Soñar para vencer al frente único de derechas

La alianza de PP y VOX acercan a IU a un gobierno de coalición que limitaría la influencia de Cofiño.

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y adjunto a la dirección de Nortes. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y migijon.

El PP ha decidido que las elecciones locales y autonómicas tengan un carácter nacional. Se impone el discurso de Feijóo, un discurso que pivota entre dos polos: la gestión liberal de Juan Manuel Moreno Bonilla en Andalucía y el trumpismo de Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Entre apocalípticos e integrados, templados y acelerados, se construye el discurso opositor de Alberto Núñez Feijoo que busca un gran frente sin citarlo, a partir de las bases, o sea, el voto. La cercanía de las elecciones generales de diciembre o enero tiene efectos. Influye sobre lo que pasa, se dice y se votará el próximo 28 de mayo. El primero de ellos ha convertido las locales y autonómicas en una primera vuelta. De momento, Pedro Sánchez ha reaccionado con más vivienda social, más interraíl, más Arcelor, más Vial de Jove. Quien tiene el gobierno tiene el poder.

Alberto Núñez Feijóo y Diego Canga. Foto: Iván G. Fernández

En estos comicios también planea la idea de que el PSOE tiene mucho que perder y la derecha mucho que ganar. En los comicios locales y autonómicos se está disputando el color de un país fragmentado en localidades y provincias. Otro de los efectos de esta campaña nacional (en primera vuelta) es la conformación de un frente único de derechas (PP+Vox), definido en las urnas dentro de algo más de dos semanas. Ese frente explica la salida de FORO del arco parlamentario asturiano, parapetado en Gijón con una victoria electoral que, a la luz de las encuestas, no le permitirá gobernar. Foro sigue estancado regionalmente en el 2019. Tres derechas dividen, tres derechas restan. En cambio, dos fuerzas suman un bloque (en la oposición) que puede ser útil en diciembre.

Diego Canga no conseguirá gobernar en Asturias, ni sólo ni con la ayuda de VOX. No le salen los números. Su billete a Bruselas también está cerca. La escasa incidencia de Barbón en Gijón abre una puerta a que Foro gobierne en la ciudad más importante de Asturias sin poner en riesgo su reelección en el Principado. Los de Carmen Moriyón están más cerca de ser una fuerza localista que de ser nombrados sucesores del PNV en el Principado, objetivo al que se aspiraba hace dos meses en NORTES uno de sus dirigentes, Arias-Cachero. El frente único no es suficiente para que la derecha con FORO gobierne en Asturias porque la gramática de Feijóo, Bonilla o Ayuso cierran cualquier espacio al lenguaje regionalista. FORO solo resiste la criba en demografías más pequeñas donde tiene implantación: Gijón.

Xoxé Suárez Arias-Cachero, durante una entrevista con Nortes. Foto de Alisa Guerrero.

El frente único “por la base” de la derecha tiene otro efecto que podremos analizar con más nitidez después del 28 de mayo. Convocatoria por Asturias (IU, Más País e IA) está en condiciones de fraguar una coalición de gobierno, toda vez que Ciudadanos dejará de existir en el Parlamento y FORO no logre evadirse de su propio estancamiento. A Ovidio Zapico sí le salen las cuentas. Como demostró en la entrevista publicada este lunes en NORTES, va a por todas. La gestión de Yolanda Díaz y Alberto Garzón en el gobierno de Pedro Sánchez es estimulante y ha animado a todas las fuerzas situadas a la izquierda del PSOE a tomar riendas de los gobiernos, en carteras económicas, en órganos de decisión transformadores, beligerantes y también a desembarazarse de aquellas otras tareas que eran marca de la casa en las coaliciones locales o regionales del pasado pero de escasa influencia. IU se ha empoderado. Se ha desempolvado la nostalgia, que diría Juan Ponte. Quiere ser más y mejor.

Más y mejor. Ya hemos dicho aquí que en esta campaña electoral está permitido soñar y tener ambición puntúa el doble. Carmen Moriyón moviliza el voto con ensoñaciones de un Gijón que ni ellos mismos se creen, fácil de contrastar con el Gijón que ella misma gobernó. Ovidio Zapico también sueña, pero el suyo es más cool, más realista y con capacidad para movilizar mejor el voto de la izquierda en Asturias. Su sueño tiene que ver con las tareas de gestión regionales, con el reparto de la riqueza, la gestión social y la promoción económica. También quiere escribir la gramática del BOPA. Ver su firma en las leyes y los reglamentos junto a la del presidente. El sueño de Zapico está más cercano a la industria y al medio rural, al sector primario, en definitiva, que a cualquier otra cartera de orden asistencial.

Ovidio Zapico, durante su última entrevista publicada en NORTES. Foto de David Sánchez Aguilar.

De la entrevista con NORTES se extraen varias conclusiones. La primera es que el poder de Cofiño en el gobierno se verá seriamente limitado con IU dentro. El vicepresidente tendrá que ser testigo de la derogación de sus dos últimas leyes: procedimiento abreviado y calidad ambiental. La segunda tiene que ver con la influencia de los empresarios concentrada en las Cámaras de comercio, que se verá fiscalizada con más rigor si IU gobierna. La tercera conclusión nos dice que conviene respetar a Podemos, tocados pero no hundidos, si IU quiere que Convocatoria por Asturias salga del 28 de mayo con un proyecto reforzado de cara a las próximas generales y poder hacer frente al adversario político principal: el frente único de la derecha.

Actualidad