¿Encrucijada en la cooperación asturiana?

El presupuesto para solidaridad internacional de Extremadura triplica la partida del Principado, que ha dejado de ser un referente.

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

Antes de que recomiencen los detalles de las cuentas autonómicas, antes-de la negociación presupuestaria anual, se está elaborando el Plan Director número sexto, que tiene carácter cuatrienal. El documento marca “estrategia” y compromisos, y trata de adaptarse (o debiera) a las leyes existentes en la materia y a las preocupaciones mundial que a la llamada cooperación internacional para el desarrollo se le ha asignado desde hace.. 40 años. Pero ¿lo hace en verdad?
Hay que tener en cuenta que el gobierno estatal se ha comprometido con un presupuesto al alza, que supere la mínima expresión en que había dejado a la cooperación el gobierno Rajoy. Hay que considerar que se está renovando (ya debiera estar vigente pero se retrasa) la ley española de cooperación, que asigna mayor responsabilidad a comunidades autónomas y aytos en la cooperación. Hay que no olvidar que la ONU ya recomendaba el 0.7% del PNB a la cooperación, y que la ley asturiana de 2006 (¿son de obligado cumplimiento las leyes, o están para torearlas..?) ya estipulaba, (a la baja) un 0,7 por lo menos de los recursos propios a la cooperación asturiana.

Pues bien, la cosa va mal.

El documento presentado por el gobierno astur no quiere subir la cooperación, no quiere ser corresponsable con el gobierno central, y establece subida de recursos que ni siquiera cubre la inflación. La cosa va mal, si se compara con autonomías similares en población o en presupuesto global (Extremadura o Navarra) donde tienen compromisos que triplican al asturiano.
La cosa empeora cuando no se establece voluntad política de llegar a cifras que ya se gestionaron en nuestra cooperación por encima de los 13,5 millones, y ahora, con recortes no explicitados estamos en los 5 millones, cuando el presupuesto global es mucho mayor, y cuando se anuncian 200 millones más de inversión. Es decir que si se ha anunciado a bombo y platillo un presupuesto asturiano de 5500 millones, la cifra cero-siete son 38,5 millones. Sencillo. Y de 5 a 38.5 ¿cuánta inmensa diferencia hay para no atender demandas en ddhh, en lucha contra la pobreza, en medidas contra el desastre climático..?
Corresponde una dinámica, hasta que el consejo de cooperación de reúna y apruebe el nuevo Plan Director, en que las partes, grupos parlamentarios, ONGs, gobierno, Universidad, Federación de Concejos, hagan cumplir la ley y establezcan compromisos serios con las personas, con el planeta, para que el nuevo plan director no quede en palabras retóricas pero vaciadas de contenido al no tener soporte en los recursos necesarios.
Asturias ha de ser consecuente con el Estado y con el mundo, y con el sentimiento y práctica solidaria de su gente.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí