Por qué a los colectivos LGTB no les gusta el proyecto de ley del Gobierno Barbón

Acusan al Ejecutivo de presentar un texto que lo deja todo como está, y apuntan a presiones internas dentro del PSOE.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Decepción. Ese es el sentimiento en los colectivos LGTB con respecto al proyecto de ley que les ha presentado el Gobierno de Adrián Barbón. XEGA, Llar Trans, Faciendo Camín, Colibrís en Acción y los sindicatos UGT y CCOO han emitido un comunicado conjunto en relación al texto “Ley del Principado de Asturias de Garantía de los Derechos y Libertades de las Personas LGTBI y sus Familias”, en el que acusan al Gobierno asturiano de hacer una ley únicamente para cumplir el expendiente, pero sin ningún avance real en materia de reconocimiento de derechos, pedagogía y sensibilizacón contra la homofobia.

Desde las entidades que conforman el Observatorio Asturiano contra la LGTBIfobiae texto legislativo acusan al Ejecutivo de presentar un borrador “que no aspira siquiera a desarrollar todas las competencias que le atribuye la Ley LGTBI estatal que se está debatiendo en el Congreso de los Diputados, ni las normativas y recomendaciones de
la Unión Europea en lo relativo a la estrategia LGTBIQ”. Asturies es a día de hoy junto con Castilla y León la única comunidad sin ley autonómica LGTB. Una circunstancia que los colectivos, Podemos y Foro han denunciado.

Desde las asociaciones acusan al Gobierno de dejarlo todo como está, pero cambiando los nombres, de y no dar ningún paso adelante, sobre todo en materia trans, presentando únicamente la ley para darse un lavado de imagen, “pinkwashing” o marketing LGTB, sin medidas concretas ni presupuesto para hacer cambios de profundidad. “El Principado no se está preocupando por formar al profesorado que no sabe cómo afrontar la cuestión trans en las aulas” comenta Ángeles Fal, de Llar Trans, que también acusa al Ejecutivo de no dar pasos en otra competencia autonómica estratégica, como salud.

¿Por qué Barbón ha dedicido presentar un texto tan inmovilista? Fuentes consultadas por Nortes apuntan a una fuerte división interna de la FSA al respecto de la cuestión trans, con sectores del feminismo socialista núcleados en torno a la filósofa Amelia Valcarcel, muy contrarios a cualquier reconocimiento de las demandas del colectivo. Según estas mismas fuentes el Ejecutivo estaría poniendo en práctica una táctica similar a la que usó en la fallida reforma del Estatuto, otro tema que generaba crispación y división interna en las filas socialistas: escurrir el bulto, dejar que el proyecto se muera solo y alegar ante la opinión pública que la culpa de que no haya salido adelante se debe a otros.

Un compromiso del presidente

En diciembre de 2021, tras una concentración en repulsa a una agresión homófoba, en la que el propio Barbón estuvo presente junto a centenares de ciudadanos, el presidente se comprometió a desatascar la Ley LGTB, pendiente desde la anterior legislatura. Aunque el compromiso del Ejecutivo es aprobarla antes de mayo de 2023, desde los colectivos temen que los plazos lo permitan. Desde las entidades advierten que tal y como está ahora no avalarán el proyecto de ley y anuncian que van a “presentar todas las enmiendas y alegaciones necesarias para mejorar el texto y conseguir así que nuestra tierra sea un lugar más justo donde todos los derechos sean accesibles a todas las personas”.

Actualidad

1 COMENTARIO

  1. Aquí mezclando todo transfobia, homofobia, vientres de alquiler, hormonacion infantil, formación del profesorados, rechazo y penalización de la intolerancia…. Metelo todo en un paquete y a ver qué pasa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí