La fábrica de armas de A Coruña, colaboración público privada para un gran espacio de nuevas tecnologías

La gran diferencia con La Vega es que la Universidad, que lideró las negociaciones con Defensa, no busca la rentabilidad en viviendas.

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

Negociar para obtener la titularidad de los terrenos de las antaño fábricas de armas, en posesión del Ministerio de Defensa, no es algo exclusivo de Oviedo, sino que se da y se ha dado recientemente en otras ciudades. El ejemplo más próximo es el de A Coruña. Allí, fue la propia Universidade da Coruña (UDC), quien, en asociación con el cluster de las “Tic” –agrupación de empresas privadas de base tecnológica–, presentó al Estado el proyecto de “la ciudad de las tic”. La gran diferencia entre la vía gallega y la de la capital del Principado tiene que ver con el resultado de la colaboración público-privada. Donde en un lugar se aprovecharán 127.000 metros cuadrados para formar un polo tecnológico-empresarial, en el otro, se construirán pisos, una autovía y un gran parking, demoliendo, de paso, parte del patrimonio histórico.

Según explica María García (Marea Atlántica), edil en el Consistorio coruñés, las negociaciones comienzan cuando, en el año 2019, el Ministerio de Defensa se decide a cortar amarras con la empresa concesionaria, al observar que esta tenía problemas económicos que podían derivar en un incumplimiento del contrato. Es entonces cuando la UDC y el conglomerado de empresas del sector tecnológico se aproximan al gobierno central, presentando su proyecto: “El Ayuntamiento, entonces gobernado por Marea, y la Xunta, tenían un papel bastante secundario en las negociaciones”.

Finalmente se concreta un acuerdo de cesión, por 25 años, prorrogables a otros 25 y con una opción de compra, a partir del quinto año en vigor del acuerdo. El canon a pagar anualmente asciende a 262.000 euros.

Mapa de la “Ciudad de las Tic”

La UDC, el Conceyo, la Xunta, la diputación y el cluster tecnológico firman una serie de convenios, para poner en marcha el plan. Además se genera un plan director y otro de usos y aprovechamientos, que desembocan en la situación actual. Las obras del primer edificio ya han comenzado, siendo el Ayuntamiento quien asume la carga de urbanizar, algo que genera nuevas cuestiones a debate.

García destaca dos. Por un lado, que “hay muchas pequeñas start up en A Coruña que consideran necesario un vivero más pequeño y céntrico, como punto de partida para, una vez crezcan, mudarse a la ciudad de las “Tic”, ya que la fábrica de armas “se encuentra en la periferia de A Coruña”.

Su ubicación y este gasto que supondrá para las arcas municipales la urbanización, hacen pensar en cuales serán los beneficios que tenga para los barrios aledaños: “Muchos de ellos carecen de servicios municipales. Tienen necesidad de espacios deportivos, de bibliotecas o centros sociales. Está por ver y será un debate interesante, cómo puede encajar eso dentro de un espacio y un desembolso económico tan importante”.

Mientras, el protocolo de La Vega, en Oviedo, lleva un camino completamente diferente. En una operación que superar los 50 millones de euros, Ayuntamiento y Principado de Asturias pretenden pagar el coste de los terrenos –de similares dimensiones a los coruñeses– con la venta de parte del suelo a promotoras que construyan 100.000 metros cuadrados de pisos y una gran torre de 25 metros. También habrá un garaje de titularidad privada y uso público con 600 plazas.

Uno de los edificios que se pretende demoler en la fábrica de Armas de La Vega. Foto: Alisa Guerrero

El Ayuntamiento deberá, al igual que el de A Coruña, hacerse cargo de la urbanización y demolición de naves, así como de rehabilitar las que quedan en su propiedad. Estas, a pesar de que se especuló con un uso cultural, irán a parar, si se cumplen los deseos y pronósticos del gobierno bipartito local (PP y Cs) mayoritariamente a empresas. El motivo, que el Ayuntamiento difícilmente puede permitirse asumir los costes de todas estas actuaciones en el corto plazo.

Por su parte, el gobierno regional se queda con una de las naves de cañones, que, según el presidente, Adrian Barbón, podrá servir como polo biosanitario, a pesar de contar con poco más de 5.000 metros cuadrados.

Las diferencias entre ambas operaciones en comunidades vecinas son importantes. Tanto a nivel de costes, como de usos proyectados y, al igual que en A Coruña, surge la cuestión de cómo debería beneficiar la reconversión de La Vega a barrios aledaños, tradicionalmente faltos de servicios. Es el caso de Ventanielles, que lleva reclamando nuevas instalaciones y la transformación de la autopista en Bulevar desde hace más de una década.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí