El Museo de Bellas Artes de Asturias y el Oviedo Redondo: amigos y vecinos

La pinacoteca invita a los vecinos a conocer la ampliación del Museo, cuyo director, Alfonso Palacio, será pregonero en las fiestas del barrio.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

El Museo de Bellas Artes y los vecinos del Oviedo Antiguo, el barrio en el que se ubica la pinacoteca asturiana, quieren estrechar vínculos. Es por eso que Alfonso Palacio, director del museo, será este domingo el pregonero de la comida popular de las fiestas del barrio viejo de la capital asturiana. Palacio, gijonés, afincado en Oviedo/Uviéu, ha calificado como un “honor” la invitación de Oviedo Redondo al día grande de los festejos organizados por esta asociación vecinal, y que se desarrollarán a lo largo de todo el fin de semana en la Corrada del Obispo.

También desde el Museo de Bellas Artes están apostando por fomentar la relación con su entorno más inmediato. En este sentido, Palacio ha destacado la apertura del jardín del museo al barrio: “es un espacio al que acude mucha gente a leer, charlar o simplemente estar”. El director de la institución quiere además hacer partícipe a los vecinos y vecinas de la última fase de ampliación de la pinacoteca, y para ello organiza este martes una primera visita guiada a las 17h. La visita, abierta al público, y que partirá de la calle Santa Ana, recorrerá los espacios que se remodelarán con la nueva ampliación. Una ampliación que implicará la demolición y construcción de un nuevo edificio, más amplio, en la calle Santa Ana, anexo al Palacio de Velarde.

Fachada del Bellas Artes. Foto: Alisa Guerrero
Jardín del Bellas Artes. Foto: Alisa Guerrero
Taller de restauración. Fotos: Alisa Guerrero

El nuevo inmueble, obra del arquitecto Patxi Mangado, contará con 1.838 metros cuadrados construidos que se distribuirán entre dos sótanos, planta baja y tres alturas. La ampliación no estará destinado a espacio expositivo, sino a montacargas, almacenes, oficinas, talleres de restauración, salón de actos y librería y tienda de souvenirs. En la azotea, con unas impresionantes vistas de la Catedral, el Naranco y el Oviedo Antiguo, estará espacio estrella de la ampliación: la cafetería-restaurante.

Las obras comenzarán a finales de año, y se espera que estén terminadas para finales de 2025. El nuevo edificio permitirá ahorrar alquileres, ya que muchos de los depósitos no se pueden ahora almacenar en el propio museo. También hará posible reordenar la colección permanente.

Espacio en el que se ubicará la nueva cafetería-restaurante del Museo. Foto: Alisa Guerrero.

Momento dulce del Museo

Con más de 30.000 visitantes en lo que va de año el Museo de Bellas Artes de Asturias vive uno de sus momentos más dulces. Este año rendirá homenaje a Pablo Picasso (Málaga, 1881-Mougins, 1973) en su programación estival, al cumplirse cincuenta años de su fallecimiento, con dos exposiciones y otras tantas conferencias sobre la figura del pintor malagueño, al que también hará protagonista de su ciclo de cine.

Además de las dos exposiciones dedicadas a Picasso, durante este cuatrimestre se podrá contemplar la muestra titulada “Escanciando. La representación de la sidra asturiana en las artes plásticas”, que permitirá conectar la cultura de la sidra con la historia social de las mentalidades y el ocio en Asturias a través de una serie de representaciones plásticas y otras de índole más histórica.

Evaristo Valle, “Recogiendo manzana” (1922), Museo de Bellas Artes de Asturias.

Esta exposición forma parte de las acciones en torno a las cuales la cultura de la sidra formará parte de la candidatura española para ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Repartidas entre el mes de mayo y julio se realizarán cinco conferencias que se ocuparán de analizar aquellos aspectos más novedosos y de carácter provisional del programa de actividades entre las que destacan las dedicadas a Pablo Picasso.

El cuarto de los bloques es el conformado por el cine y su relación con el arte, con la proyección durante los próximos cuatro miércoles de mayo a las 18:00 horas en el Museo Arquológico de Oviedo/Uviéu, una serie de películas entre las que destaca “El misterio Picasso” (Henri-Georges Clouzot).

Actualidad