Foro celebra su V Congreso con la vista puesta en consolidarse como partido centrista y autonomista

Queda menos de un año para saber si los post casquistas son capaces de asentar lo que ni el PAS ni URAS consiguieron en décadas anteriores.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Foro Asturias cerrará mañana en su V Congreso Ordinario, que se celebrará en el Calatrava de Oviedo/Uviéu, el proceso de refundación post casquista iniciado el año pasado con su asamblea extraordinaria, un cónclave que sirvió para romper con la larga sombra de Francisco Álvarez-Cascos, padre fundador, expulsado y denunciado ante los tribunales por el partido que impulsó hace once años, y al que está ahora absolutamente enfrentado.

El anterior cónclave renovó los Estatutos y cambió hasta la denominación del partido, que dejó de denominarse Foro Asturias Ciudadanos, acrónimo que al estilo del Grupo Independiente Liberal de Jesús Gil y Gil, también coincidía con unas inciales, las de Álvarez-Cascos. Había quedado sin embargo pendiente la renovación de la Comisión Directiva, que se acometerá ahora con una sola candidatura para encabezar la nueva dirección, la de su presidenta desde 2018, Carmen Moriyón.

“La ambigüedad mostrada en la fallida reforma del Estatuto es otra muestra de lo diverso que Foro sigue siendo en lo interno”

Consolidar un espacio propio, autonomista o regionalista, de centro, al estilo de los vecinos y exitosos Partido Regionalista Cántabro y Partido Leonesista, es el reto de la formación, que pretende conectar con ese ciudadano medio sin una excesiva identificación ideológica a izquierda o derecha, y que ve con preocupación el presente y futuro de su tierra. Desde la crisis demográfica a las malas comunicaciones del Suroccidente, pasando por la emigración juvenil y los cierres de oficinas bancarias en el medio rural. Por cierto, Foro ha sido junto con Podemos el partido que más le ha cantando las cuarenta a los directivos de Unicaja, y quienes más alto y claro han denunciado el escandaloso expolio de la Fundación Selgas.

Jesús Salvador, portavoz de Foro en Xixón. Foto: David Aguilar Sánchez

A su favor juegan un cierto desgaste de un Adrián Barbón cuyo momento estelar ya ha pasado, la nueva crisis del PP asturiano, el relativo desinfle de Vox, la desintegración de Ciudadanos y esa revuelta de la España vaciada de la que Foro bien podría ser su portavoz en Asturies. El lema del partido, “Centrados en Asturias”, da una pista de con qué tipo de votante quieren conectar los de Adrián Pumares, una formación que en el Parlamento asturiano puede votar tanto con la izquierda en temas sociales como con las derechas en asuntos fiscales. Si bien reclamar bajadas de impuestos por la línea 1 y más recursos en atención primaria por la línea 2 es una absoluta contradicción, el partido parece manejarse con soltura y desparpajo en ella. Del mismo modo que en Oviedo/Uviéu su presidente, Carlos Suárez mantiene un discurso abiertamente ecologista, muy beligerante en materia de movilidad sostenible, que poco tiene que ver con la oposición desplegada por Foro Gijón a las políticas verdes del Ayuntamiento. La ambigüedad mostrada en la fallida reforma del Estatuto es otra muestra de lo diverso que Foro sigue siendo en lo interno, donde sectores procedentes del asturianismo conviven con una presidenta camaleónica, que tanto puede aparecer un día en la foto de Colón como dejarse ver otro en el Orgullín del Norte. No obstante, el episodio de la oficialidá tuvo su parte positiva y sirvió para popularizar la figura hasta entonces bastante desconocida de Adrián Pumares. En ello tuvo mucho que ver una patética campaña de Vox que despertó una ola de solidaridad en las redes con el secretario general forista.

Jaime Fernández-Paíno y Adrián Pumares. Foto: Foro Asturias

En contra de Foro juegan la falta de apoyos mediáticos y la muy desigual implantación territorial del partido. Mientras en su plaza fuerte, Xixón, Carmen Moriyón deshoja la margarita, en Oviedo/Uviéu un magnífico candidato rema a contracorriente para recuperar la representación institucional perdida en 2015. No lo va a tener fácil. La capital requiere un tratamiento diferenciado y quizá una marca propia. En Avilés está por ver qué frutos da el fichaje del ex Cs Javier Vidal. La clave del partido puede estar sin embargo en otras localidades más pequeñas como Salas, donde su alcalde, Sergio Hidalgo, ha jugado un buen papel como portavoz del malestar del Suroccidente.

Quedan los electrones libres. Oblanca en Madrid o Eduardo Llosa en Siero, un hombre ahora totalmente en la órbita de “Cepi”. A los fontaneros del partido les tocará lidiar con ellos.

Queda menos de un año para ver si Foro es capaz de consolidar eso que ni el PAS ni URAS consiguieron en décadas anteriores. ¿Irá a la tercera la vencida?

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí