Andrés Solar: L’escritor y la tierra

Con ventinueve años namás, Andresín el de Deva, que ye como se referíen a él davezu, taba consideráu como una promesa de la lliteratura nueva n’asturianu.

Recomendados

Marta Mori
Marta Mori
Escritora, traductora y profesora. Ta llicenciada en Lliteratura y ye Doctora en Filoloxía Hispánica pola Universidá d'Uviéu. Ye miembru de númberu de l'Academia de la Llingua Asturiana

El 27 d’avientu de 1984 muerre nun accidente de tráficu l’escritor Andrés Solar. La noticia causa un pesar indescribible nos ambientes asturianistes, onde yera bien conocíu. Con ventinueve años namás, Andresín el de Deva, que ye como se referíen a él davezu, taba consideráu como una promesa de la lliteratura nueva n’asturianu, la qu’a partir de 1991 diba denomase, por iniciativa de Xuan Xosé Sánchez Vicente, lliteratura del Surdimientu.

Anque la obra publicada nun yera muncha y taba dispersa n’antoloxíes y revistes como Lletres Asturianes, Andrés Solar yá gozaba naquel momentu del reconocimientu que-y dieran los distintos premios lliterarios ganaos como cuentista y la condición de collaborador nel Alitar Asturies, lo que-y valió’l nomamientu, en 1981, como miembru correspondiente de l’Academia de la Llingua Asturiana. La publicación, en 1986, por parte d’esta institución, del llibru Andrés Solar: Obres inédites diba descubrilu como ún de los escritores más relevantes de la primera promoción del Surdimientu, autor de cuarenta poemes y alguna traducción, pero sobre too, d’un piñu de cuentos bien curiosu, en volume y en calidá.

Manifestación “Bable a la escuela. Autonomía rexonal”, Xixón, 1976.

Andrés Solar ye ún de los pocos casos que se puen contar nes lletres asturianes d’escritor de condición popular que combinó la escritura lliteraria col trabayu de la tierra. La so obra narrativa espeya’l mundu qu’habitó: un mundu rural del que nun queden escluyíes les referencies urbanes ocasionales -nació y vivió tola vida en Deva, a pocos quilómetros de la villa Xixón-; un mundu, por ciertu, que taba cambiando muncho, dexando atrás dellos rasgos de la tradición, como’l dominiu paternu qu’él denuncia en dellos cuentos, y descubriendo otros, como les señes d’identidá que proporcionaben la música y la llingua llariegues; un mundu, en definitiva, que daquella empezaba a representase pela primer vez de manera realista, evitando la caricatura y el clixé. 

“Ye ún de los pocos casos que se puen contar nes lletres asturianes d’escritor de condición popular que combinó la escritura lliteraria col trabayu de la tierra”

El fechu de qu’Andrés Solar fuera un paisanu que trabayaba nuna casería podía convertilu nun escritor ex/céntricu, mancháu por una falta -la formación universitaria qu’adorna a la mayoría de los artistes- o marcáu por una anormalidá -la de nun ser un esiliáu na urbe, como lo son munchos escritores del Surdimientu-. En realidá, nunca foi asina. El movimientu de reivindicación del asturianu qu’abeyaba alredor de Conceyu Bable, organización onde s’inxertó a finales de los años setenta, valoraba enforma los conocimientos llingüísticos que tenía como falante patrimonial y ensiguida supo reconocer el so talentu natural y, por qué nun dicilo, el so talante combativu. Andrés Solar nun yera un elementu accesoriu: taba nel centru del movimientu llingüísticu, lliterariu y políticu que se taba desarrollando.

Pintada de Conceyu Bable na Transición

Con too, ye anguaño, más de cuarenta años depués, nestos momentos en qu’Asturies empieza a desprendese de la tensión simbólica ente’l campu y la ciudá, cuando tamos en condiciones d’entender l’algame de la so escritura. Andrés Solar demostró cuantayá que se pue escribir n’asturianu sin ser el voceru d’un mundu y una llingua agonizantes. Pue escribise n’asturianu, como lo fizo él, tratando cuestiones d’interés xeneral, como la rebelión contra l’autoridá -la ilesia y la escuela franquistes de les que renegaba- o la soledá esistencial, na llingua propia, aprendida en casa, y nel marcu d’un paisaxe que conocemos, porque ye’l nuestru. Pue escribise sobre l’Asturies rural del nuestru tiempu, que nun ye nin meyor nin peor que la de les ciudaes o la d’antañu, faciendo una representación dende dientro, non colos güeyos emprestaos que fixen sobre nós dende fuera d’Asturies, mesmo cuando somos nós quien falamos. Pue facese y facelo ye dafechamente contemporáneo.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí