¿A qué juegan Pablo Casado y el PP en Bruselas?

El líder de la oposición no tiene quien le escuche o “no hablo mal de España sino de lo que está haciendo el Gobierno”

Recomendados

Adrián Arias
Adrián Arias
Adrián Arias (Xixón, 1988). Abogado. Activista vecinal. Ha sido Presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales en Xixón (2016-2020) y en la actualidad es asesor de la Delegación de IU-GUE/NGL en el Parlamento Europeo.

Muchas personas se estarán preguntando en estos momentos lo mismo que yo:

¿A qué juegan Pablo Casado y el Partido Popular en Bruselas? Y es que no debería pasar desapercibida la estrategia decidida por parte de la dirección nacional del PP para que España salga debilitada en el reparto de los fondos Next Generation de la Unión Europea. En esta campaña orquestada desde Génova hemos pasado por varias fases que conviene no olvidar para saber a qué está jugando Casado y los suyos en las instituciones europeas.

“España miente para recibir fondos europeos”.

Si nos retrotraemos a junio del pasado año, podríamos recordar cómo Pablo Casado viajó a Bruselas para empezar su particular cruzada contra la recepción de los fondos Next Generation. Llegó a decir en aquel viaje, que Pedro Sánchez (y por extensión todo el Gobierno) mentía a Bruselas para recibir los fondos. La falta de lealtad a su propio país era evidente. La primera vez en que la Unión Europea desplegaba fondos mutualizados, ayudas directas a los Estados miembro y todo un paquete expansivo de ayuda económica, a Pablo Casado le parecía una buena idea atacar a España.

Llegó a criticar los peligrosos deseos “keynesianos – peronistas” del Gobierno de coalición y aunque lo intentó con uñas y dientes, el pobre Pablo Casado se quedó “más solo que la una” en sus ataques a España. La presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, colega de partido a nivel europeo, no le compró al PP ni uno de sus argumentos. El resultado de ese primer viaje fue aparecer como un desleal y un oportunista en España.

Enfado en Génova 13: ¿Cómo evitar que los fondos beneficien a España?

Una vez que España fue uno de los países europeos elegidos para recibir más fondos, en el Partido Popular hubo enfado. Ese enfado se tradujo en una nueva estrategia perfectamente medida para por un lado generar toda una serie de dudas sobre la fiabilidad de España para gestionar los fondos, pasando por un apoyo constante a la estrategia de aumentar la condicionalidad de los fondos o llegando a decir que el Gobierno había llegado a un contrato secreto con la UE.

La jugada nuevamente al PP le salió mal. La negociación sobre la condicionalidad endureció ligeramente los criterios de asignación de los fondos, aún así alejándolos de las pretensiones de Casado. Además la Comisión Europea y el Gobierno publicaron el acuerdo íntegro. Y el varapalo fue aún mayor cuando varias instancias europeas y el propio comisario de empleo de la UE alabó la reforma laboral y la subida del salario mínimo, medidas impulsadas ambas por Yolanda Díaz.

El PP entra en depresión: “¿Por qué nos pasa esto a nosotros?

El 3 de diciembre de 2021 fue un mal día en la sede de Génova. Ese día, la presidenta de la Comisión Europea (recuerden que con carnet popular europeo) anunciaba que España se convertía en el primer país europeo en recibir los fondos de recuperación. En total 10.000 millones de euros en un primer pago por nada más y nada menos que: “Haber avanzado lo suficiente en la implementación de su plan nacional de Next Generation”.

Ese día las paredes de Génova se caían. ¿Cómo podía estar pasando esto?. El PP llevaba meses machando con la idea de que España mentía, que España no era fiable para recibir los fondos y que el Gobierno quería malgastar el dinero europeo.

De este duro golpe el Partido Popular se intenta levantar echando más leña al fuego. Retoma fuerte su campaña de desprestigio. Modifica su argumentario e intenta situar nuevamente en Bruselas su estrategia. La clave está en generar dudas sobre cómo está repartiendo los fondos el Gobierno. En esta fase es donde más errores cometen, fruto de la desesperación. Ninguno de los comisarios europeos (casi todos con carnet del Partido Popular Europeo) compran la estrategia del PP. Nadie en Bruselas sale públicamente atacando ni una sola coma de la agenda del Gobierno de coalición. Al contrario, muchos de esos comisarios aprueban las medidas de España y filtran a los medios lo contrariados que están con la campaña del PP español.

Pablo Casado no tiene quien le escuche o “no hablo mal de España sino de lo que está haciendo el Gobierno”.

Este lunes dentro de su amplia gira de visitas a Bruselas, Pablo Casado ha pretendido una nueva huida hacia delante en su plan de desgaste del Gobierno por los fondos europeos. En la mente de Casado y de los grandes gurús populares una buena ronda de reuniones con pesos pesados del Partido Popular Europeo conllevaría poder enviar un mensaje amplio contra el Gobierno de España. Digamos que a Pablo Casado la jugada le volvió a salir mal. Se vio con la nueva presidenta del Parlamento Europeo (la antiabortista Roberta Metsola, del PP maltés), con el buró de los conservadores europeos y con su poderoso presidente Manfred Weber (de la CSU alemana). El resultado fue catastrófico: ni una sola mención en las notas públicas de esos líderes sobre críticas a España.

En ese momento, Casado cambió el mensaje: “No hablo mal de España sino de lo mal que lo hace su Gobierno”. Vista la soledad en la que sus compatriotas comunitarios le dejaban, necesitaba un plan B. El miércoles contraatacó con la visita de los alcaldes de Madrid, Zaragoza o Córdoba. El eje volvía a cambiar: esta vez la crítica es a cómo reparte los fondos el Gobierno entre las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Otro error estratégico de la factoría Casado.

De las seis Comunidades autónomas que más dinero han recibido de los fondos europeos, cuatro están gobernadas por el PP. Encabezadas por la Andalucía de Moreno Bonilla con 2000 millones de euros seguida por el Madrid de Ayuso.

Pero el dato sigue. Y es que Almeida, como portavoz nacional del PP encabezó la delegación de alcaldes a Bruselas criticando el reparto y la discriminación que sufren los ayuntamientos populares. Pobre Almeida cuando ese mismo día se había desayunado el dato de que Madrid ha recibido el 100% de las subvenciones con cargo a los fondos europeos a las que se ha presentado.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí