L’Ayuntamientu xixonés financió con 1,2 millones un tornéu nel que prohibieron el topónimu Xixón

La Federación Española de Tenis negóse a incorporar el nome asturianu del conceyu nel Open ATP 250 y l'equipu de gobiernu municipal miró pa otru llau

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

Hai coses que salen cares, como por exemplu organizar un tornéu del circuitu ATP (Asociación de Tenistes Profesionales) y hai coses otres que siguen saliendo gratis, como por exemplu burllase de los derechos de les y los falantes d’asturianu. Salen gratis porque esta llingua tovía nun tien l’amparu y l’abellugu mínimu y necesariu que supón la oficialidá —y nun va tenela a curtiu plazu porque’l diputáu forista Adrián Pumares nun fue quien a planta-y cara, cuando llegó la hora de la verdá na negociación del Estatutu, al sector más ranciu del so partíu—; salen gratis tamién porque la defensa de lo poco que tenemos conquistao a nivel institucional dacuando depende de persones o de sigles que, nel fondu, caguen pa les dos llingües oriundes d’Asturies.

Organizar un tornéu internacional de tenis sal caro, anque se trate d’un Open 250 ATP, que vien a ser una competición de tercer división (per debaxo de les cuatro del Grand Slam, de los torneos ATP 1000 y ATP 500). L’Ayuntamientu de Xixón llogró la sede del ATP 250 que-y quitaron a Moscú tres la invasión rusa d’Ucrania, ufrió tou tipu de facilidaes p’acoyer el tornéu y fizo un esfuerzu descomanáu, con cargu a les perres de quienes vivimos en Xixón, pa financiar con 1,2 millones d’euros esti tornéu. El tornéu organizábalu la Real Federación Española de Tenis (RFET) y dalgún palurdu cosmopaletu o dalgún cayetanu con voz y mandu na organización pensó que’l topónimu Xixón nun yera mui chic, nin mui fashion, nin mui hosties en vinagre, y la RFET dio-y la razón al babayu de turnu con eso qu’en tenis llamen la Gran Willy: devolver la pelota cola raqueta pasándola pela entepierna. La pelota que pasaron pela entepierna los de la RFET ye’l topónimu Xixón, que dende va tiempu ta presente nel Palaciu de Deportes (n’igualdá de condiciones col topónimu en castellanu), pero que durante la celebración ellí del tornéu desapaeció dafechu del Palaciu de Deportes y nun tuvo nenguna presencia nel logu, nin nes redes sociales, nin nos trofeos, nin en nenguna otra ‘cancha’ informativa o publicitaria del Gijón Open ATP 250.

El Grupu Municipal de Podemos-Equo Xixón pidió esplicaciones al equipu de gobiernu xixonés a traviés de delles entrugues que rexistraron y que formularon la so portavoz, Laura Tuero, y el conceyal Juan Chaves. Al edil de Cultura, Manuel Ángel Vallina, cayó-y l’emboláu de responder na Comisión de Servicios y Derechos Sociales, de la que nun ye titular. Dixo que la Federación Española de Tenis nun aceptó incorporar el topónimu asturianu y que dende l’equipu de gobiernu nun quixeron forzar la situación. Hai que jodese… La denomación oficial del conceyu ye Gijón-Xixón, pero’l bipartitu municipal del PSOE y IX nun quixo forzar la situación pa facer que se respetara la llegalidá.

La xente que falamos esta llingua tamos fartes y fartos de los que, dende tolos ámbitos, faen la Gran Willy pasando pela entrepierna la nuesa toponimia y el nuesu idioma. Y tamos tovía más fartos y fartes de los políticos que miren pa otru llau o que nun tienen, dicho en términos tenísticos, un par de bolas (güevos o ovarios, según el casu) pa defender unos derechos llingüísticos, ruinos tovía pero que yá conquistamos nes cais y nes instituciones. Pues que-yos quede claro: nun vamos ceder nin un centímetru d’esta tierra batida.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí