Las obras fantasma de Alberto Rey Núñez, un gijonés en la corte de Teodoro Obiang

El abogado y empresario, que sostiene que Obiang ha sido “elegido democráticamente”, ha recibido millones de euros del régimen de Guinea Ecuatorial por obras que nunca fueron ejecutadas

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

El diario digital Moncloa.com y el periódico ecuatoguineano Diario Rombe han elaborado una investigación conjunta, basada en los documentos oficiales obtenidos en la filtración GQLeaks, sobre los negocios en Guinea Ecuatorial del abogado y empresario gijonés Alberto Rey Núñez.

La investigación trata sobre “un proyecto industrial clave para la economía de una isla remota de Guinea Ecuatorial que se diseña sobre el papel, que factura en gran parte un empresario español y cuya ejecución permanece en el limbo tras siete años de haberse ideado”.

El Ministerio de Pesca de Guinea Ecuatorial, antigua colonia española, proyectó en el año 2015 la construcción en la isla de Annobón de una granja de engorde de atún rojo salvaje, la primera en el África atlántica, y una fábrica de procesamiento del pescado. La inversión prevista era de 18,7 millones de euros y, aunque parte de ese dinero se le ha ido ingresando a las empresas beneficiarias, la infraestructura en cuestión no existe. La memoria económica del proyecto contemplaba que la fábrica estuviera operativa en 2017.

La empresa adjudicataria de esta fábrica fantasma es la sociedad asturiana Pescados y Conservas del Norte (Pesconor), presidida por el gijonés Alberto Rey Núñez, quien dirige también el bufete Rey Núñez Abogados y es uno de los fundadores de Ava&Rey Abogados. En esta última empresa figuran como socios Magdalena Ava Bosoka, que ha ocupado “puestos relevantes” en el Ministerio de Hacienda de Guinea Ecuatorial, y Arturo Nguema Abogó, hermano del exministro de Hacienda César Augusto Nguema. Esta empresa, se lee en el reportaje, “ha obtenido varios contratos en sus tratos con las instituciones del país africano. Por ejemplo, un contrato en 2020 para auditar las cuentas de 2018 y 2019 de la empresa pública Sonapesca”. Rey Núñez fue además presidente de la Federación de Hockey del Principado de Asturias entre 1988 y 1996.

Tal y como se recoge en la investigación de Moncloa.com y Diario Rombe, “Alberto Rey Núñez se desenvuelve como pez en el agua en ese contexto sociopolítico de Guinea Ecuatorial desde hace un decenio. En julio de 2014, Rey Núñez salió en defensa de un presidente “elegido democráticamente” en un artículo de El Confidencial como respuesta a un texto crítico con el Gobierno de Obiang. Escribió el empresario asturiano que “sus dirigentes, hombres y mujeres, trabajan con esfuerzo y pasión para construir un futuro en paz y prosperidad”. Varias empresas relacionadas con el emprendedor asturiano son beneficiarias de contratos negociados sin publicidad en Guinea Ecuatorial”.

En el contrato en el que se le adjudicaba la construcción de estas instalaciones pesqueras, suscrito en 2019, se valoraba la obra en 7.168.509 euros. La empresa asturiana se encargaría de suministrar el personal y el equipamiento de la fábrica de transformación de atún, iniciar la gestión y la explotación de la fábrica, o la adquisición y suministro de embarcaciones de pesca, entre otras obligaciones. Parte de ese dinero fue percibido por Pesconor en una cuenta bancaria de la Caja Rural de Gijón.

También está vinculada con Rey Núñez la sociedad Ecofibro Cemento, que tiene la misma dirección fiscal que Pesconor y el mismo teléfono que el despacho de abogados de Rey Núñez. Esta empresa fue contratada para construir una fábrica de embarcaciones de pesca artesanal en la localidad de Bata, también en Guinea Ecuatorial. La sociedad recibió en 2016 870.763 euros para construir la fábrica de Bata que, según declara un funcionario guineano a Moncloa.com y Diario Rombo, jamás fue construida.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí