La cultura y el trabajo reclaman la derogación de la reforma laboral en un Filarmónica abarrotado

Artistas, periodistas y sindicalistas suman fuerzas en un acto organizado por La Ciudadana, Cultural Gijonesa y Amigos de Mieres

Recomendados

Christian Ferreiro
Christian Ferreiro
Graduado en Filosofía por la Universidá d'Uviéu. Esperando ser docente de secundaria en un futuro no muy lejano.

La cultura y el trabajo alzaron este martes el puño por un trabajo decente. Con casi la totalidad de los asientos llenos en el Teatro Filarmónica de Uviéu, algunas de las personalidades de mayor renombre se dieron cita en la capital asturiana para reivindicar una derogación de la reforma laboral que permita unas condiciones de trabajo dignas.

El acto estuvo conducido por la periodista María Luengo y el actor Pedro Durán, que entrelazaron las diversas intervenciones con una buena dosis de humor. No tardaron mucho, sin embargo, en tener que improvisar, ya que un grupo de trabajadoras interinas del sector público saltó al escenario de manera espontánea a reclamar sus derechos, con el aplauso final del público.

Trabajadoras del sector público revindicando sus derechos. Foto: Iván G. Fernández

La cuestión del trabajo se definió en los compases iniciales, vía definiciones de la Real Academia Española. “Derogar”, “corregir”, “contrarreformar” … El objetivo era claro: acabar con la reforma laboral. El actor Maxi Rodríguez comenzó la larga serie de intervenciones lanzando una consigna: “somos la mayoría. Necesitamos trabajo decente para la gente decente”, insistió Rodríguez. La escritora Aitana Castaño le siguió, quien llamó la atención de la generación millennial como una generación precaria, además de pertenecer ella misma a una profesión en la que la precariedad es la norma. Terminó su discurso con un llamamiento a apoyar el sindicalismo y a Yolanda Díaz, dado que han sido claves para las negociaciones sobre la reforma laboral.

El actor y dramaturgo Maxi Rodríguez. Foto: Iván G. Fernández

Además de las intervenciones en el escenario, se sumaron otra serie de discursos enviados al teatro mediante vídeo. Carlos Bardem, Rosa Regás, Sebastián Álvaro y Fernando León de Aranoa quisieron también aportar su granito de arena desde el mundo de la cultura al acto, defendiendo la mejora de las condiciones materiales de las clases trabajadoras y en apoyo a quienes viven la precariedad día a día.

El cantautor Jerónimo Granda. FOTO: Iván G. Fernández

Los acordes y el humor se encontraron en Jerónimo Granda, ovacionado por el público por cada una de sus canciones. Granda quiso dedicar sus melodías a la patata, a la dinastía de los Borbones y a “un pueblo pequeñito, de hojalata y tricolor”, con las que se ganó a las personas asistentes al acto. Daniel Bernabé reanudó las intervenciones con una idea clara: “mis manos, mi capital”. Según el periodista, el trabajo es la actividad que nos iguala a todos, y sería “una forma de otorgar certezas” y “condición para la profundización democrática”. Propugnando un nuevo pacto social, cerró su intervención y le dio paso el grupo musical Nuberu, quienes quisieron “dar tira” al acto interpretando canciones sobre cómo vivieron las clases trabajadoras la represión franquista. En memoria de los obreros, Chus Pedro apostó por “la unidad” y, como los mineros, “seguir dando tira”.

Pilar Sánchez Vicente puso el punto lila al acto organizado por La Ciudadana, la Sociedad Cultural Gijonesa y Amigos de Mieres. La historiadora y novelista puso en el centro los derechos de las mujeres y la necesidad del feminismo para lograr la justicia social, y reclamó una nueva legislación laboral que beneficie a millones de trabajadores y trabajadoras. Vicente se refirió también a la situación de pobreza que se está viviendo Asturies, “el sur del norte”.

Las intervenciones del mundo de la cultura finalizaron con los acordes de Luis Pastor y Lourdes Guerra, pareja musical que interpretó temas en memoria de las tierras lejanas de tiempos pasados. Para este siglo XXI, “en el que hemos sido derrotados”, el cantautor está convencido de que se necesita “volver a caminar juntos” en búsqueda de una vida alternativa. Luis Pastor y Lourdes Guerra cerraron la parte cultural interpretando a capella “Mariposa en noviembre”, en homenaje a la chilena Violeta Parra.

Pepe Álvarez y Unai Sordo, líderes sindicales de UGT y CCOO FOTO: Iván G. Fernández

Pepe Álvarez y Unai Sordo, líderes sindicales de UGT y CCOO, pusieron el broche final al acto, en cuyas intervenciones llamaron a “reestablecer los derechos y devolver a la negociación colectiva toda su fuerza”. Álvarez advirtió que los sindicatos “no nos levantaremos de la mesa hasta conseguir derogar la reforma laboral”. Un nuevo contrato social y medioambiental se torna urgente, según los líderes sindicales, y la alianza de las fuerzas de la cultura y el trabajo es clave para conseguirlo. En opinión de Unai Sordo, la reconstrucción del pacto social ha de ir de la mano de la alianza “con un mundo de la cultura que dé la alternativa al modelo neoliberal”: “Cuando hay identidad colectiva, no hay manipulación posible”. Como sorpresa, el acto concluyó con un mensaje en formato de video de Víctor Manuel, momento en el que el público despidió la noche cantando su ya eterno “Asturias”.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here