SUATEA, el sindicato necesario

La organización del profesorado pide el voto para un estilo sindical unitario, horizontal, sin jerarquías "ni cultos a la personalidad".

Recomendados

Tino Brugos
Tino Brugos
Es historiador, profesor de enseñanza secundaria y miembro de la dirección del sindicato SUATEA.

La pasada semana, el hartazgo del profesorado asturiano alcanzaba un punto álgido debido a la incongruencia de un Ministerio y una Consejería de Educación empeñados en imponer un calendario de aplicación de la LOMLOE contra viento y marea, sin ofrecer mejora alguna  que suponga el fin del abandono de la escuela pública tras sufrir más de una década de recortes brutales. Hay aspectos que se reclaman de forma unánime como: plazos de tiempo razonables para la reflexión, la coordinación y la formación del profesorado que requiere una nueva ley educativa; una propuesta consensuada para reducir la sobrecarga burocrática que dificulta, cada vez más, el desempeño de la función docente; una reducción de la ratio de alumnado por aula, con la consiguiente ampliación de las plantillas; la reducción de la jornada lectiva;la mejora de la atención educativa, etc.

La primera reacción de alguna organización sindical fue lanzarse a la convocatoria de movilizaciones en solitario, haciendo caso omiso al profesorado, que demandaba acciones unitarias y contundentes.

En SUATEA se nos planteaba un dilema: elaborar un calendario propio de acciones o buscar una fórmula unitaria para garantizar que la movilización fuera exitosa. Fiel a nuestra tradición política, llamamos al resto de organizaciones sindicales para valorar la necesidad de actuar al unísono porque estábamos ante una reivindicación de carácter transversal entre el profesorado. La buena disposición del resto de sindicatos permitió que la movilización se planteara finalmente como una reclamación unitaria que ha obligado a la Consejería a mover ficha de forma inmediata. SUATEA ha sido clave y ha actuado de forma responsable al buscar la unidad sindical para un problema de calado que afecta a la enseñanza pública y a su profesorado.

Protesta contra la LOMLOE FOTO: Iván G. Fernández

Esta misma línea de actuación ha caracterizado a SUATEA durante toda su trayectoria que se remonta a más de cuarenta años de lucha. Conviene recordar aquí que SUATEA presidió la Junta de Personal Docente durante doce años consecutivos (2006-2018) y que fueron años de importante actividad en que se llevaron a cabo reivindicaciones conjuntas y se lograron múltiples acuerdos con la Administración. Sin embargo, este último mandato (2018-2022), en  el que SUATEA no ha ejercido la presidencia y la secretaría, la Junta de Personal se ha caracterizado por la inoperancia e inacción más absolutas. Es más, la parálisis de la Junta de Personal impidió tener un papel activo en un periodo clave, como ha sido el impacto de la pandemia en el sector de la Educación. Y lo mismo ha ocurrido con la implantación de la LOMLOE, tema de calado para el que nunca fuimos  convocados y al que la Junta de Personal no ha dedicado ni un solo debate.

Pero el sindicato SUATEA es útil y necesario en otros muchos campos. Sin ir más lejos, habría sido imposible imaginar el actual proceso de estabilización del personal interino sin la intervención de SUATEA y el conjunto de los STEs a nivel estatal. Vaya por delante que estamos ante un proceso que no es el que nuestro sindicato planteaba, pues siempre defendimos que hay que estabilizar a las personas y no las plazas. En todo caso, a pesar de las muchas deficiencias y de la escasez de plazas en algunas CCAA (Asturias entre ellas), varios miles de compañeros y compañeras verán cómo su situación laboral sale de la precariedad para estabilizarse a pesar de todo. Si miramos hacia atrás, SUATEA planteó desde el comienzo que había que jugar la carta de buscar apoyos políticos, y así lo hicimos, y de presentar demandas judiciales de forma simultánea. Frente a esto, otros apostaron solamente por la vía judicial, ofreciendo a varios despachos de abogados pingües beneficios  que pretendían sufragar a través de campañas en las Redes Sociales.

La propuesta de abrir espacios unitarios de movilización nos llevó a una convocatoria de huelga estatal promovida por múltiples sindicatos sectoriales y territoriales, lo que  obligó al gobierno a legislar mediante lo que se conoció como el Icetazo. El rechazo al mismo, por insatisfactorio, nos llevó a urdir una segunda convocatoria de huelga, lo que nos permitió que algunos partidos políticos nos prestaran atención y conocieran el problema. Logramos de esta manera que en trámite parlamentario se modificaran algunos de los planteamientos más negativos del Decreto original presentado por el ministro Miquel Iceta. Demostramos que era posible intervenir y ejercer presión. Frente a quienes decían que un proceso extraordinario de estabilización por concurso de méritos era imposible y que todo tenía que pasar por la convocatoria de oposiciones, la realidad acabó imponiéndose y nos llevó hasta el proceso actual que, insisto, es insatisfactorio aún para SUATEA.

Nuestro sindicato es útil para luchar por la mejora de las condiciones laborales del profesorado asturiano. Hemos mantenido la petición de reconocimiento de 23 horas lectivas para el profesorado de Primaria e Infantil; la necesidad urgente de revisar la ratio de alumnado por aula; la reducción de horas lectivas para quienes tienen más de 55 años; días de libre disposición, como en el resto de Comunidades; año sabático; equiparación en el acceso a la jubilación entre el personal interino y funcionario y entre quienes han entrado en la función pública antes o después del año 2011; hemos denunciado que la ley de FP supone un incremento del peso de los intereses empresariales frente a la función formativa del trabajo docente; trabajamos por un cuerpo único docente que no tenga que sufrir las consecuencias de planes negociados en la sombra de los despachos que promueven las diferencias y la estratificación salarial. Homologación salarial con el resto de CCAA, sin condiciones ni evaluaciones. A igual trabajo, igual salario

SUATEA es un sindicato útil y necesario para el profesorado. Por su vocación de trabajo unitario, por su horizontalidad, sin jerarquías ni cultos a la personalidad, donde cada afiliado o afiliada puede participar y tomar parte activa en la toma de decisiones. Estamos presentes y damos respuesta a las necesidades del profesorado en la vida diaria de los centros y no somos una organización paracaidista que aparece cada cuatro años.

Por todo esto, por lo que nos queda por delante, en medio de un panorama marcado por la incertidumbre, SUATEA es más necesaria que nunca. Por todo esto, pedimos al conjunto del profesorado su voto para  SUATEA en las elecciones sindicales del próximo 1 de diciembre.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí