“En Europa todavía no se explican las buenas cifras de la Covid19 en Asturias”

El ex coordinador de IU presentó con la Sociedad Cultural Gijonesa "Pandemonium (diario de pandemia y populismo".

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Hay quien ha aprovechado la pandemia para hacer bizcochos y magdalenas, y a quien le ha dado por escribir. Gaspar Llamazares está entre los segundos. Retirado de la política institucional, el ex coordinador de IU e impulsor de Actúa, firma su tercer libro en dos años. Esta vez sobre la gestión sanitaria de la Covid19, y en compañía de Gema González y Miguel Souto. “Pandemónium (diario de pandemia y populismo)” es una reivindicación de la política y de lo público frente a la catástrofe. Ayer lo presentó en la Sociedad Cultural Gijonesa con el profesor de filosofía Ovidio Rozada como presentador.

“El Gobierno ha hecho partes de guerra y un relato más épico que político”

Para Llamazares la gestión sanitaria del ejecutivo de Pedro Sánchez ha tenido luces y sombras. En su opinión los aciertos han ido llegando con el tiempo, sobre todo en la fase de vacunación, tras “aprender con dolor” de los errores de una pandemia que no se vio venir. Sin embargo, para el político de izquierdas, licenciado en medicina y especialista en salud pública, “el Gobierno ha hecho partes de guerra y un relato más épico que político”, y por eso cree que es tiempo de reivindicar el papel del Estado y de la democracia en la gestión de una crisis en la que ha habido a menudo intereses contrapuestos. Para Llamazares el mercado ha fracasado en la pandemia, y ha sido precisamente lo público lo que nos ha salvado de un desastre que podría haber sido mayor. Toca en su opinión que la izquierda haga un relato progresista de la gestión sanitaria, frente a unas derechas “oportunistas” que se han dedicado a hacer ruido y flirtear con el negacionismo. Por eso Llamazares es crítico con discursos gubernamentales tecnócratas y aparentemente neutros, como el de que “la pandemia nos ha afectado a todos por igual”: “El virus se ha cebado con los más débiles”. Para el ex diputado fortalecer la atención primaria, modernizar la salud mental y procurar una salud laboral al servicio de los trabajadores deberían ser ahora los grandes retos del Estado. El otro, lograr una salida justa de la crisis.

Gaspar Llamazares y Ovidio Rozada, de la Cultural Gijonesa. Foto: Luis Sevilla.

El ex líder de IU piensa que los países del norte de Europa están ahora pasando por lo que sufrieron España o Italia durante la primera ola, y que esto debería servirles como “cura de humildad” frente a la “arrogancia con la que trataron al sur de Europa”. En su opinión llegan tarde a la vacunación, y se muestra escéptico con la eficacia de las medidas coactivas que los estados estados están valorando. Por el contrario, Llamazares considera que Asturies ha sido modélica en la gestión de la pandemia, y que la Covid19 ha puesto de manifiesto la fortaleza del sistema público asturiano, así como la implicación y responsabilidad de la sociedad: “La salud pública ha funcionado en Asturias por encima de sus posibilidades”. En Europa todavía no se explican las buenas cifras de una región que por el envejecimiento de su población lo tenía todo para haber sido un desastre”, señala el co-autor de “Pandemonium (diario de pandemia y populismo)”, que opina que la prioridad ahora debe ser lograr la vacunación mundial de la primera dósis frente a un virus que todavía no sabemos si vive sus estertores o reaparecerá estacional y periódicamente.

Actualidad

2 Comentarios

  1. Pues yo creo que el “mercado”, especialmente el usa-americano, lejos de fracasar ha tenido un éxito total. Tanto es así que ni tan siquiera te preguntas cuál es la razón de que las vacunas tengan que ser las que son y no las cubanas, chinas o rusas, por ejemplo. Eso sin mencionar la censura ejercida contra todos aquellos tratamientos alternativos que se muestran eficaces para el tratamiento de la enfermedad: la hidroxicloroquina, la ivermectina, la N-acetilcisteina, el dióxido de cloro (con casi un 100 % de efectividad según la comusav.com), etc; y lo que es peor aún: la presión a la que se somete a todos aquellos médicos y científicos que pongan en duda la efectividad de las vacunas. En fin, háztelo mirar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here