Los flecos de la consulta de los socialistas gijoneses

¿Es el triunfo de la Comisión Ejecutiva un primer paso para derrocar a Adrián Barbón al frente de la Federación Socialista Asturiana?

Recomendados

Vicente Bernaldo de Quirós
Vicente Bernaldo de Quirós
Es periodista jubilado.

A falta de conocer si las primarias celebradas este pasado domingo entre la militancia socialista gijonesa han ensamblado al partido o no han sido capaces de unificar a una dividida militancia sobre las políticas a llevar a cabo en la ciudad, el PSOE de Gijón se rearma para encarar su reto más difícil que es aglutinar el voto de la izquierda en la candidatura de Luis Manuel Flórez  ‘Floro’, que ha sido el ganador de la consulta a las bases que contó con una nutridísima participación de más del 75% que acudió a la Casa del Pueblo para dirimir entre dos opciones políticas, en cierta manera, contrapuestas.

La victoria del candidato oficial fue incuestionable. ‘Floro’ logró 502 respaldos en las urnas por 382 de su rival, la militante Ana Puerto, es decir más de 120 votos de diferencia que revalidan la apuesta de la Comisión Ejecutiva del PSOE gijonés que arriesgó la tranquilidad de una segunda reelección para Ana González, actual alcaldesa, por un control más férreo sobre la lista de candidatos y el programa electoral del partid.

La reacción de los perdedores en la consulta ha sido variopinta, aunque son mayoría los que han expresado en las redes, al menos de forma clara, su intención de sumar a la cabeza de lista de ‘Floro’. Sin embargo, no son pocos los que se muestran desencantados y han decidido pasar de las urnas el próximo mes de mayo, o cambiar de caballo entre la izquierda. Lo que si han dejado claro es que la ilusión de ver a un socialista en el sillón consistorial, a causa, precisamente, de esta división interna, se ha desvanecido.

El objetivo básico de los ganadores de las primarias es mantener la Alcaldía y para ello, ‘Floro’ tiene más posibilidades que si no hubiera sido respaldado por el voto de la militancia. Aún así tiene más que perder que ganar. En el caso de que su candidatura no sea mayoritaria en las papeletas del último domingo del próximo mes de mayo y que, salvo que la suma de la izquierda alcance los catorce escaños, el cabeza de lista arrastrará a la Comisión Ejecutiva de su partido a una travesía en el desierto de proporciones inclasificables.

Ana Puerto, por el contrario, la candidata perdedora, tiene más que ganar, a pesar de su aparente fracaso. Poco conocida más allá de las paredes de su propio partido, se ha hecho un nombre en la organización que, indiscutiblemente, tiene que contar con ella, no solo para posteriores eventualidades en la organización, sino, incluso, para confeccionar la lista electoral. Esa puede ser la prueba del nueve del interés de consensuar que han manifestado ya tanto el propio ‘Floro’ como sus avalistas.

¿Es el triunfo de la Comisión Ejecutiva un primer paso para derrocar a Adrián Barbón al frente de la Federación Socialista Asturiana como sugieren algunos socialistas críticos con el secretario general gijonés, Monchu García?. Si así fuera, el proceso está todavía verde, pero es verdad que el presidente del Principado y los responsables gijoneses se han cruzado más de un reproche en este desarrollo electoral.

No es tampoco desconocido para muchos que entre los camisas viejas que derrocaron a Ana González hay felipistas de pro que no comulgan con las políticas del sanchismo sobre todo en materia de alianzas, y, pese a que todavía no ha cicatrizado una oposicion relevante al actual presidente del Gobierno en el seno del partido,  algunas declaraciones de los barones más derechstas del PSOE, como Emiliano García Page o Javier Lambán parecen ir por esa senda, de aproximarse a los postulados del bipartidismo, sobre todo en cuestiones relacionadas con la política fiscal, que tanto irrita a los señores del PSOE de toda la vida. Sorprende, por ahora, el silencio del presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, muy proclive al barullo contra los pactos progresistas de Pedro Sánchez.

Quedan más de ocho meses para los comicios municipales y en este tiempo sabremos si los flecos de la consulta de los socialistas gijoneses se decanta hacia un lado u otro de la balanza, entre la unidad y la división o, al menos, la indiferencia. Será el momento de confirmar si el triunfo de la apuestas por ‘Floro’ tiene su traslación a los bancos de la Casa Consistorial gijonesa y si Monchu García y su equipo pueden ratificar su liderazgo sobre el conjunto de la organización.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí