“Hay cuestiones sobre las que no se debería debatir, como la existencia de ciertas personas o colectivos”

La asturiana Olympia Arango es vicepresidenta de deba-t.org, una plataforma juvenil que organiza y fomenta el debate político.

Recomendados

Christian Ferreiro
Christian Ferreiro
Graduado en filosofía por la Universidad de Oviedo/Uviéu. Inculto cinematográfico en tratamiento. Esperando ser docente de secundaria en un futuro no muy lejano.

Olympia Arango Castro (San Juan de l’Arena, 1999) es actual vicepresidenta de deba-t.org, una plataforma juvenil que lleva más de una década organizando charlas, mesas redondas y debates sobre diversas cuestiones políticas, pero también culturales, sociales, etc. Además, está estudiando el Grado en Economía en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, a la que también pertenecen algunos de sus compañeros y compañeras de dicha plataforma. Copresenta el programa de radio Debat a Orgull, es embajadora de la asociación Afev y ha escrito varios artículos sobre feminismo y perspectiva de género para la revista DecMag.

Recientemente, hemos vivido unas elecciones catalanas excepcionales: políticos del procés en la cárcel, pandemia, President inhabilitado, etc. Como habitantes de Catalunya, ¿cómo creéis que será este nuevo ciclo político que parece abrirse? ¿Qué opinión tenéis acerca de los resultados de este 14F?

La opinión sobre esto es más bien personal, ya que, como deba-t, no nos posicionamos al respecto. Personalmente, considero que se abre un ciclo político muy difícil. Es continuación desde el 1-O y los distintos enfrentamientos que ha habido, sobre todo a la hora de pactar el gobierno. Me parecería muy difícil una segunda ronda de elecciones tal y como estamos en una situación de pandemia, puesto que, si ya ha sido baja la participación, sería muy difícil convencer a la ciudadanía de que acudan a una segunda ronda electoral. Además, son claves las medidas que se tomen en materia sanitaria, y por eso son clave los pactos que se hagan a nivel político. Son importantes, además, las implicaciones de las políticas que se van a desarrollar desde la Generalitat en cuestión económica por la crisis que se está padeciendo hoy día, y cómo se debe resolver o qué vía se quiere tomar en tales decisiones económicas o políticas públicas.

Se abre una situación muy complicada en la que hay unos paradigmas y marcos políticos que son irreconciliables entre sí. Además, hay un sector con un discurso revanchista muy preocupante. Al final, hay que tratar los conflictos políticos como conflictos políticos: desde las diferentes perspectivas que implican, ya que la cuestión del procés no solo hace referencia a las leyes o a la política, sino también a la sociedad. Los discursos revanchistas dividen, no en el sentido de que haya una supuesta posición mejor que el resto, sino que polarizan y no van a ayudar a que haya ningún tipo de cohesión social.

Por otro lado, una de las cuestiones que más me preocupan es la entrada de una fuerza de extrema derecha en el Parlament, ya que, de alguna manera, parece que se está legitimando en el momento en que entra en las instituciones. Es entonces cuando tenemos que replantearnos por qué han llegado ahí, por qué se ha materializado en ese número de votos y qué implicaciones tiene esto para la sociedad. No se puede obviar este hecho a día de hoy; simplemente, existe. Hay que pensar cómo lidiar con ella, porque el discurso en materia política, económica y social es realmente preocupante.

Se suele decir que “los jóvenes de hoy en día” estamos más preocupados por el ocio, que somos unos vagos y que no estamos preparados para la vida adulta. Sin embargo, la plataforma juvenil ‘deba-t.org’, de la cual eres vicepresidenta, parece mostrar todo lo contrario. ¿Cuánto de espejismo tiene este prejuicio? ¿Qué sensación tienes respecto del compromiso político de las personas de nuestra generación millennial?

Me hace gracia que utilices la palabra “espejismo”, pero creo que todas las generaciones tienen mayor o menor grado de implicación en política. Es cierto que los índices de afiliación sindical han ido bajando en los últimos años, desde la caída de la Unión Soviética, al menos en ciertos países europeos. Pero el grado de interés en la política por parte de los jóvenes y a nivel social no solo se mide con la afiliación sindical. La cuestión que quisiera recalcar es la siguiente: no es que en una generación haya más o menos interés, sino cómo se canaliza ese interés, de qué manera nos interpela, qué lenguaje utilizamos, etc. en relación a generaciones mayores.

Las personas que hace 12 años crearon deba-t.org eran millennials y crearon esta plataforma porque había un compromiso político

Me preguntas sobre los millennials. Yo soy del 99, así que soy generación Z, y creo que hay mucho compromiso. Las personas que hace 12 años crearon deba-t.org eran millennials y crearon esta plataforma porque había un compromiso político y porque creían que el hecho de que tuviese origen en la universidad desarrollaría un gran marco de pensamiento y de debate entre diversas posturas, siempre desde el respeto. Creo que la generación Z como la millennial, y las posteriores, habrá gente interesada por la política; pero creo que es importante entender que la política no es estática, sino dinámica, por lo que habrá diferentes formas de llegar a la política y diferentes preocupaciones respecto de la política porque las sensibilidades son distintas.

Desde ‘deba-t.org’, os presentáis como “una plataforma juvenil que a través de col·loquis, taules rodones, conferències i debats electorals fomenta el debat crític des d’una perspectiva multidisciplinària i no alineada amb cap posició partidista”. Juventud, perspectiva crítica y debate: ¿creéis que estos son algunos de los déficits políticos de nuestra época? ¿Por qué decidisteis emprender esta plataforma?

Sí creo que hay déficits en este sentido. Muchas veces, a la hora de debatir, se ve claramente que los candidatos y las candidatas están continuamente pisándose entre sí, en ningún momento se respeta el turno de palabra, etc. Esto es muy frustrante, no solo por la imagen que da a la audiencia y por la dificultad que tiene la audiencia de entender el propio debate, sino que deja claro el poco respeto que se tiene a un debate parlamentario o electoral. Por eso, desde deba-t.org, aunque no seamos especialistas en este sentido, ni graduados todavía en nada, intentamos organizar debates dándole mucha importancia al respeto del moderador o moderadora (en este caso, a Bernat), donde haya una pluralidad de preguntas y se puedan tocar más o menos todos los temas.

Equipo de deba-t.org

También es muy importante el marco y la manera en que se abordan los contenidos. Nuestros compañeros encargados, Serena y Tarek, saben que tendrán un sesgo, pero intentan ser lo más imparciales posibles y entender la óptica desde la que están haciendo las preguntas para que se pueda establecer un debate. Evidentemente, hay cuestiones sobre las que no se debería debatir, como la existencia de ciertas personas o colectivos. Los debates de este tipo solo arrojan odio y desarrollan dinámicas destructivas, no facilitan el acceso a conocimiento y la llegada a puntos en común que al final es el objetivo, a mi parecer, de un debate. Sin tener que ser estrictamente academicista ni elitista, sí que puede entenderse un debate y unos contenidos donde la base sea el respeto y donde el marco teórico en el que se esté estructurando este sea distinto a un debate más burdo donde no haya respeto y no se esté dando un intercambio de opiniones. Al final, la importancia de los debates, las mesas redondas o los coloquios que organizamos es que, entre todos y todas, podamos llegar a una serie de conclusiones e ideas claras. Por eso, es muy importante el trabajo en equipo, el trabajo de logística que está detrás de cada acto, el trabajo de la persona que está moderando y las personas que le acompañan, etc. Todos estos pequeños trabajos dan lugar a unos actos bastante potentes que permiten desarrollar todo este intercambio y flujo de ideas desde el respeto y el entender la posición de la otra persona.

Esta plataforma se decidió emprender hace 12 años con este preciso objetivo: el intento de crear un espacio donde se pudiesen debatir diversos temas tranquilamente, y hablar con personas expertas para que expliquen una u otra cuestión de interés, sin que sea de un tema estrictamente político: cuestiones económicas, humanísticas, artísticas, etc. que afectan a la sociedad en sus distintas ramas.

A pesar de que ya han comenzado las vacunaciones en España, parece que estamos bastante lejos de una mínima normalidad. ¿Cómo ha afectado la crisis pandémica al debate público? ¿Qué papel creéis que han jugado iniciativas como la vuestra en esta nueva normalidad de las plataformas como Zoom, etc.?

Yo formaba parte, como vocal de contenido, de la junta anterior, con la expresidenta Ariadna Romans. El curso pasado, tuvimos que cerrarlo con un modelo totalmente virtual, dada la situación de pandemia. Básicamente, adaptamos todo lo que habíamos hecho al formato digital. Los actos públicos se hacían mediante una videollamada de Hangouts o de Google Meet, y después los reproducíamos por YouTube. Las reuniones entre la junta directiva, mediante otras plataformas digitales. Después, en la junta de la cual soy actual vicepresidenta, adaptamos todo aquello que se podía de manera telemática, y otros actos, como el reciente debate electoral, lo hicimos presencial, pero sin público, y lo retransmitimos por YouTube.

Como actualmente hay una restricción de límite de reunión en Catalunya, hemos podido realizar coloquios, que son los actos privados de deba-t.org, con el número de personas que se hubieran apuntado, de manera que, si se apuntaban 15 personas, 6 de ellas se encontraban en un aula de la Universitat Pompeu Fabra. Esto permitía acercar la plataforma a sus socios y socias y crear una relación más cercana, y el resto de personas podían ver la retransmisión por videollamada. Una de las cosas positivas que nos ha dado la digitalización del día a día es que tenemos muchos de nuestros socios y socias que, a pesar de que ya han terminado la Universidad, no viven en Barcelona o ni siquiera viven en Catalunya, pueden asistir a los actos públicos y a los privados gracias al streaming. De hecho, así, se puede contactar con muchas personas que queremos traer como ponentes que antes, evidentemente, no podíamos asumir el coste de traerlas a Barcelona. A pesar de que no es lo mismo un acto presencial que un acto digital, está la parte positiva de crear contactos y generar contenidos con personas que antes, por restricciones físicas, no podíamos.

Una de las defensas que desde Nortes pretendemos hacer siempre es la de poner la realidad asturiana en el foco, aunque teniendo siempre en cuenta al resto de realidades estatales periféricas. Desde tu propia experiencia personal, Olympia, ¿qué deberíamos aprender en Asturies de Catalunya? ¿Qué podría interesar de Asturies en Catalunya?

Respecto a esta última pregunta, yo soy de Asturias, nací en un pueblo de la desembocadura del río Nalón y me vine a Barcelona con 6-7 años. Desde entonces, vuelvo a Asturias siempre que puedo, aunque en pandemia es más difícil, pero me siento medio barcelonina y catalana, medio asturiana.

La hermandad que se podría crear entre Asturias y Catalunya es una cuestión que yo también replico con mis amistades y mi familia

La hermandad que se podría crear entre Asturias y Catalunya es una cuestión que yo también replico con mis amistades y mi familia. Mi visión de Catalunya, viviendo en Barcelona, está bastante sesgada, y mi visión de Asturias, siendo de un pueblo pequeñín, también está sesgada. Creo que podría ser interesante ver las distintas percepciones, los intereses distintos y los proyectos políticos diversos que se desarrollan en ambos lugares, no solo en clave nacional, sino bajo otras perspectivas. Por ejemplo, creo que es muy interesante el tema de la lengua en Asturias y la oficialidad del asturiano, y cómo se ha desarrollado aquí en Catalunya la inmersión lingüística. Es un tema del que ambos territorios podrían aprender el uno del otro. Al final es riqueza cultural, riqueza lingüística y riqueza política también.

Por otro lado, sería interesante que, desde deba-t.org, hiciéramos actos que no se limitasen simplemente a hablar de política nacional porque haya elecciones y haya que montar un debate electoral. Uno de los temas que nos interesan mucho es el de la despoblación, que, de hecho, afecta también a Catalunya, y que se podría tratar desde el norte de España en general. De esta manera, podemos aprender los unos de los otros y comprender realidades distintas que se pueden complementar.

- Publicidad -spot_img

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here