Sobre “los tres Tartiere” de la entrada de Oviedo

Recomendados

Antonio Díaz González
Antonio Díaz González
Forma parte del movimiento ciudadano "Imagina un Bulevar" y de la red Oviedo Sostenible.

Los ovetenses acabamos de descubrir una nueva unidad de medida: el Tartiere. Aún no sabemos muy bien cuál es su equivalente en el sistema métrico, o en el Sistema Internacional de Unidades, pero deberíamos haber previsto algo así. Si en Madrid miden los gastos por Zendales, aquí no vamos a ser menos, y medimos las superficies en Tartieres.

Y la noticia publicada sobre la “nueva entrada a Oviedo” nos ayuda a conocer su valor: 25.000 metros cuadrados son tres tartieres. Para los apasionados de las matemáticas, ya pueden hacer sus cuentas. Y para los que no, maldita sea, no sale divisible. ¿No podían haber escogido otra cosa? El Tartiere nos sale a 8.333,33… metros cuadrados. Y encima, no encuentro el símbolo de “periódico” en el ordenador. Era algo así 8.333,3

Para empezar a entender la noticia, hace falta poner atención en la imagen que la acompaña, donde se puede ver como se construyen esos tres Tartieres, y así empezamos a entenderlo mejor: no se trata de una zona verde, sino de tres. Tres áreas que suman los tres Tartieres. Veamos esas tres zonas verdes.

La primera, A, será “El parque urbano previsto para la parte del recinto fabril de La Vega que linda con la Tenderina Alta y Adelantado de la Florida, que tendrá 10.000 metros cuadrados”. Lástima que no nos pongan la equivalencia en la nueva medida, que serían 1,2 Tartieres. Sobre esta zona verde diremos primero que tiene dueño, y hay que arreglarse con él: falta todavía ver el final de esta negociación.

Lo segundo que se me ocurre es que yo no sé bien donde está la “entrada” de Oviedo, pero diría que no es por aquí. Deberíamos buscarla por El Rancho, o barrio de Las Flores, o quizás más allá, en La Corredoria. Es posible que haya estado en el “Campo los Patos” en su momento, pero de eso hace muchos, muchos años.

En tercer lugar, no tienen conexión actual con el Bulevar de Santullano, ni se sabe de ninguna previsión en este sentido. No cabe duda de que, para esta zona de la ciudad, atravesada por calles con elevado tráfico desde hace muchos años, sería un gran acierto dotarla de una zona verde, pero considerarla dentro de la transformación de la entrada de Oviedo y del Bulevar de Santullano sólo tendría sentido si se incluye dentro de un plan de actuación integral de todo el conjunto de La Vega.

Y por último, y para mí lo peor, requiere tirar los llamados “chalets de los ingenieros”, actualmente en estado lamentable, y que a pesar de la maleza que los invade, algunos consideramos de elevado valor patrimonial. Y su lamentable estado no es, ni con mucho, de ruina. Al menos, de momento.

La segunda zona, B, es un “parque lineal que se extenderá por la margen de tramo urbano de la “Y” desde Guillén-La Fuerza hasta el palacio de los Deportes”. La superficie será de 12.000 metros cuadrados, es decir, 1,44 Tartieres. Y en este caso, no solamente se corresponde con el trazado de la que fue la antigua autopista, hoy Bulevar, sino que se enclava en unos de los barrios que más han sufrido el impacto permanente de esta infraestructura, y que deberían celebrar la implantación de esta zona verde. Y para que la valoren adecuadamente, vamos a sacar al ingeniero que todos llevamos dentro.

El tramo de autopista que va desde el palacio de los Deportes hasta el final del barrio de Guillén-La Fuerza tiene aproximadamente 1.100 metros. Si ahora consideramos los 12.000 metros cuadrados de superficie, nos resulta un parque lineal de… 10,9 metros. No escatimemos con el redondeo, pongamos 11 metros. Y ya que estamos midiendo en Tartieres, sigamos con el fútbol: 11 metros es la distancia a la portería desde el punto de penalti. Se podrían poner porterías cada cierto espacio para practicar la pena máxima, sólo que, quien la vaya a tirar, no tendrá sitio para coger carrerilla. No sé bien qué pensarán los vecinos del barrio, pero con los coches pasando por un lado, y el cierre del Rubín por otro, la mayor ventaja que le veo será la cercanía del alcalde con su gente el día de la inauguración.

Y llegamos por fin a la tercera zona verde, que no es otra cosa que la turboglorieta o glorieta amorfa, que según lo que se ha visto en algunas imágenes, podríamos llamar “fabarrotonda”, y que está diseñada para dar salida al tráfico del nuevo centro comercial, ése que se ha apropiado del nombre de Bulevar. Quien quiera disfrutar de esta zona verde tendrá que saltar entre los coches que vienen en todas direcciones, como en alguno de los videojuegos que tanto nos divierten, pero jugándonos la única vida que tenemos en este macabro juego. Con una superficie de 3.000 metros cuadrados, es decir, 0,36 Tartieres, completan los anteriores hasta alcanzar los 3 Tartieres prometidos.

Así que, en lugar de una zona verde de 25.000 metros cuadrados, tendremos tres que suman esa superficie, que coincide con la medida de los 3 Tartieres. Es decir, la zona verde se reparte en tres… “cachos”, que los llamaría yo. Curioso: tres cachos = tres Tartieres.

Y ya puestos a seguir con las unidades de medida “disruptivas”, yo propongo que midamos las superficies en CampoSanFranciscos. Tomamos la superficie de nuestro querido Campo, y lo utilizamos como unidad de medida, y para calcular su equivalencia, tomaremos en cuenta que, según las fuentes (wikipedia), tiene una superficie de 9 hectáreas, es decir, 90.000 metros cuadrados, o lo que resulta equivalente, 10,8 Tartieres.

Esta medida tiene sus ventajas, al menos para los ciudadanos de Oviedo, y es que, aunque no todos visitamos con asiduidad el terreno de juego de nuestro equipo, sí que podemos acercarnos al área verde y de esparcimiento por excelencia de nuestra ciudad, lo que facilita la comprensión de estas comparaciones. Y así, veremos con claridad matemática que, lo que se anuncia como 3 Tartieres, se corresponde con 0,27777…CampoSanFranciscos, o escrito de otra forma, 0,27 CampoSanFranciscos.

Resumiendo, lo que nos ofrecen nuestros líderes municipales es una zona verde, separada en tres “cachos”, que sumados, no alcanzan el 30% de la superficie del Campo San Francisco. Y debemos mostrarnos contentos, ¿verdad?

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here