El debate sobre las consecuencias de la guerra sale a la calle

Asturies pola Paz organiza un acto en el barrio de La Calzada para hablar de las repercusiones económicas de la invasión de Ucrania.

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

La Paz y su ausencia, o sea la Guerra, sus consecuencias ahora y a futuro, fue el tema de conversación en la calle, a las puertas del Ateneo Obrero de La Calzada, que tuvo como preámbulo en la palabra del profesor de economía Enrique Pañeda en torno a la policrisis, lo que acontece en derivaciones geoestratégicas, y lo que podría empeorar si Lula no gana la presidencia en Brasil o los republicanos-trumpistas obtienen grandes apoyos en las elecciones yanquis de noviembre..
Y más que entrar en análisis exhaustivos, la conversación se condujo hacia posibles acciones ciudadanas contra la guerra, que como siempre la pagan los pueblos, y no el entramado industrial-militar que se beneficia de ella, saca enormes dividendos, y acentúa la ausencia de soberanía de unos países sobre otros.


El peligro de la bomba nuclear, utilizado en términos de amenaza en la guerra en Ucrania, los enormes gastos militares en nuestro país, y la ausencia de información objetiva o “política de guerra” informativa al servicio del propio conflicto, también fueron esbozados.
Las propuestas, a condensar y desarrollar en próxima reunión operativa de Asturies pola Paz, tienen que ver con nuevas tertulias y propuestas de debates en los barrios, junto a las asociaciones vecinales y otros colectivos barriales, tratando de llegar a los jóvenes que serán carne de cañón principal de la guerra y sus efectos, con presencia en las facultades de la Uniovi, y con interlocución directa con los partidos políticos que se dicen contrarios a la guerra pero solamente dirigen ese mensaje al interior de su afiliación, para que saquen esas decisiones para la Paz, hacia los barrios, hacia el vecindario, hacia la calle incluidas movilizaciones.
Un posible ciclo de películas anti militaristas, en La Calzada y otros centros sociales, y nuevas conferencias con objetores, con institutos de paz, con madres y mujeres contra las guerras, están también entre las tareas a implementar.
Y luego se gritó de forma repetida.. No a la Guerra-No a la Guerra-No a la Guerra..

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí