Urbanismo “a la europea” o urbanismo “a la americana”: lo que nos jugamos en la reforma de las directrices de comercio

La normativa de 2010, pendiente de revisión, trató de poner fin a la expansión de los centros comerciales asturianos fuera de las ciudades.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

El 23 de abril de 2001 abría Parque Principado, un gigantesco centro comercial en mitad de Paredes, zona rural del concejo de Siero en la que en tiempos romanos existió una necrópolis. Bien conectada con las principales vías de comunicación de la comunidad, en una intersección entre la Autopista Y y la Autovía del Cantábrico, Parque Principado y Parque Astur en Corvera, también de 2001, supusieron la apoteosis en Asturias de un modelo de ocio y comercial “a la americana” basado en el coche y las compras y el ocio fuera de la ciudad. Un modelo que, tras su expansión a principios del siglo XXI, se trató de limitar en unas directrices autonómicas de comercio, de 2010, que son ahora objeto de debate público.

Centros comerciales, autopistas y movilidad motorizada

Alejado de los núcleos urbanos, Parque Principado y Parque Astur son centros comerciales pensados para acceder en vehículo privado, y muy secundariamente en transporte público. Su construcción supuso continuar con lo que había sido el Centro Comercial PRYCA, hoy Carrefour Azabache, inaugurado en 1977 en Lugones, Siero, tan sólo un año después de la entrada en funcionamiento de la autopista Y.

Centro comercial PRYCA.
Construcción del Parque Principado.

La generalización del coche y la fuerte inversión en infraestructuras alentó desde los años 80 modelos de ocupación del territorio asociado tradicionalmente asociados a los EEUU. Pocos concejos representan en Asturias tan bien como Siero lo que los geógrafos urbanos llaman la ciudad difusa: urbanizaciones residenciales y centros comerciales en las afueras conectados por grandes infraestructuras pensadas para el automóvil privado.

Ciudad difusa vs. Ciudad compacta

Aunque la ciudad difusa se ha expandido por todo el planeta, tradicionalmente ha sido un modelo urbano asociado a las ciudades norteamericanas, pioneras en el uso del automóvil privado. Frente a la ciudad difusa se suele contraponer la llamada “ciudad compacta”, de tipo europeo, menos extensa, con mayor vida urbana y barrios mixtos (residenciales y comerciales), y por lo tanto más favorable a los desplazamientos a pie.

Centro comercial norteamericano en los 50´s.

En las últimas décadas, al calor de la creciente preocupación por el gasto de energía y el cambio climático, urbanistas y organismos internacionales han ido reivindicando las ventajas de la ciudad compacta, el modelo de cercanía y los desplazamientos cortos. Inspirado en esa inquietud, en 2010 el Gobierno asturiano impulsó una reforma de las directrices de comercio para limitar la expansión de centros comerciales en mitad de la nada, aprovechando los mejores precios del suelo fuera de los núcleos urbanos. Digamos, de manera resumida, que los legisladores temían una proliferación de centros comerciales en polígonos industriales.

Esta legislación llegaba en plena crisis económica de 2008, y en un momento en el que este tipo de grandes superficies habían “tocado techo”. A principios del siglo XXI el Principado era la segunda comunidad, tras Madrid, con más centros comerciales por habitante. Hoy es la quinta.

A principios del siglo XXI el Principado era la segunda comunidad, tras Madrid, con más centros comerciales por habitante

Las directrices de 2010, todavía vigentes, ligan la instalación de grandes centros comerciales a zonas de recuperación y regeneración urbana, desarrollos urbanísticos y grandes equipamientos. Es decir, buscan su inserción en la ciudad, aunque sea en sus márgenes, pero no fuera de ella.

Centro comercial Costco.

Se trataba de acercar los centros comerciales a las ciudades y los consumidores, poniendo coto a la expansión sin freno del automóvil, así como al consumo de territorio. Recordemos que los grandes centros comerciales del área central asturiana se asientan sobre algunos de los mejores suelos agrícolas de este área.

La reforma de las directrices de comercio que pronto empezará a discutirse en Asturias, en parte porque han pasado casi 15 años, pero sobre todo apremiada por la presión de la multinacional norteamericana Costco para instalarse en Bobes, Siero, reaviva la discusión sobre qué modelo urbano queremos para Asturias y qué papel queremos asignar en él al vehículo privado y las infraestructuras viarias. El debate está servido.

Actualidad