“Ye hora de sustituyir les ocurrencies nes escueles pola evidencia científica”

Pilar Fernández González, presidenta de l'Asociación por una Educación Basada n'Evidencies, afirma que segregar al alumnáu "nun ye bono nin pa quien tien peor nivel nin pal que lu tien más altu"

Recomendados

Beatriz Redondo Viado
Beatriz Redondo Viado
Periodista y profesora de secundaria.

Pilar Fernández González ye presidenta d’Asturies AEBE (Asociación por una Educación Basada n’Evidencies); profesora de Llingua Castellana y Lliteratura nel IES Alfonso II d’Uviéu, y profesora asociada de la Universidad d’Uviéu nel Departamentu de Ciencies de la Educación. Amás d’investigadora, académica, docente y rigurosa nel facer y nel dicir, ye pura enerxía y sorrisa cuando fala de dar la meyor educación a los y les neñes y a la mocedá dende la evidencia científica, dexando a un llau “les ocurrencies que munches veces se presenten como innovación”. El so apueste son les Actuaciones Educatives d’Éxitu (AEE), qu’al empar son la base de les comunidaes de deprendimientu que principiaron yá en 1978 nel Centru d’Educación de Persones Adultes de La Verneda Sant Martí (Barcelona). Estes actuaciones espardiéronse después a los centros educativos de tolos niveles de la mano de CREA (Centru d’Investigación en Teoríes y Práctiques Superadores de Desigualdaes) y cuenten col sofitu del más altu nivel científicu internacional. Agora, pali que pali y col llabor d’Asturies AEBE, ábrense pasu n’Asturies.

¿Cuándo naz Asturias AEBE?

Asturies AEBE nació’l branu de 2020 col envís de cubrir una necesidá que vien de vieyo: apostar por una educación basada n’evidencies. Un garrapiellu de profesores yá tábemos trabayando nesta llinia y decidiemos constituyir l’asociación.

¿En qué trabayen agora?

Lo más relevante que tamos faciendo hasta agora ye un seminariu de formación dialóxica de profesoráu y en toles actividades participen una media de 200 persones, tanto d’Asturies como del restu del Estáu. La ferramienta básica son artículos d’investigación de máximu impactu que se lleen, se comenten y se trabayen a comuña col profesoráu, en tertulies dialóxiques que son, precisamente, una de les Actuaciones Educatives d’Éxitu. Amás, tamos faciendo un ciclu de Tertulies Dialóxiques sobre los retos de la COVID-19 y collaboramos cola asociación vasca Adarra, con Hipatia-AEBE de Cantabria, Iris AEBE de Valencia, APROCAM Madrid y Odissea, de Cataluña.

¿Cuál ye l’oxetivu d’esti llabor?

El nuestru oxetivu ye formar al profesoráu y facer espoxigar la educación basada n’evidencies. Equí sigui vixente la cultura de “cada maestrín tien el so llibrín”. Eses coses que se sienten al principiar el cursu como: “Voi probar esto a ver qué tal funciona”, mientres qu’hai investigaciones que dicen dende va años lo que funciona y lo que non; pero como eses evidencies nun se conocen, pos nun s’utilicen. Figúrate que, cuando tábemos en plena pandemia, se descubriera la vacuna pa la COVID-19, que fuera accesible, y que mentantu anduviéremos probando con aspirines a ver qué tal diben… Eso ye lo que ta asocediendo n’educación, polo que queremos dar a conocer eses evidencies y llevales a les escueles y les families, que tamién tienen muncho que dicir.

Evidencia científica n’educación ye, por exemplu…

Ye aquello que se demostró que funciona, actuaciones que demuestren qu’ameyoren los deprendimientos, la convivencia, el bienestar socioemocional y los valores ético-cívicos del alumnáu y de la comunidá. ¿Cómo ye posible demostrar eso científicamente? El Conseyu d’Europa fíxolo ente 2006 y 2011 con un estudiu qu’encargó a varies universidaes pa qu’investigaren les actuaciones que tuvieren consiguiendo meyores deprendimientos y meyor cohesión social y el resultáu foi l’informe Includ-ed, nel que s’identificaron les acciones  que tuvieron meyores resultaos en diversos contestos a nivel académicu, de bienestar socioemocional y de valores socioéticos.

FOTO: David Aguilar Sánchez

Avézase a falar de buenes practiques y d’actuaciones educatives d’éxitu. ¿Qué son concretamente?

Foi lo que detectó l’informe Includ-ed: buenes practiques, que son les que nun momentu aplica un profesor o profesora, una escuela, y que funcionen, pero que dependen de determinaes variables (n’otra escuela nun funcionaría, con otra profesora tampoco, valdría nun cursu sí y n’otru non…). Son buenes práctiques, y bien ta lo que se faiga bien. Sicasí, les actuaciones educatives d’éxitu son seis actuaciones concretes que furrulen siempre independientemente de toles variables; ye dicir, algamen los meyores resultaos d’aprendizaxe pa tol alumnáu independientemente del contestu.

Taría bien matizar qué significa éxitu n’educación: hai quien piensa que ye satisfacer les necesidades del mercáu llaboral o que ye abondo con que l’alumnáu sía feliz…

L’éxitu nun se midi namás pol encaxe de la escuela col mercáu llaboral, que tamién, sinón porque tol mundu tenga toles oportunidaes llaborales y pueda escoyer de verdá dende too eso. Y, amás, l’éxitu mídese tamién nel ámbitu socioemocional y en valores socioéticos. Nel éxitu tán los tres ingredientes: éxitu académicu y profesional, socioemocional y en valores éticos.

¿En qué consisten eses actuaciones educatives d’éxitu?

Les actuaciones educatives d’éxitu tienen en común el deprendimientu dialóxicu, una fuerte implicación de la comunidá y, lo más importante, interacciones. El deprendimientu nun vien de nenguna metodoloxía concreta, sinón de les interacciones ente les persones, interacciones diverses y de calidá.

“Dialóxico” ye’l conceptu común a eses actuaciones. ¿Qué significa exactamente?

Dialóxico vien de diálogu, pero ye un diálogu que tien de cumplir una serie de requisitos, principiando porque se faiga nel marcu d’una rellación d’igualdá y non de poder y sabiendo que tol mundu tien intelixencia cultural qu’apurrir. Nel deprendimientu dialóxicu danse interacciones que, como dicen Adriana Aubert y Ramón Flecha, “faen medrar el deprendimientu instrumental, favorecen la creación de sintíu personal y social y tán empobinaes por principios solidarios nos que la igualdá y la diferencia son valores compatibles y que s’arriquecen ente sí”.

¿Cómo se lleva too esto a la práctica?

Por exemplu, nel mio casu, trabayu nun institutu mui intercultural, nel qu’una adolescente d’Uviéu de tola vida y de familia con estudios universitarios pue tener interacciones con otra adolescente recién llegada de Senegal y d’un contestu mui diferente. Lo qu’intentamos ye abrir les aules pa que la comunidá entre nel centru, de manera que tanto la neña d’Uviéu como la senegalesa sepian cómo piensen una y otra. Trátase d’intervenir de verdá, non de facer una xornada multicultural, sinón que mientres s’esplica la rima asonante y consonante nun grupu interactivu teamos conociéndonos y deprendiendo muncho más.  Nún d’esos grupos interactivos yo puedo tener a dos madres, una profesora retirada y la conserxe trabayando en clas colos neños y neñes. Son cuatro persones dientro de clas en grupos heteroxéneos y eso asegúranos la calidá de les interacciones pa que’l que tien menos nivel reciba apoyu del que tien más nivel académicu y pa qu’esti perciba los problemes dende otra perspectiva. Asina conseguimos que les y los neños pasen de buenos a escelentes.

FOTO: David Aguilar Sánchez

La tendencia nos últimos años ye la contraria: separar al alumnáu por niveles académicos p’asina nun baxar el nivel de quien va meyor…

Y lo que vemos ye qu’eso nun funciona nin pa unos nin pa otros. Nos informes internacionales sobre resultaos académicos, España ta nun puestu medianín, nun hai muncho alumnáu con resultaos malos, pero l’alumnáu buenu ta ente los peores de los meyores d’Europa, porque nun se-y da oportunidá d’ameyorar. Namás ufiertándo-yos otros enfoques van tener oportunidá d’ameyorar.

Nel casu de quienes algamen peores resultaos académicos, agora van a PMAR (Programes de Meyora del Deprendimientu y del Rindimientu), cuéntase con que nun van llegar al nivel del restu…

Eso ye proyectar espectatives baxes y lo que se ta faciendo ye apartar a esi alumnáu a otru contestu y con un nivel más baxu. ¿Qué clas de milagru se va a conseguir pa que lleguen al nivel de los otros? La investigación diznos qu’eso nun va a ser posible: pasen les mesmes hores que’l restu del grupu nel centru pero nun entornu menos ricu. ¿Cómo va a funcionar? De lo que sí tenemos evidencia ye de que si incluyimos de verdá y interaccionamos, sí que vamos llegar. Nun gusta sintilo, pero les universidaes más famoses a nivel internacional tienen una política de diversidá mui fuerte y nun ye por poner color a la foto, sinón que saben que cuanta más diversidá tienen, meyores resultaos tienen. Y nun lo faen porque sían ONGs, sinón porque costaten que les interacciones y la diversidá ameyoren los resultaos.

No que comentaba de meter a les families nes escueles, inclusive en clas, xenera rocea nel profesoráu que dacuando enfréntase a families qu’adopten el papel de cliente individualista énte la escuela y la so única molición ye cómo va’l so fiyu o fiya.

De mano lo que dicimos ye que cuando llamamos a les families, estes nun vienen. Habría que preguntase por qué. Si les llamamos pa reñer porque’l neñu o la neña se porta mal o pa que faigan la fiesta de fin de cursu, ¿por qué van tener interés en venir? Si realmente asumimos que la escuela ye de toos y toes, vamos abrir les escueles y vamos ver que les families sí que quieren participar n’educación, pero necesiten una voz y qu’esa voz valga pa dalgo. Nel informe Includ-ed indícase que la participación de les familes con más influencia ye la participación educativa, non la informativa como la que se fae agora o la formal (de los conseyos escolares). La verdaderamente educativa ye na que les families participen nes aules, n’ameyorar les aules. Por exemplu, hai madres, güeles y güelos, hermanes que tán participando na biblioteca tutorizada, caún y caúna dende la so especialidá y los sos saberes, ayudando coles tarees a neños y neñes, non al suyu namás, sinón compartiendo conocimientos col conxuntu. Asina facemos comunidá de verdá.

Biblioteca tutorizada que diría más allá del horariu lectivu…

Sí, la biblioteca tutorizada fáese después, ye un espaciu y un tiempu p’ayudar colos deberes y nella hai persones voluntaries de les families qu’ayuden con mates, llingua, tecnoloxía, historia… Agora en pandemia facémoslo pola plataforma Teams y divídese l’alumnáu coles voluntaries y voluntarios por materies y trabayen a comuña. Pa mirar por ti tienes que mirar pola comunidá. Inclusive egoístamente, ta demostrao que funciona.

UN MODELU D’OCURRENCIES

L’otru día comentaba un profesor nel institutu que “tolos años nos vienen con una metodoloxía nueva, parez que nun sabemos facer el nuestru trabayu”. Trátase d’una de les profesiones más vieyes del mundu y tamién de les más cuestionaes.

Eso ye verdá, primero vienen coles intelixencies múltiples, más tarde colos deprendimientos significativos, y después nun sabes yá con qué. Yo siempre que me vienen con dalgo nuevo pregunto en qué se basa y ónde se demostró que funcionaba. Esa ye la clave. Enantes diba a congresos d’espertos, nos que yo tamién llevaba la mio ponencia, y cansaba d’escuchar tolo que les y los profes faen mal. Y la mio ponencia principiaba alvirtiendo de que yo yera una d’eses profes que tan mal lo fae…. El profesoráu ta fartucu d’ocurrencies. Asina que cuando presenten un métodu, habrá que preguntar en qué se basa. Pero equí publícase un artículu d’educación en Nature, una de les publicaciones d’investigación científica con más prestixu a nivel mundial, y nun llega al profesoráu; en cuenta d’eso n’educación guiámonos, con tolos respetos, polo que saca’l periódicu.

Si tanta evidencia científica hai nel ámbitu educativu, ¿cómo ye entós que nun s’aplica?

Hai munchos intereses, dende cursos de formación, editoriales… Tolo que se mueve alredor de la educación defiende esti modelu d’ocurrencies y de cambiar les coses cada dos años pa que nun cambie nada. Cambiaron cincuenta mil lleis y los resultaos nin p’arriba nin p’abaxo… La responsabilidá ye de profesores universitarios y non universitarios; hemos de tener rigor, coime, que se trata de los nuestros neños y neñes.

Agora yá tenemos una llei nueva d’Educación. ¿Qué podemos esperar?

De mano, nun veo evidencies científiques en nenguna parte. Más de lo mesmo. En cualquier casu, con too y con eso, los y les profesionales tenemos muncho que dicir y que facer nos centros educativos.

¿Existen esperiencies de les que deprender nesta llinia?

Nel Alfonso II yá tenemos un proyectu d’innovación cola biblioteca tutorizada, los grupos interactivos, les tertulies dialóxiques y lliteraries… Tamién se ta trabayando na escuela rural agrupada de La Coroña (Nava-Cabranes) y n’otros centros d’Asturies con profesoráu qu’empieza a trabayar d’esta manera. Eso n’Asturies. A nivel internacional hai más de 200 escueles que son comunidaes de deprendizaxe y hailes per tol mundu. L’añu pasáu tuvimos una collaboración con México pa presentar el proyectu del Alfonso II porque teníen interés en trabayar per esta vía. Y lo más interesante ye l’alcuerdu que’l Gobiernu de Portugal firmó con CREA pa poner en marcha esta forma de trabayar nel sistema educativu nel cursu qu’entra.

FOTO: David Aguilar Sánchez

Hasta n’educación podemos dicir aquello de “siempre nos quedará Portugal”. ¿Qué tien Tiago Brandão Rodrigues, el ministru d’Educación portugués, que nun tengan otros de la contorna?

Ye un señor que nun venía de la política, sinón del mundu de la medicina, y lo primero que fixo al llegar al puestu foi preguntar qué evidencies científiques había nesti campu de la educación. Descubrió l’informe Includ-ed y púnxose en contactu con CREA pa ponelu en marcha. Equí nun tenemos esa cultura d’aplicar la evidencia científica n’educación. Equí vamos por modes, innovaciones qu’inclusive pueden ser dañines pa los y les neñes, como cuando un neñu péga-y a una neña y lo que munches veces-yos dicen les persones adultes responsables ye qu’hai que querese y dase un abrazu. Eso nun ye una bona práctica, ye normalizar el maltratu; dase un besu, y más a la fuercia, nun previén el maltratu. O lo de ponese a dar clases pa conocer el cuerpu y forciar que dalguién te toque cuando a lo meyor ye un neñu o neña que sufre malos tratos… Y asina una montonera d’ocurrencies que se presenten como innovadores, mientres s’arrequexen les evidencies científiques.

Amás de les ocurrencies, dende Asturies AEBE critíquense los ‘mitos’ n’educación, como’l del que la escuela únicamente reproduz el nivel académicu y socioeconómicu de les families, que nun tien un papel d’iguar desigualdaes, sinón de reproduciles…

Asturies ye’l sitiu perfectu pa desfacer esi mitu porque, como diz una amiga mía, equí tenemos toos y toes el cuchu mui cerca. Afírmase qu’entornos probes ye igual a resultaos probes, pero nun se plantea qué ta faciendo la escuela con esi entornu, si lu ta incluyendo o inorando. Vigotsky dixo que deprendemos por interacción con un igual más capaz o una persona adulta que guie, con un andamiaxe que va xubiendo. Pero si nun tienes a dalguién más capaz, nun vas a deprender. Y nun ye namás andamiaxe, ye tamién diversidá. Va poco, nel nuestru institutu, una madre d’una neña inmigrante descubrió, cola so participación activa nestes actividaes, un grave problema emocional d’un neñu español con munches dificultaes socioeconómiques y ta actuándose porque ella lo vio, naide detectara eso enantes. Eses otres miraes son imprescindibles p’ayudar a los neños y les neñes.

ESCUELES QUE NUN SEYAN TORRES DE MARFIL

¿La clave ye abrir les escueles?

Lo que ta claro ye que si les escueles son torres de marfil nun cambia nada. Nes tertulies dialóxiques, por exemplu, lleemos La Odisea, les espectatives han de ser altes y non baxar a noveluques rebaxaes de nivel pa públicu infantil y xuvenil. El resultáu ye qu’un sábadu de nueche tópome a una madre ensin estudios que me cuenta cómo en casa falen y comenten La Odisea. Una muyer ensin estudios qu’al empar incorpora los sos saberes al centru. Y, pa muestra, tenemos la escuela Joaquim Ruyira, nuna de les árees más probes de Barcelona, con un 90% d’alumnáu inmigrante, y que vien saliendo na prensa como “escuela milagru”, tanto polos sos bonos resultaos académicos como pol impactu que ta teniendo nel barriu: la escuela va más allá de les sos parés y eso beneficia a tola comunidá.

Cuando se fala d’actuaciones educatives d’éxitu siéntense nomes como Paulo Freire, Habermas…

Too esto parte de la teoría de l’acción comunicativa d’Habermas, del convencimientu de que tolos seres humanos son capaces de tener una interacción comunicativa. Freire, con Pedagogía del oprimido, ye quien nos fae ver la importancia del dialoxismu na educación, y Ramón Flecha, catedráticu de la Universidá de Barcelona, ún de los  impulsores de CREA y director del informe Includ-ed, ye otru de los nomes que vamos topar equí, xunto con Lev Vigotsky o Rita Levi-Montalcini, que diz aquello de “Tu y yo somos bonos, pero xuntos somos maravillosos”.

Pa dir acabando, ¿cómo sería la escuela ideal?

Sería democrática, dialóxica, basada n’evidencies y onde la igualdá d’oportunidaes se mida pola igualdá de resultaos. Hestóricamente, la clas maxistral considerábase’l novamás de la igualdá d’oportunidaes: el sabiu daba la so llección y quien llegara a ella bien y quien non, pos non. Pero pa que la igualdá se dea dafechu tien d’haber igualdá de resultaos y por arriba. La escuela tien de poner la mirada n’algamar resultaos excelentes pa tol mundu.

- Publicidad -spot_img

Actualidad

1 Comentario

  1. Vaya humo que vende esta señora. Pero además sin rubor. Trabajé en un cole de Gijón en el que se implementaron estas actuaciones “de éxito” de las comunidades de aprendizaje que tan “demostradas” están y básicamente lo que se hacia era aprobar hasta a las piedras estafando a las familias para recibir una generosa subvención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here