“Es como el bullying en los colegios: OTEA es el malo del patio, el que les exige a todos”

David Fernández Incio, portavoz del Pinón Folixa, cree que la postura de Canteli de suprimir los chiringuitos "no representa a Oviedo, ni siquiera a la derecha"

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

El Pinón Folixa es uno de los chiringuitos históricos de las fiestas de San Mateo. Su supervivencia, de la que dependen asociaciones culturales, oenegés y grupos feministas, está ahora amenazada por la intención del ayuntamiento de Oviedo de acabar con los chiringuitos en las próximas fiestas. David Fernández Incio, portavoz del Pinón Folixa, cree que aún es posible ganarle el pulso a la alcaldía y que este año vuelva a haber chiringuitos en San Mateo.

¿Qué supone este modelo de fiestas y cómo afecta a la ciudad y a su modelo asociativo?

Yo lo veo como una catástrofe, y no tanto para el tejido asociativo, que también va a verse afectado, sino como ovetense. Como alguien a quien le gusta disfrutar de las fiestas de San Mateo, que son para mí una fecha importante y siempre intento estar y vengo a disfrutarlas. Para mí es el punto de encuentro con muchos colegas que están fuera y vienen a las fiestas. Es cuando veo a gente que no veo a lo largo del año.

El nuevo modelo es un fastidio. Va a ser un modelo muy obsoleto, muy estándar, que no tiene la frescura de ser algo que nació de Oviedo a partir de un grupo de personas y fue evolucionando durante 40 años. Cambiaron las caras, cambiaron las gentes y seguimos manteniendo esa chispa. A la gente le sigue gustando, viene todo el mundo y se lo pasa genial. Esto funcionaba, y le gustaba a todo el mundo de todos los espectros.

¿Qué colectivos y asociaciones están implicadas en el Pinón Folixa?

Las principales son Acción en Red y Radio Cucaracha. Luego están Milenta Muyeres, una asociación feminsta que mueve mucha gente; asociaciones de vecinos como la de Ventanielles y la peña de Otero, que organiza conciertos; Radio Kras; la No Name Kitchen, que echan una mano a refugiados dándoles comida, y el Instituto Asturias 2030. Y, por ejemplo, actividades como el MUSOC  (Muestra de Cine Social y de Derechos Humanos de Asturias) se financian en parte por la actividad del Pinón. Y lo mismo Radio Cucaracha, que con ese dinero renovamos el equipo. El año pasado no hubo Pinón y lo notamos muchísimo. 

¿Por qué pensáis que el ayuntamiento ha decidido cambiar el modelo de fiestas?

Es un capricho de una derecha rancia que hay en Oviedo, pero que es mínima y que no representa a Oviedo, ni siquiera a la derecha. Con Gabino de Lorenzo tuvimos fiestas de chiringuitos, y yo estuve reunido con la concejala de la época y nos trataba con mucha educación y respeto, y nos daba mucha ayuda. Porque para el ayuntamiento los chiringuitos son geniales. No tienen que hacer nada y ya tiene instalado un montón de cosas. Nosotros pagamos agua, luz, baños, basura…En un momento tienen montado medio San Mateo.

“A la gente le siguen gustando los chiringuitos, viene todo el mundo y se lo pasa genial”

¿Cuál ha sido la influencia de OTEA para que el gobierno de Canteli haya decidido liquidar los chiringuitos?

Mucha. Hay algo ahí que no llego a alcanzar, pero tienen un poder tremendo. Hasta tal punto es así que nos reunimos con asociaciones de hosteleros, en distintos ámbitos, y todos están acojonados. Ninguno nos quiere apoyar porque tienen miedo a OTEA. Y si tienen miedo es porque OTEA, de alguna manera, les puede arruinar. Es como el bullying en los colegios: OTEA es el malo del patio, el que les exige a todos.

Y esta propuesta dicen que va a ser sorteo y no sé qué, pero verás como la central de compras la va a llevar OTEA, y los que sacan beneficios van a ser ellos. Los hosteleros individuales que opten en sorteo no creo que saquen mucho. Los únicos que van a ganar mucho van a ser los de OTEA, porque solo se les va a poder comprar a ellos, que es como estaba montado en el Bombé. Tienen mucho control sobre el ayuntamiento. 

¿Habéis tenido algún contacto con el ayuntamiento?

Tuvimos una reunión con Covadonga Díaz, Mario Arias Navia y un abogado del ayuntamiento. Lo que nos vinieron a decir es que nos querían echar porque somos políticos. En esa reunión nos dijeron que en un mes nos iban a enseñar las bases. Se debió cumplir ese mes esta semana, y de momento no hemos recibido nada. Lo que sabemos ahora es por los medios, y creemos que la semana que viene van a tomar la decisión, desarrollar el pliego y hacerlo oficial.

¿Tenéis prevista alguna medida de presión?

La medida principal es la recogida de firmas, que las entregamos el martes, y solicitar una reunión formal con el alcalde. La concentración del miércoles va a ser fundamental. Si Oviedo está con los chiringuitos, si tenemos presión y ven que les puede quitar votos al PP, es el único punto en el que creemos que podemos presionar. Ellos está muy encerrados en que los quieren quitar y no atienden a razones.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here