El Consejo de la Juventud reclama regulación del alquiler, oferta pública de vivienda y ayudas a la emancipación

Los presidentes de los consejos español y asturiano denuncian que solo un 17% de los menores de 30 se pueden marchar de casa de sus padres.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

España suspende en emancipación juvenil. Los jóvenes españoles están entre los que más tarde se van de casa de sus padres de toda la UE. En su mayoría una vez pasados los 30. En el otro extremo Suecia, el país europeo modélico en políticas juveniles, en el que marcharse del hogar familiar es lo común al cumplir la mayoría de edad. Estas son algunas de las conclusiones que han hecho públicas hoy en Uviéu los consejos de la juventud de España y de Asturies en la presentación de su informe del primer semestre de 2020 sobre emancipación juvenil.

La pandemia ha agudizado un problema que venía de antes: la dificultad de los jóvenes españoles para acceder a la vivienda. “Con unos salarios medios de la juventud en torno a los 950 euros los jóvenes deberían usar casi el 90% de su sueldo si quisieran vivir solos” señaló Elena Ruiz, presidenta del Consejo de la Juventud de España, que apuntó que los jóvenes españoles se emancipan tarde y mal, en viviendas de poca calidad y con poco espacio. Las jóvenes aún lo tienen peor. “Es falso que nos vayamos tarde de casa porque somos unos cómodos” señaló Ruiz, que apuntó al desempleo, la precariedad laboral y los precios de la vivienda como principales problemas de las personas jóvenes para irse del hogar familiar. Su homólogo, Álvaro Granda, presidente del consejo asturiano, señaló que solo un 17% de los menores de 30 años viven emancipados y que al llegar a los 34 todavía hay un 35% de jóvenes viviendo en casa de sus padres: “Asturies tiene un problema estructural de empleo y emancipación que no se arregla solo con una reforma de la Formación Profesional, como ha dicho Pedro Sánchez. Ojalá fuera así de sencillo”. El 27,7% de la juventud asturiana vive en riesgo de pobreza y exclusión social. La crisis de la COVID-19 ha agravado la escasa presencia de la población joven en el mercado de trabajo, presentando en el segundo trimestre de 2020 las tasas de actividad y empleo más reducidas de toda España. No es un problema de cualificación, ha señalado Granda, “los jóvenes asturianos están entre los más formados”.

Asturies tiene la tasa de actividad juvenil más baja de españa

En el capítulo de las soluciones las dos entidades juveniles coinciden en la necesidad de combinar políticas de vivienda y empleo. Regulación de los alquileres, ampliación del parque público de vivienda en alquiler, ayudas directas a la emancipación y una reforma del mercado laboral que apueste por la estabilidad, son las medidas imprescindibles para que España se acerque a los países europeos en los que la emancipación juvenil es más temprana. Granda se pronunció por la derogación de la reforma laboral, “que ha cronificado el desempleo”, y pidió para Asturies “un plan de choque juvenil”. También recordó que VIPASA, la empresa pública de vivienda acumula críticas de sus inquilinos, ante las que “debe ponerse las pilas”. Ruiz destacó que la precariedad de los jóvenes no es un problema solo de una franja de edad: “El desempleo y la precariedad juvenil repercuten negativamente en toda la sociedad”.

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here