Premio a los valores republicanos de la cooperativa A Teyavana y de la activista Carmen Álvarez

La entidad memorialista FAMYR entregó este viernes en Les Cigarreres de Xixón su premio Rafaela Lozano.

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

La Federación Asturiana Memoria y República entregó este viernes en Les Cigarreres de Xixón su premio Rafaela Lozano. Las galardonadas en esta edición fueron el centro de salud A Teyavana y la activista Carmen Álvarez.

Fundada en 2013 en Oviedo/Uviéu como cooperativa sin ánimo de lucro, A Teyavana se dedica al apoyo e integración de personas con trastornos mentales graves. La entidad dirigida por Sara Fernández y en la que trabajan cinco profesionales del ámbito de la psicología, la educación y el trabajo social, busca fomentar la emancipación y autonomía de las personas con trastornos mentales graves, así como prestar apoyo a sus familias. Heredera del movimiento de renovación psiquiátrica de los años 60 y 70, la entidad lucha contra un tratamiento de la enfermedad mental basado sólo en fármacos, organiza actividades de ocio y tiempo libre, presta atención a domicilio y mantiene una huerta comunitaria a las afueras de la capital asturiana. En 2015 fue reconocida por su labor por parte de la Agrupación de Sociedades Asturianas de Trabajo Asociado y Economía Social.

Foto: Alisa Guerrero

Junto al premio colectivo para Ateyavana, FAMYR también ha querido reconocer los valores republicanos y la trayectoria individual de la activista Carmen Álvarez. Nacida en 1953 en Boal, en el seno de una familia campesina, pero afincada desde su infancia en Oviedo/Uviéu, tras terminar el bachillerato tuvo que ponerse a trabajar. Primero lo hizo como camarera de hotel y más tarde como au pair en Londres. A su regreso a Oviedo/Uviéu trabaja como asistenta doméstica e imparte clases de inglés mientras cría a sus hijas Raquel y Sara, trabajadora social, y que es precisamente la fundadora y directora de A Teyavana.

Foto: Alisa Guerrero

A raíz del despido de su marido, empleado del Hotel Reconquista, Carmen se implica en las movilizaciones de solidaridad impulsadas por la Asambleas de Trabajadores en Lucha y en la Corriente Sindical de Izquierdas. Durante una de las acciones en defensa de los despedidos del Hotel Reconquista es identificada e imputada, y llega a ser juzgada junto a otras diez personas, logrando finalmente ser absuelta, al igual que sus compañeros, tras una larga campaña política y sindical por su inocencia.

Desde su jubilación ha desplegado un activismo constante en los movimientos sociales asturianos, en especial en la Coordinadora en Defensa del Sistema Público de Pensiones. Militante de Podemos desde sus inicios, formó parte de la lista de Covadonga Tomé en las pasadas elecciones autonómicas.

Actualidad

1 COMENTARIO