintes populistes. Cuando se fala de populismu, vuélvese too bien complexo, yá que se-y atribúi una serie d’elementos negativos. Probablemente dixérase que los de la Revolución Francesa yeren unos fondos populistes, a pesar de que güei naide lo diría.

La cuestión del derechu a decidir empieza a tomar forma n’España cola influencia internacional de la resolución en 1998 del Tribunal Supremu de Canadá, no que cinca al referéndum sobre la independencia de Quebec. A partir de les repercusiones de la sentencia del Tribunal Constitucional nel 2010 sobre la reforma del Estatut catalán, persones nada sospechoses de ser soberanistes, como Francesc de Carreras (mentor intelectual de Ciudadanos) o Francisco Rubio Llorente (constitucionalista del PSOE, ex vicepresidente del TC), pronunciáronse daquella a favor de realizar un referéndum tomando como exemplu’l casu de Canadá y Quebec. ¿Qué motivó’l cambiu de relatu nuna parte de la opinión política española nesi sen? ¿Puede cambiar l’enclín?

Hubo una resolución posterior del Tribunal Constitucional, p’anular una declaración de soberanía del Parlament de Catalunya, que diz claramente que la cuestión del derechu a decidir nun ye inconstitucional; tien que vese, en tou casu, cómo se realiza. Pero nun ye inconstitucional. Tenemos a Francesc de Carreras, alma mater y unu de los grandes referentes intelectuales de Ciudadanos, nun artículu de la Vanguardia defendiendo esactamente’l derechu que defendería nel so día Podemos o los Comunes, en favor de la celebración d’un referéndum en Catalunya. Francisco Rubio Llorente, catedráticu de Derechu Constitucional, d’una influencia enorme nel PSOE, diciendo exactamente lo mesmo. Hai un momentu d’abertura que, en gran parte, tien que ver tamién con esta doctrina qu’estableció la Corte Suprema de Canadá. Si llees la sentencia, ye preciosa porque ye absolutamente razonable tolo que diz, d’una intelixencia xurídica y democrática enorme. Dempués de lleer munches sentencies del Tribunal Constitucional español, la de la Corte Suprema de Canadá paecióme una maravilla.

Hai una reacción d’una parte del Estáu, d’aquellos que creen ser servidores del Estáu y que tienen poder pa presentase como tal. Nel llibru, hai una tesis de fondu que ye la siguiente: siempre nos fixamos nes matrices de Gobiernu y partíos políticos, pero hai una realidá de fondu que ye la configuración del Estáu español a partir de mediaos del sieglu XIX, y les continuidaes que s’establecen nesa configuración. Asina como la Segunda República nun foi federal, y en llibru esplícase por qué motivos nun ye asina, a pesar de qu’había una mayoría clara que quería que fuera federal primeramente, de la mesma forma esa abertura hacia’l derechu a decidir nel 2012-2014 cortóse de golpe, y creo qu’ehí hubo xente dientro de los distintos partíos políticos que se consideraben a sí mesmos como servidores d’España, nel peor sen de la palabra, pues nun hai peor patriota que’l servidor de la patria. Non solo’l casu de Rubio Llorente, sinón que tamién el PSC aprobó la cuestión del derechu a decidir y foi a les elecciones con esto. Ello ye qu’al PSC, en cuenta de renunciar al derechu a decidir, ofrecióse-y na Declaración de Granada la construcción d’un Estáu federal n’España, que nun se realizó tampoco. Eso tien que ver con toa una movilización d’una serie de sectores del Estáu que lu cortaron. Rubio Llorente, que yera un catedráticu bien importante, nun se dexó influyir pa nada poles decisiones polítiques del PSOE. Ehí hubo probablemente xente del PSOE con nome y apellíos que decidieron que sirvíen al Estáu, o polo menos a la so propia concepción del Estáu. Recordemos que’l rei nun simboliza la unidá d’España. Simboliza la unidá y permanencia del Estáu, que ye daqué interesante.

Paez la concepción de Hegel del Estáu.Claro, ye la máxima espresión de la cosificación y de la alienación.

Cuando escuches a Carlos Lesmes presentase como’l servidor del Estáu y apelar a la existencia d’un Espíritu del Estáu, ye eso. ¿L’Espíritu esiste? Esiste mientres hai xente que cree qu’existe, amás d’ellos mesmos. Carlos Lesmes ye un productor d’esa cosificación. Esto ye interesante, porque si ye una cosificación, entós significa que puede descosificase y tresformase.

Nel horizonte próximu, tán les elecciones catalanes al Parlament de Catalunya. De primeres, paez que podríen llegar a presentase hasta 10 candidatures: Junts, CUP, PNC, PDeCAT, ERC, Catalunya en Comú-Podem, PSC, Cs, Vox y PP. ¿Qué papel puede xugar el catalanismu soberanista d’izquierdes? ¿Sería posible un gobiernu CUP-ERC-Comuns? ¿O va haber reedición Junts-ERC?

Tou apunta a qu’habrá una reedición Junts-ERC. La primera disyuntiva ye si gana ERC o si gana Junts. Si’l marxe de diferencia d’escaños entre Junts y ERC ye cortu, creo qu’habrá una reedición Junts-ERC. Pero tamién va influyir el resultáu que saquen los Comunes, CUP, etc.
Lo que tengo en duda nestes elecciones ye’l Covid. Estes elecciones convóquense en clave de procés, nel sentíu siguiente: estes elecciones tendríen que convocase muncho primero, y nun foi asina porque a Junts interesába-y que nun se convocaren. Na midida na que tardóse en convocar, la crisis del Covid fízose más grande. Creo que pueden acabar pagándolo, y perhí puede haber sorpreses. Ye, amás, una situación bien bloquiada porque nun s’avanzó efectivamente na situación de los presos de los líderes políticos y sociales del procés, a pesar de falar de la reforma. Too esto fai difíciles grandes movimientos de bloques.

Nun creo que sea sostenible reeditar un gobiernu d’ERC y Junts en Catalunya

A pesar de que les encuestes apunten a una reedición Junts-ERC, lo cierto ye que sería bien increíble qu’asina lo ficiera, porque ye bien evidente que nun se pueden ver. Y esto nun ye un problema namás de que nun se soporten, sinón que les estratexes polítiques qu’hai enriba de la mesa son diverses: paez claro qu’hubo un cambiu d’ERC hacia un nuevu tipu d’estratexa, anque non una renuncia a los sos oxetivos finales, d’acordies colo que tán faciendo la izquierda abertzale, el Bloque Nacionalista Galego y otres izquierdes soberanistas a nivel del Estáu. Y en el casu de Junts, nun sé exactamente lo qu’hai, pues paez qu’hai munchu simbolismu y muncha retórica, pero nun hai nenguna estratexa clara. Básicamente, trátase de calificar a toos de traidores, mientres ellos son los guardianes de les esencies, pero sin esplicar qué significa eso en términos de política práctica. La posición actual de Laura Borràs y de Junts ye claramente d’evitar qu’haya una alternativa, porque agora mesmo namás pueden pactar con ERC, nun tien más capacidá d’aliances. Solo pueden caltenese nel gobiernu atrapando a ERC na so lóxica. Apocayá dicíen “non solo nun vamos pactar con nengún partíu del 155, sinón que nun vamos aceptar nengún votu de nengún partíu del 155”. Esto ye, ta intentando qu’ERC diga lo mesmo, y d’esta manera, corta-y les ales d’aliances alternatives. Veo que Junts tien una posición de caltenese nel gobiernu, pero dempués tendríen 4 años pa gobernar, y ehí van tener qu’establecer dalguna llinia estratéxica.

Si gobernaren Junts y ERC xuntos, al otru día tendría que cambiar too. Naide supo de qué diba esactamente esta llexislatura, y nun creo que seya sostenible una próxima. De toes formes, yo tengo esperances de qu’haya un gobiernu absolutamente nuevu. Creo que Cataluña merezlo. Sicasí, creo que difícilmente ERC va faer esi movimientu tan atrevíu cola CUP y los Comunes. Pero’l día 14 de febreru, el día de los enamoraos, vamos sabelo.

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here