La filosofía se preguntó por la felicidad en la Asturias rural

El proyecto FiloPueblos continuó su travesía con un nuevo encuentro de reflexión y debate en el ágora de Carbayín Alto.

Recomendados

Christian Ferreiro
Christian Ferreiro
Graduado en Filosofía por la Universidá d'Uviéu. Esperando ser docente de secundaria en un futuro no muy lejano.

¿Qué es la felicidad? Muchas personas sienten reticencia a la hora de intentar responder a preguntas filosóficas como esta, probablemente por verlas excesivamente alejadas de su vida cotidiana o por no sentirse capaz de reflexionar sobre ellas. Lejos de ser algo obvio, es una tendencia muy generalizada en las últimas décadas -o siglos-. Las diferentes disciplinas científicas, a lo largo de sus respectivas historias, han procurado siempre dar respuestas a preguntas tales como el origen del universo, la mente humana o, por ejemplo, la felicidad. La filosofía, por su parte, tiene un trabajo más modesto: preguntar en qué consiste. A esto se dedicaron durante la tarde de ayer varios integrantes de FiloPueblos, el nuevo proyecto que cuenta con el apoyo de la Sociedad Asturiana de Filosofía. Con un número modesto de asistentes, pero con todo el amor hacia la filosofía, la segunda sesión de esta iniciativa se desarrolló en una pequeña plaza pública de un pequeño pueblo de la Asturias rural: Carbayín Alto.

Manifestación en defensa de la Filosofía, frente al Ministerio de Educación, en diciembre de 2021. Foto: Isa Permuy

La idea de FiloPueblos nació en El Manglar, el pasado mes de diciembre durante la asamblea anual de la Sociedad Asturiana de Filosofía. El contexto de la asamblea estaba marcado por la manifestación que tendría lugar muy pocas horas después, frente al Ministerio de Educación, en el marco de la campaña de ‘En defensa de la Filosofía’ que se organizó a nivel estatal. A raíz de esta campaña, se constituyó una comisión de educación de la SAF que llegó a reunirse con la Consejería de Educación del Principado, a la que comunicaron sus propuestas y reflexiones en torno a la nueva ley de educación, la LOMLOE, y el papel -cada vez más escueto- que le reserva a la Filosofía, cuyos profesionales han sufrido un severo recorte de horas lectivas. Los resultados y conclusiones de esta entrevista con la Consejería dieron como resultado un manifiesto que se leyó en la asamblea.

Andrea Menéndez, de FiloPueblos. Foto: David Aguilar Sánchez

En este contexto reivindicativo, una de las propuestas en positivo que surgieron en el debate de la asamblea fue la de “llevar la filosofía más allá de las aulas”, concretamente al mundo rural asturiano. La autora de esta propuesta fue Andrea Menéndez Arboleya, investigadora predoctoral Severo Ochoa en el Departamento de Filosofía de la Universidad de Oviedo. A Andrea se le unió enseguida Jorge Mola, docente de Filosofía en educación secundaria. Ambos socios de la SAF comenzaron, a partir de aquel momento, a pensar de qué manera podrían llevar esta disciplina más allá de los muros de la academia. La problemática de la España vaciada, además de la tendencia de la filosofía a la especialización y al aislamiento en torres de marfil, hizo que tanto Jorge como Andrea lo tuvieran claro desde el principio: “llevar cultura y nuestro amor por la filosofía a los pueblos de Asturias”.

Desde el anuncio del proyecto, se ha ido conformando un grupo de personas simpatizantes cada vez mayor, y no necesariamente provenientes del ámbito académico de la filosofía. Un ejemplo de esto es el grupo de Facebook de ‘FiloPueblos d’Asturies’, que cuenta actualmente con casi un centenar de miembros y que promete ir aumentando conforme se vaya conociendo el proyecto por los pueblos de la Asturias rural.

Foto: David Aguilar Sánchez

Benia de Onís acogió la primera sesión de FiloPueblos el pasado sábado 30 de abril, que corrió a cargo de Andrea y Jorge y que contó con la ayuda y financiación de la SAF. Según nos cuentan sus protagonistas, la experiencia fue “sorprendente, a pesar de la buena expectativa que ya teníamos”. El título no podía ser más abrumador a la par que enigmático: “¿Qué es la filosofía?”. Como bien nos explicaba recientemente Gerardo Niembro en Nortes, a raíz de su propia experiencia en la sesión en Benia, el debate giró en torno a cómo la filosofía no nació en las aulas, sino, precisamente, en las plazas y en las calles. Jorge, desde su experiencia en proyectos como UNRWA o ‘Asturias capital mundial de la poesía’, introdujo varios de los temas clásicos de la filosofía, como sus relaciones con las ciencias o su constante pregunta por el ser de las cosas. Además, contó con el apoyo de la animadora cultural Patricia Viesca, politóloga y jurado del Concurso de poesía ‘Memorial Francisco de la Vega’ que organiza el Ayuntamiento de Onís. Con estas sinergias, la primera sesión de FiloPueblos dio voz a las diversas personas participantes del coloquio para que intercambiasen sus inquietudes, pareceres y reflexiones acerca de la filosofía.

Foto: David Aguilar Sánchez

¿Qué nos cabe esperar? Parece que el futuro de la filosofía pasa por su encuentro con aquellos y aquellas que han sido históricamente arrojadas al olvido. En Asturias, el mundo rural es muy consciente de ello, y por este motivo puede convertirse en un lugar privilegiado para escuchar las voces, ideas y reflexiones de quienes no han tenido nunca la ocasión de expresarlas. Con instituciones como la Sociedad Asturiana de Filosofía y con proyectos como FiloPueblos, parece que el futuro de la filosofía está más que garantizado.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí