El Balonmano La Calzada y el histórico abandono de los gobiernos asturianos con el deporte femenino

El club gijonés, al que Unicaja ha retirado el patrocinio, necesita 50.000 euros de aquí al miércoles para poder participar en competición europea

Recomendados

Laura Tuero
Laura Tuero
Laura Tuero es miembro de la Asociación de Mujeres para el Deporte Profesional (AMDP)

La privatización y la desnaturalización de lo que en otros tiempos fue la Caja de Ahorros de Asturias sólo trajo problemas a Asturies. La formación de Liberbank en 2011 hizo que Cajastur, al igual que Caja Extremadura y Caja Cantabria, se transformara en una fundación ordinaria. La Obra Social y Cultural, que mantienen las fundaciones creadas en Extremadura y en Cantabria, desaparecieron en cambio en la Fundación Cajastur-Liberbank, dejando a nuestra comunidad en un páramo falto de ayudas para la cultura o el deporte. Cuando el juego del capital bancario pasa por fusiones y ‘contrafusiones’ vemos cómo las decisiones de lo que concierne a los y las asturianas dejan de tomarse aquí para ser tomadas desde Madrid, Barcelona o aún más lejos, ya que con la nueva fusión es a mil kilómetros, en Málaga, donde se halla la sede central del nuevo banco en el que se ha diluido lo que antes era una entidad bancaria con matriz asturiana.

Unicaja Banco, tras absorber a Liberbank (a su vez heredera de Cajastur), ha decidido cortar en seco los patrocinios a los tres clubes deportivos asturianos a los que venía apoyando económicamente. Los damnificados son, ni más ni menos, el Oviedo Baloncesto de LEB Oro y que este año luchó por el ascenso a la Liga ACB, la Agrupación Deportiva Baloncesto Avilés (ADBA), que milita en Primera Nacional y que recientemente jugó el play off de ascenso a la Liga Femenina 2, y el Club Balonmano La Calzada de Gijón, de la División de Honor femenina.

Hay que lamentar que el deporte sea la cenicienta de los sucesivos gobiernos asturianos  desde hace lustros, nos atrevemos a decir, y que sean los equipos femeninos de máximas categorías los que se vean perjudicados sistemáticamente por la falta de políticas deportivas. En la anterior legislatura el término “Deporte” desaparecía por primera vez del nombre de la Consejería que asume su competencia. En esta legislatura no ha sido recuperado, todo un síntoma de que el impulso a la actividad física y al deporte no es una prioridad política para quienes gobiernan en Asturies. 

Ahora vemos que la desatención del Ejecutivo asturiano hacia el deporte femenino se refleja en un equipo gijonés de la máxima categoría, el Balonmano La Calzada. Se echa en falta en el Ayuntamiento de Xixón un proyecto para apoyar decididamente el deporte femenino dentro del ámbito local; en una ciudad como ella, con una tradición deportiva tan arraigada, son muchas y muy variadas las actuaciones que podrían llevarse a cabo. No obstante, en este tema es el Principado el que dispone de las competencias necesarias, a través de la Dirección General de Deportes, para promover una verdadera estrategia de apoyo al deporte practicado por mujeres. Significativo también es que en la web de la Dirección General de Deportes no figure ni un solo programa para ello en el raquítico apartado “Mujer y deporte”; la última actividad anunciada es de 2021 y se limitaba a una jornada que de poco o nada sirve si no hay planes integrales a medio plazo con objetivos concretos que se sometan a revisión cada año para avanzar hacia la igualdad real en el deporte.

El Club Balonmano La Calzada necesita de forma urgente 50.000 euros para la que sería la primera participación de un equipo asturiano de este deporte (tanto masculino y femenino) en la EHF European Cup. Ese gasto de más es derivado de la propia competición continental y del requisito de contar con al menos ocho jugadoras aseguradas a jornada completa. Sería un fracaso, no sólo como ciudad sino como comunidad autónoma, que el Balonmano La Calzada no pudiera participar en la competición europea, máxime teniendo en cuenta que ningún equipo asturiano femenino o masculino ha llegado tan alto hasta la fecha y que el club fabril es el único que conquistó una Copa de la Reina, en 2018.

El Ayuntamiento y el Principado deben poner solución urgente, por los plazos dados por la Federación Europea de Balonmano (EHF). Adrián Barbón debe recordar que defender los intereses generales de Asturies, y en este caso concreto los intereses de nuestro deporte, pasa por plantarle cara a Unicaja Banco, que cierra 18 oficinas bancarias en la Asturies rural y retira sus ayudas a los clubes deportivos asturianos. Todo ello, con el agravante de que, tras la fusión, la Fundación Cajastur se convirtió en la tercera máxima accionista de Unicaja.

El presidente asturiano y Berta Piñán, consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo, que tiene a su cargo las competencias en torno al deporte, han de tener bien presente la necesidad de avanzar y apoyar la igualdad real en el deporte a través de acciones políticas que se materialicen en una mayor financiación y en proyectos e iniciativas desde la Dirección General de Deportes para que a corto y medio plazo la brecha entre hombres y mujeres en el deporte desaparezca. Pero difícilmente lograremos nada si no hay presupuesto para ello. Desde el año 2014 la financiación para llevar a cabo iniciativas propias y por parte de clubes o federaciones para el fomento del deporte está congelada en torno a los 3 millones. 

Si el Balonmano La Calzada no logra de aquí al miércoles esos 50.000 euros para competir en Europa, sería la tercera vez que han de renunciar por falta de apoyos, la primera vez fue al término de la temporada 2017-18. Y tendríamos que preguntarnos si realmente estamos avanzando en el deporte femenino en Asturies.

Actualidad

1 COMENTARIO

  1. “No vamos a dejar a nadie atrás, y no vamos a apoyar a las mujeres que pasan delante”. Este es el mensaje de Liberbank – Unicaja y el Gobierno del Principado de Asturies. ¿De verdad quieren que este sea el mensaje?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí