Asturies se decide en Europa

De Europa podían venir los hombres de negro a desmantelar nuestros servicios públicos o paquetes de ayudas que contribuyeran a sostener nuestra industria o nuestra agricultura.

Recomendados

Rafa Cofiño
Rafa Cofiño
Es médico de familia, especializado en salud comunitaria y ex director general de Salud Pública del Principado de Asturias.

Habrás oído muchas veces en las últimas semanas que hay mucho en juego en estas elecciones europeas, que son trascendentales, porque en Europa se deciden gran parte de las políticas que más nos afectan en el día a día. Pero no solo lo habrás oído en las últimas semanas, sino que ese discurso acerca de la “cita crucial” te recordará a las elecciones europeas de 2019, 2014, 2009… En las elecciones europeas nos jugábamos nuestro modelo productivo, los derechos sociales, la respuesta a la crisis, el combate entre la austeridad y las políticas expansivas… De Europa podían venir los hombres de negro a desmantelar nuestros servicios públicos o paquetes de ayudas que contribuyeran a sostener nuestra industria o nuestra agricultura. Y si bien es cierto que la sociedad comprende, en términos generales, que la Unión Europea juega un papel muy relevante en nuestras vidas, el altísimo grado de abstención sugiere que parte de la ciudadanía desdeña estas elecciones, o no siente que su voto vaya a ser decisivo. Sin embargo, y aunque pueda sonar a tópico desgastado por utilizarlo en cada cita electoral, sí, estas elecciones son fundamentales y, sí, hasta el último voto cuenta.

Hasta el último voto cuenta, especialmente para las organizaciones de la izquierda transformadora. Las fuerzas de izquierdas llevan muchos años aguantando la presión incesante de campañas de descrédito orquestadas desde los grandes grupos de poder, y es comprensible que haya cierto agotamiento entre los y las votantes, que deben sobreponerse al ruido constante de un entorno mediático hecho a la medida de la reacción. Sin embargo, es importante que recordemos que hace menos de un año la movilización de la izquierda frustró los cálculos de las derechas, que daban por hecho que iban a ganar. En este país somos, afortunadamente, mayoría las personas que no queremos dar ni un paso atrás en defensa de los derechos sociales, que no aceptamos que la vivienda sea un objeto de especulación y que no vamos a tolerar más recortes en nuestros servicios públicos. En Asturies también somos mayoría quienes creemos en nuestro modelo productivo, y queremos que haya una transición energética justa y sostenible, que nos permita no solo mantener nuestra industria, sino ampliarla, atrayendo nuevos nichos productivos con buenas condiciones laborales y mejores salarios.

Todo eso está en juego en las elecciones europeas, en donde la extrema derecha amenaza con tomar parte de las instituciones comunitarias para hacernos retroceder en derechos económicos y sociales. Una extrema derecha que niega el cambio climático, que legisla a favor de las minorías antiabortistas y en contra de los derechos de las personas LGTBI+. Ese sería, por sí solo, un motivo más que suficiente para movilizarse en estas elecciones, pero es que además está en juego mantener la apuesta por una Europa que promueva la paz, frente a las fuerzas, estas no solo de derechas, que aspiran a implantar un régimen de guerra a mayor beneficio de la industria armamentística. Frente a los apologetas de la escalada bélica, necesitamos redoblar nuestros esfuerzos por la diplomacia. Necesitamos que la voz de la ciudadanía, masivamente en contra de la barbarie perpetrada en Palestina, se traduzca en escaños y en acciones concretas en el Europarlamento y en los Estados. Necesitamos políticas sociales, no austeridad; apoyo para nuestra industria, no tanques; investigación y empleo de calidad, no recortes. Necesitamos a Sumar en Europa.

Necesitamos a Sumar en Europa porque la candidatura liderada por Estrella Galán representa una apuesta sin fisuras por las políticas sociales, por la diplomacia, contra la austeridad; una apuesta por la paz, simbolizada por Manu Pineda, incansable activista en defensa de los derechos del pueblo palestino. La candidatura europea de Sumar recoge, además, la experiencia de estos años en Gobierno. Una experiencia que cristaliza en logros y medidas concretas, como acabamos de comprobar con las cifras de empleo correspondientes al mes de mayo: el 43% de los contratos firmados son indefinidos, 21 millones de personas afiliadas a la Seguridad Social, la menor cifra de paro juvenil de toda la serie histórica. Logros que admiten matices, que deben mejorarse, pero igualmente hitos que demuestran que es posible mejorar la vida de la gente, siempre y cuando se apueste por el pueblo, y no por las élites. Eso es lo que está en juego en estas elecciones europeas, y por eso es imprescindible que todas las personas progresistas de Asturies se movilicen este 9 de junio para votar por candidaturas que defienden la paz, la libertad y la democracia. Ahora más que nunca, tu voto puede cambiarlo todo. Asturies se decide también en Europa.

Actualidad