Woody Allen como pretexto

Eduardo Galán utiliza en su último libro el caso del cineasta norteamericano para reflexionar sobre el poder destructivo de las redes sociales.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

Woody Allen es una excusa. Así lo admite Edu Galán (Oviedo, 1980), psicólogo, escritor, humorista, cofundador de la revista Mongolia y autor de “El síndrome Woody Allen”, un ensayo que usa el caso del cineasta norteamericano para reflexionar sobre el poder de las redes sociales para destruir el prestigio de una persona inocente. Para Galán su libro es fundamentalmente un ensayo sobre tecnología. “Las redes sociales han exacerbado las respuestas sentimentales y cortoplacistas y están infectando el activismo, la justicia y la política” advierte Galán, que señala que a pesar de que no ha habido novedades significativas en el “caso Woody Allen” desde 1996, en internet se viebe generando desde hace 10 años un juicio paralelo que ha llevado a que quizá hoy sería complicado realizar el curso universitario sobre el cómico norteamericano que durante varios años él mismo co-dirigió en la Universidad de Oviedo.

Para Galán las redes sociales se han convertido en el gran vehículo de la ideología neoliberal norteamericana que “fomenta la ilusión de sentirse único y exclusivo en el mundo” y “dinamitan la idea de comunidad”. El cátedrático de psicología Marino Pérez, que acompañó a Galán en la presentación, se expresó en el mismo sentido. Para el profesor de la Universidad de Oviedo las redes funcionan como una fábrica de narcisismo en la que “todo el mundo engaña a todo el mundo” mostrando falsas imágenes de vidas perfectas que solo terminan generando “frustración, ansiedad y depresión”. Pérez considera que las redes generan un ecosistema en el que los activistas están sobredimensionados y la opinión de todo el mundo vale lo mismo, sepa o no de lo que habla. “Estamos en manos de activistas y opinadores” subrrayó Pérez, que junto al ensayista Sergio del Molino, arropó en la Biblioteca del Fontán la esperada presentación del libro de Galán en su ciudad natal, prevista hace más de un año, pero pospuesta a causa de la pandemia.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here