Aprendiendo de Vitoria-Gasteiz

El Consejo Sectorial de Movilidad de Gijón visitó la capital vasca para tomar nota de unas políticas sostenibles que llevan décadas de implantación.

Recomendados

Carlos Rodríguez
Carlos Rodríguez
Fundador y coordinador de 30 Días en Bici. Consultor de movilidad. Biciudadano, juntaletras y cuentafrijoles.

Una ciudad que inició su camino hacia la ciudad a escala humana en los albores de la democracia peatonalizando su Plaza Mayor y calles aledañas ya en 1978 hasta alcanzar 500.000 kilómetros cuadrados de espacio público para los peatones (no para los coches) y donde casi el 60% de los desplazamientos se hacen a pie.. Una ciudad que frente a la amenaza para este modelo que surgía del crecimiento de la ciudad por el este y el oeste reaccionó con un plan de potenciación del transporte público que en 2008 introdujo el tranvía y modificó todo su sistema de autobuses. Una ciudad en la que el 16% de los desplazamientos se hacen en bicicleta y no hay patinetes eléctricos compartidos ni carsharing de ninguna especie. Porque no hacen falta en Vitoria-Gasteiz.

Esa es la realidad que ha vivido la delegación del Consejo Sectorial de Movilidad de Gijón que ha viajado a la ciudad para comprobar las claves que han situado a Vitoria-Gasteiz a la vanguardia internacional en el cambio urbano.

Tras la bienvenida en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz por parte del Raimundo Ruiz Escudero, Concejal de Movilidad y el saludo del alcalde Gorka Urtaran, el grupo partía, con la guía y comentarios expertos de Juan Carlos Escudero planificador del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria-Gasteiz que ha sido el técnico responsable de la estrategia de movilidad sostenible y saludable de la ciudad.

En la primera parte del recorrido, a pie Eskubi mostraba cuales fueron sus estrategias para ir implantando ese modelo de ciudad a escala humana, con la potenciación de los desplazamientos a pie y en bici. Un éxito que fue posible gracias a un sólido proceso participativo donde todos los agentes sociales, económicos y políticos alcanzaron un sólido consenso sobre esa ciudad que querían.

Foto: Carlos Rodríguez

Todos los desplazamientos que hacemos empiezan y acaban caminando. Conseguida la “caminabilidad” un sistema de transporte público ágil y conveniente es imprescindible para que se de esa ciudad a escala humana. La importante apuesta de Vitoria-Gasteiz por el transporte colectivo fue la siguiente etapa de esta jornada técnica en la que la delegación gijonesa viajó por la red tranvía y posteriormente en el modernísimo BEI (sistema de autobús de tránsito rápido, en inglés Bus rapid transit, BRT) con frecuencias de 7 minutos y que completa un recorrido circular en 25 minutos gracias a su trazado segregado, su prioridad con semáforos inteligentes y su sistema de pago en las plataformas antes de subir al autobús.

Las supermanzanas en Vitoria-Gasteiz

El Plan de Movilidad Sostenible y de Espacio Público de Vitoria-Gasteiz ha sido pionero en aplicar los fundamentos de las supermanzanas (que pronto llegarán al barrio de La Calzada de Gijón con los fondos Next Generation) para desarrollar ese nuevo modelo de ciudad compacta y compleja.

Foto: Carlos Rodríguez

El concepto de la supermanzana, desarrollado originalmente por Ecología Urbana de Barcelona, es una célula urbana de aproximadamente 400 metros de lado, en la que los desplazamientos motorizados en el interior de la supermanzana estás severamente limitados con una gran liberación de espacio peatonal. En las fronteras de la supermanzana se prioriza el transporte público. Así, Vitoria-Gasteiz progresivamente ha logrado que el espacio peatonal pase del 31 al 71% y un calmado de tráfico en toda la ciudad que inmediatamente ha posibilitado ese aspecto natural que le da su personalidad a Vitoria. Un logro de la aplicación de su Estrategia de Infraestructura Verde Urbana a esos espacios conquistados para la gente, que han logrado tejido peatonal verde que abarca toda la ciudad y llegue a todas las personas.

¿Pero como llegaron al 16% de desplazamientos en bicicleta?

Mientras en Gijón la bicicleta está en torno al 1% de cuota modal y en Oviedo o Avilés ni llega a eso, Vitoria es un paraíso ciclista. Una red conectada de carriles bici en permanente ampliación y mejora, docenas de aparcabicis en cada esquina, una red de aparcamientos seguros con casi mil plazas parece que dan cuenta de este prodigio. Pero como comentaba Eskubi, aunque el primer carril bici data de los años 60, fue la implantación de un sistema de bicicleta pública, un sistema manual radicado en los centros de barrio, la que dio la oportunidad de probar la movilidad ciclista a la gente y favorecer el cambio de hábitos. Un cambio que acabó con el propio sistema de bicicleta compartida cuando la mayor parte de los usuarios se compraron sus propias bicicletas.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí