El carbón en combustión de la EBHI envenena a los trabajadores y contamina el aire gijonés

La sección sindical de CSI en la empresa denuncia la falta de medidas de prevención para proteger a los empleados y a los vecinos de la ciudad de las emisiones de dióxido de carbono y de azufre

Recomendados

Bernardo Álvarez
Bernardo Álvarez
Graduado en psicología y ahora periodista entre Asturias y Madrid. Ha publicado artículos en ABC, Atlántica XXII, FronteraD y El Ciervo.

La sección sindical de la CSI (Corriente Sindical de Izquierda) en Ebhi, la empresa semipública dedicada a la carga y descarga de minerales en el puerto del Musel, ha interpuesto una denuncia ante Inspección de Trabajo para alertar de la “exposición de los trabajadores a los humos tóxicos producto de la combustión de varias pilas de carbón”. Un humo tóxico, advierten los sindicalistas, que no solo afecta a los trabajadores, sino que sus efectos alcanzan también a los vecinos de algunos barrios gijoneses.

“Es bastante frecuente que las pilas de carbón que se almacenan en Ebhi experimenten lo que técnicamente se denomina “combustión espontánea”, a lo que determinados carbones son más propensos que otros. Hay varios gases peligrosos para el ser humano y el medioambiente derivados de la combustión del carbón mineral como son el dióxido de carbono y el dióxido de azufre”. Los días 28 y 29 de enero, al mismo tiempo que se producían episodios de combustión espontánea en las pilas de carbón de las instalaciones de Ebhi, se registran picos de dióxido de azufre-tóxico sobre todo para personas con afecciones respiratorias y que al contacto con la humedad da lugar a la lluvia ácida- en la estación de medición de calidad del aire de Avenida Argentina.

Aunque hay otros factores que influyen en estos picos, como el clima cálido y seco, es también relevante origen de los carbones almacenados y falta de protocolos y medios efectivos para su prevención y extinción. Tal y como recuerdan desde CSI, no existen chimeneas o filtros para controlar estas emisiones de gases tóxicos. En su comunicado, los trabajadores del sindicato cuentan que “las máquinas que manejamos en Ebhi no tienen cabinas estancas ni sistemas de filtración de aire para estos menesteres por lo que estamos a merced de dichos tóxicos cuando el viento nos trae este humo en nuestra dirección y ni siquiera en el comedor, donde hacemos nuestras paradas de descanso y comemos el bocadillo, estamos exentos de dicho humo por los mismos motivos. En el comedor tenemos un medidor de CO2 que casi siempre está en alarma por exceso de este gas”.

Todo esto tiene lugar poco después de que la Autoridad Portuaria emitiese una nota de prensa sacando pecho de una “ejemplar lucha contra la polución” que contempla una inversión de 22,2 millones de euros entre 2022 y 2026. “En la sección sindical de CSI en Ebhi sabemos que de ejemplar tiene poco. De hecho, las pocas medidas que la Autoridad Portuaria ha tomado han sido tras verse forzada a ello por la presión social, institucional y sindical que se está ejerciendo desde hace unos años tras las continuas y negligentes aberraciones”, puntualizan los trabajadores.

Y continúan: “Ebhi es conocedora de esta problemática, no es algo nuevo ni puntual. Estas pilas llevan semanas combustionando y ello se da por que la empresa prioriza el ahorro en mano de obra y materiales que requeriría llevar a cabo las acciones preventivas necesarias, o no lo hace bien. Una de ellas es el sellado de las pilas con un polvo blanquecino que se espolvorea sobre las mismas y las hace mucho mas resistentes a la autocombustión. De hecho algunas pilas están selladas. Otras no, o solo parcialmente. Otra medida que podrían tomar sería la adecuación de las cabinas de las máquinas de manera que estas fueran estancas y tuvieran sistemas de filtración del aire y así se podría trabajar con seguridad al menos en ellas. El comedor también sería un lugar a reformar para poder dotarlo de aire limpio y aislarlo del exterior”.

Desde CSI aseguran que la empresa está optando por medidas de reducción de la contaminación que no son realmente eficaces. Una acción clave sería el asfaltado de las zonas de almacenaje de carbón: “Debería ser una prioridad absoluta ya que en superficies no asfaltadas, una vez recogida la pila de mineral, quedan restos esparcidos que al tratarse de una superficie terrosa e irregular no se pueden limpiar eficazmente. Entonces, cuando el viento sopla con fuerza se forman las nubes de polvo”, explican.

La Autoridad Portuaria de Gijón ha invertido ya en el asfaltado del muelle norte, algo que según la CSI carece de sentido, puesto que hasta el 82,4% del carbón y mineral descargado se depositó en una zona que no ha sido asfaltada. “En Ebhi, donde de verdad se maneja el mineral”, se lee en su comunicado, “mineral y que está 2 km más cerca de las zonas pobladas, llevamos desde 1991 apilando sobre tierra. Tampoco dicen que desde hace varios comités de empresa se viene reclamando de forma reiterada el asfaltado de las superficies sin que ni Ebhi ni la Autoridad Portuaria hagan nada al respecto”.

En la denuncia presentada ante Inspección de Trabajo se solicita que las administraciones se personen “en las instalaciones de Ebhi a la mayor brevedad posible al objeto de corroborar los hechos e instar a la empresa a dar solución de manera inmediata y en su caso proceda a aplicar las sanciones que correspondan”.

Actualidad