“Las Administraciones tienen la obligación de formar e informar sobre eutanasia”

Pilar Cartón, vicepresidenta de Derecho a Morir Dignamente Asturias, considera que la actitud de las instituciones debe ser más "proactiva"

Recomendados

Christian Ferreiro
Christian Ferreiro
Graduado en Filosofía por la Universidá d'Uviéu. Esperando ser docente de secundaria en un futuro no muy lejano.

Pilar Cartón es vicepresidenta de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) de Asturias. Esta organización, implantada en todo el territorio español, lleva muchos años promoviendo el derecho de toda persona a disponer con libertad de su cuerpo y su vida, apostando por la elección libre y legal del momento y los medios para poder finalizarla con dignidad. A raíz de la nueva Ley de Eutanasia, cuya entrada en vigor fue en junio del presente año, se ha avanzado en el derecho a una muerte digna. Sin embargo, no han faltado las polémicas al respecto. Nortes ha tenido la ocasión de hablar con Pilar Cartón sobre estos y otros asuntos.

El miércoles pasado, Javier Serrano, enfermo de Esclerosis Lateral Amiotrófica, se convertía en la primera persona en acogerse al derecho de la eutanasia en Madrid. ¿Cómo habéis recibido esta noticia?

Estamos muy satisfechos de que la ley se haya aprobado, y además por una mayoría bastante significativa y que tenga elementos garantistas. Responde a unas reivindicaciones presentes desde hace muchos años. Pero nos preocupa que se pongan dificultades en su funcionamiento, porque es una ley votada por una mayoría suficiente, además de discutida y apoyada por la sociedad. En las encuestas, entre el 70% y el 80% de personas dicen estar de acuerdo con una legislación que ayuda a morir con dignidad. Y no solo la población mayor está a favor, sino la juventud, diferentes partidos políticos, diferentes profesiones…

Entonces, ¿por qué hay comunidades autónomas que dificultan y entorpecen la puesta en marcha de este derecho?

Nos parece antidemocrático y una falta total de respeto hacia las personas. La ciudadanía tiene unos derechos y las Administraciones tienen la obligación de que se cumplan. Nos preocupa cuando esto no es así. Esta insumisión es ininteligible, no se entiende por qué no se cumplen las leyes aprobadas por un Parlamento elegido democráticamente. En una sociedad democrática, no puede suceder que las instituciones no lleven a cabo las leyes. Por eso, desde la asociación Derecho a Morir Dignamente estamos constantemente vigilando el cumplimiento de este derecho, y si no es así, debemos denunciarlo. Queremos dar nuestro apoyo absoluto, empatía y cariño a las personas que están sufriendo una situación que las lleva a solicitar una ayuda a morir.

Hace unos días, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dio su apoyo explícito a los objetores de conciencia. ¿Existe aún una parte importante del electorado que es reticente a la eutanasia?

La unanimidad no existe, y es bueno que así sea. La democracia defiende la pluralidad. Si nos fijamos en las encuestas, vemos que hay grupos amplios de gente que, a pesar de votar a partidos contrarios a la eutanasia, están ellos mismos a favor de la ley. Es normal votar a un partido y no estar totalmente de acuerdo con su programa electoral. En esta cuestión de derechos individuales, hay que fijarse en la historia: en España, teníamos ley de divorcio y de aborto antes de la Guerra Civil y la dictadura. Ya en democracia, hemos recuperando derechos y buscamos siempre el ejercicio de los derechos individuales. Nadie obliga a nada, hay que ser razonables; es una cuestión de derechos. Sin embargo, no puede ser que una minoría intente imponer su pensamiento como el único válido, ya que ha sido una pluralidad de la ciudadanía española la que ha votado a favor de esta legislación para la eutanasia. Yo vivo en un vecindario en el que no todos opinamos lo mismo. Tenemos diferencias ideológicas, pero no supone ningún problema. Nos saludamos, convivimos y vamos tirando juntos. La ciudadanía no vivimos en esa polarización que algunos pretenden ver, que no es real.

Respecto a Asturias, ¿qué valoración hacéis de la Ley de Eutanasia? ¿Qué relación tenéis con las Administraciones del Principado?

Desde la asociación DMD Asturias, tenemos una relación muy fluida con todas las instituciones y estamos bastante representados en torno al tema de muerte digna. Respecto de la Ley de Eutanasia, hay que hacer constar que viene precedida por una serie de leyes que han ido dando mayor autonomía a las personas pacientes, como la regulación y desarrollo del testamento vital, por ejemplo. Son temas difíciles, porque estás hablando a tu propio futuro, donde quizás ya no puedas decidir sobre ti mismo. Antaño, se ejercía mucho paternalismo sobre las personas, y ahora ha ido aumentando la importancia del consentimiento del paciente. Concretamente en Asturias, tenemos la Ley de Muerte Digna y el Observatorio de Muerte Digna, que son precedentes de la actual Ley de Eutanasia. Ahora bien, aunque ya esté formada la Comisión de Garantía de Evaluación, el Observatorio ya haya echado a andar y haya un proyecto de trabajo importante, es poco proactiva la actitud de las instituciones. Es cierto que hemos vivido una pandemia y hubo un parón en los proyectos que íbamos a sacar adelante, pero debemos continuar el camino.

“Es poco proactiva la actitud de las instituciones”

Siempre llamáis la atención sobre la necesidad de una mayor formación para el personal sanitario en el tema de la eutanasia. ¿Ha habido avances al respecto?

No vemos que se estén produciendo avances ni en información a la ciudadanía ni en formación al personal sanitario o sociosanitario sobre eutanasia. Desde DMD Asturias, hemos impartido charlas y cursos sobre la muerte digna, incluso talleres a personal de enfermería. Vemos que las carencias formativas e informativas son grandes. Hay demasiado ruido en la vida cotidiana que inunda las conversaciones del día a día, y a pesar de que puedas tener buenas intenciones, no tienes las herramientas necesarias para hacer frente a las confusiones y los malentendidos. Recientemente, me he enterado del caso de una persona que tenía las ideas muy claras sobre este tema, y que ha quedado sin conciencia. No tenía hecho un testamento vital.

¿De quién es la responsabilidad?

Las Administraciones tienen la obligación de formar e informar. Se trata de un tema tabú, que no se habla y se deja en silencio. A veces se hacen formaciones demasiado técnicas, y quizá falta una mayor presencia de los movimientos sociales y asociaciones como la nuestra, que tenemos más contacto con las personas concretas. Yo he sido docente toda la vida, y a veces te quedas en tu propio mundo pequeñito, y te hace falta otra mirada. Es muy bonito ver cómo las personas afectadas agradecen al personal sanitario que les ha acompañado. Es un trabajo complicado, y hay que valorar mucho a los profesionales sanitarios que han dado un paso al frente para informar y ayudar.

¿Qué actividades tenéis programadas próximamente?

Hemos impartido recientemente un taller con una asociación de enfermeras de Asturias, y acabamos de cerrar la exposición ‘La muerte, digna e ilustrada’, que estuvo en Oviedo y en Gijón durante todo el mes de octubre. Ahora tenemos en perspectiva un par de charlas sobre el testamento vital y sobre la Ley de Eutanasia, que nos las han solicitado desde asociaciones de vecindad y sindicatos. También hemos anunciado nuestra participación en el MUSOC (Muestra de Cine Social y Derechos Humanos) para enero, ya que todos los años proyectamos alguna película sobre estas cuestiones. Además, formamos parte del Observatorio de Muerte Digna, y desde la asociación DMD Asturias estamos coordinando, junto con otras personas, el trabajo de información a la ciudadanía, revisando si se puede mejorar y viendo cómo se está haciendo. También quiero resaltar que desde la asociación disponemos de atención personalizada, e impartimos talleres para ayudar a cumplimentar el testamento vital. En el teléfono 689308665 está toda la información, y en Facebook anunciamos charlas y demás actividades. La gente está satisfecha con nuestro trabajo, ya que lo llevamos a cabo con bastante eficiencia. Actualmente, la asociación en Asturias está funcionando con bastante ímpetu, y necesitamos gente que se anime a participar y que se asocie para intentar que las cosas funcionen, porque nos jugamos la vida en ello.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here