Diccionario satírico-apresurado de la yihad anti-posmo

Recomendados

Pablo Batalla
Pablo Batalla
Es licenciado en Historia. Ha sido colaborador en medios como La Voz de Asturias o Atlántica XXII y en la actualidad coordina la revista digital El Cuaderno y dirige A Quemarropa, el periódico de la Semana Negra de Gijón. Su último libro es "La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista" (Trea Ensayos).

(68), Mayo del: aquí empezó todo, como bien se dio cuenta entonces Jacques Duclos, del Partido Comunista Francés, que durante un encuentro con el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria en la parisina Maison de la Mutualité, espetó a uno de sus militantes: «¿Cómo vosotros, pederastas, tenéis los cojones de venir a plantearnos estas cuestiones? ¡Idos a freír espárragos! Las mujeres francesas están sanas; el PCF está sano; los hombres están hechos para amar a las mujeres».

(A)guacate: alimento tabú por excelencia en el estricto kosher antipósmico; lo que el cerdo a los judíos. Un auténtico muyahidin del posmocidio se alimenta de morcillas, chuletones de medio kilo, callos con chorizo y, en general, jamás de nada que no tuviera mamá.

(B)ueno, Gustavo: filósofo atribulado, panegirista exaltado del Imperio español, la pena de muerte, el servicio militar sin objeción de conciencia, el fusilamiento de Ibarretxe cuando lo del Plan y otras zarandajas. Fue falangista, después compañero de viaje del PCE, después afín al PP y, en sus últimos años, papa venerable de la Fundación para la Defensa de la Nación Española. Detestaba a las «izquierdas divagantes que ejercitan la memoria histórica, el rock, el kitsch y el cultivo de la paloma de la paz» [sic] y, comprensiblemente, gusta mucho en estos pagos, donde Santiago Armesilla y otros riegan con devoción el árbol de su memoria. Si al él decir España alguien se sonreía, él se sonreía de su puta madre.

(C)ajón de sastre: la etiqueta posmo es uno. En versiones rigoristas, todo es posmo salvo la postura del misionero, las camisetas Imperio y el Ejército Popular de Corea.

(D)ictador sanguinario, cualquier: no hay ninguno que lo sea tanto que no merezca contar con la espada o con el arco o con el hacha de un antiposmo si el derramamiento de sangre cae del lado geopolítico correcto.

(E)spaña: una, y no cincuenta y una.

(F)amilia: grupo de personas formado por un hombre, una mujer y sus hijos. La izquierda contemporánea le profesa un odio africano y maniobra para disolverla en el salfumán del poliamor, el mariquitismo y la adopción de perros y gatos. Un buen antiposmo se casa y multiplica como un supernumerario del Opus Dei para dar hijos a la patria y la revolución.

(G)eorge Soros: supervillano, capo di tutti capi de la conjura posmo, gran maestre de los Sabios de Sion de nuestro siglo, cuyas arcas inagotables pagan sueldos vitalicios de Nescafé a toda clase de agentes del globalismo, el relativismo y la atomización, desde la oposición bielorrusa hasta los activistas del bable, pasando por los rescatadores de pateras.

(H)eterosexuales: colectivo vulnerable perseguido por la tiranía progre, uno de los dramas silenciosos de nuestro tiempo.

(I)dentidades: los letales agentes víricos que están matando a la Diosa Razón, para combatir a los cuales se ha probado en estudios numerosos la eficacia de preguntar al paciente qué pone en su DNI.

(J)emeres rojos: nombre popular de los miembros del Partido Comunista de Kampuchea, liderado por Pol Pot; gente que llamaba pan al pan y vino al vino, creyente en certidumbres absolutas e inquebrantables, enemiga inconcesiva del capitalismo y el individualismo. Antepasados insignes de la yihad antiposmo.

(K)arl Marx: insigne pensador que dejó escritas, entre otra vasta porción de cosas, que «el hambre es el hambre, pero el hambre que se satisface con carne cocida, cuando se come con cuchillo y tenedor, no es el hambre que devora carne cruda con manos, uñas y dientes», porque no creía en una separación abrupta entre lo material (v. letra M) y lo cultural, sino en su entreveramiento. Era un poco posmo.

(L)o: artículo determinado neutro que, sustituyendo al masculino «el», adquiere una dimensión peyorativa e injuriosa contra los periódicos progres: Lo País, Lo Diario, Lo Plural. Un buen antiposmo se informa a través de medios de contrastada imparcialidad, como Russia Today.

(M)aterial, lo: cualquier cosa que se pueda medir en metros, pesar en kilos o contar en euros; y de modo general, en el marxismo simplificado para mentes deforestadas, la base económica que genera mecánica, automáticamente, una superestructura cultural. Gustavo Bueno decía en cambio que «la base soporta, sin duda, a la superestructura, pero no como los cimientos soportan los muros del edificio, sino como el tronco de un árbol soporta las hojas o como, mejor aún, los huesos del organismo soportan los demás tejidos del vertebrado: las hojas no son meras secreciones del tronco, sino superficies a través de las cuales se canaliza y se recoge la energía exterior que hace que el tronco mismo pueda crecer; los tejidos del vertebrado no brotan de los huesos, sino ambos del cigoto». En el fondo, también era un poco posmo.

(N)eoliberalismo de izquierda: existe, como Teruel y los vanpiro, y se lo puede analizar y criticar con seriedad, como hace, por ejemplo, Nancy Fraser: «una alianza de las corrientes principales de los nuevos movimientos sociales [feminismo, antirracismo, multiculturalismo y derechos de los LGBTQ], por un lado, y, por el otro, sectores de negocios de alta gama simbólica y sectores de servicios», que equipara progreso con meritocracia y empoderamiento con el ascenso empresarial de personas pertenecientes a grupos sociales oprimidos, sin plantear la necesidad de derribar las jerarquías persistentes en la estructura social. Se puede decir esto o se puede tirar al niño con el agua sucia y cargar, no contra la cooptación de una parte de los nuevos movimientos sociales o su estética por el capitalismo neoliberal, sino contra los movimientos sociales en sí y ser a aquella crítica seria lo que al socialismo era, según célebre expresión de August Bebel, el antisemitismo: el socialismo de los imbéciles.

(O)brero: maltratado y periclitado sujeto revolucionario. En el bestiario ilustrado de santos y demonios del antiposmismo, un personaje de los Village People que viste mono azul, le gustan Camela y Manolo Escobar, el café con gotas y echar piropos a las gachís y es despreciado por la izquierda debido a ello.

(P)olíticamente incorrecto: expresión fetiche de la fraseología antiposmo, sinónimo socorrido de «maleducado», «incívico» o «más fascista que Millán Astray».

(Q)ueer: uno de los nombres de Satanás; tenebroso complot internacional que enreda para borrar a las mujeres, castrar a nuestros niños y que señores de barba puedan colarse en los servicios de señoras diciendo que se llaman Catalina o Maricarmen.

(R)elativismo cultural: funesto clima intelectual responsable de que la izquierda contemporánea apruebe mayoritariamente la ablación de clítoris o la lapidación de adúlteras, según ha demostrado inapelablemente un ambicioso estudio sociopolítico de la Tanned Balls University (v. letra U).

(S)ubrayador: de Staedtler, de Stabilo Boss o de los chinos, ítem fundamental en el starter pack del bolchevique ultraortodoxo, que lo necesitará para subrayar pasajes de las obras completas de Marx, Engels, Lenin y Stalin, fotografiarlos y guardárselos en el móvil como vademécum y arsenal para la intervención rápida y concluyente en cualquier discutinio online. Los cuatro evangelistas de la revolución dijeron en sus Sagradas Escrituras todo lo que tenía que decirse. Leer o citar a cualquier otro pensador posterior, incluidos los marxistas, es considerado pecado mortal.

(T)ERF: acrónimo de Trans-Exclusive Radical Feminism. Feministas que tienen muchas amigas trans, pero que no lo llamen mujer.

(U)niversidad de tus Cojones Morenos: nombre castellano de la Tanned Balls University, prestigiosa institución académica, líder destacada en todos los campos del saber y particularmente en los sociológicos y humanísticos, famosa por sus alabados estudios e informes sobre toda clase de fenómenos históricos y contemporáneos, muchos de los cuales han sido galardonados con el Premio Fulitzer a la mejor paparrucha. Viene advirtiendo desde hace tiempo sobre el viraje masivo de la clase obrera hacia posiciones de ultraderecha.

(V)ulva: las niñas la tienen, los niños tienen pene, Hazte Oír lo dice y Lidia Falcón también.

(W)oke: en el argot estadounidense, persona concernida por la injusticia social y racial, simpatizante de causas como el movimiento LGTB, el feminismo y el ecologismo, equivalente al progre español. El enemigo.

(X): letra del alfabeto empleada por sectores anecdóticos de la izquierda para formar plurales inclusivos (verbigracia «todxs»), cuyo uso, sin embargo, es considerado abominable norma elemental de la gramática progre por la yihad antiposmo.

(Y)outuber Marxista, Tu: nombre del canal de YouTube de Jon Illescas, insigne pensador y divulgador antiposmo y artista de fuste con el oscuro pseudónimo Jon Juanma, renombrado por la plástica colorista y las sutiles referencias eróticas de cuadros como Proceso bolichaviano y despertar del pueblo venezolano, retrato del comandante Chávez encabezando la revolución a lomos de su propio falo priápico con ruedas.

(Z)ódiac de contrabando, Tener menos luces que una: el problema muchas veces.

Actualidad

3 Comentarios

  1. DICCIONARIO POSMODERNO MISOGINO

    Insultar, burlarse y menospreciar a mujeres es lo que los MISÓGINOS han hecho toda la vida, y hora lo hacen escondidos bajo el apelativo transactivismo. Pablo Batalla, otro negacionista de la violencia machista que se ríe de las mujeres cuando denunciamos cosas tan evidentes como estas:

    https://www.publico.es/internacional/identidad-genero-abren-inglaterra-primera-zona-carcelaria-mujeres-transgenero-europa.html

    Con especial atención a este dato:
    “El equipo de ‘fat check’ de la BBC reveló que el 48% de los 139 presos transgénero contabilizados en 2018 por el Ministerio de Justicia en Inglaterra, Gales y Escocia, son delincuentes sexuales”

    También hay casos en nuestro país, con abogados simpatizantes de Hazte Oír apoyando a trans maltratadores de mujeres que no quieren que se les aplique la ley de violencia de género porque ahora son mujeres:

    https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-06-03/social-violencia-de-genero-ltgb-transexual-abogados-hazte-oir_1389304/

    O de una trans agrediendo a una mujer por no dejarle entrar en probadores de mujeres y hasta exigiendo cárcel:
    https://www.diariodeleon.es/articulo/castillayleon/persona-trans-pide-empleada-carcel-dejarle-probar-sujetadores/202101200232182079774.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here