Cuando Asturies fue bombardeada por los nazis

Podemos Asturies presenta una PNL para solicitar al Principado una política de memoria sobre la actuación de la Legión Condor en el territorio asturiano.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Es muy probable que Franco no hubiera ganado la Guerra Civil de no haber contado con la ayuda política y militar de la Italia fascista y la Alemania nazi. Si el apoyo de Musollini precede al golpe de Estado de julio de 1936, tal y como el historiador Ángel Viñas ha demostrado en sus investigaciones sobre las conspiraciones monárquicas contra la República, el de Hitler llega en los primeros días de la guerra, pero será tanto o más decisivo para la victoria franquista, dada la superioridad tecnológica del Ejército alemán. A lo largo de los casi tres años de guerra, el III Reich prestará a Franco y los suyos una ayuda fundamental con la Legión Condor. 16.000 efectivos y 600 aviones, claves para compensar la debilidad aerea de los golpistas, dado que la aviación española, con una oficialidad mayoritariamente progresista, había permanecido fiel a la República.

Despedida de los soldados nazis en Vigo, 1939. Foto: Hugo Jaeger.

Aunque el crimen de guerra más conocido de la Legión Condor fue el bombardeo de la localidad vasca de Gernika el 26 de abril de 1937, el paso de los aviones de Hitler por Asturies dejó también un importante rastro de muerte y destrucción. Entre octubre de 1936 y octubre de 1937, Asturies, como todo el Frente Norte, fue uno de los principales objetivos de la Legión Cóndor. Xixón, Avilés, Trubia, Les Arriondes, Cangues d´Onís, Colunga, L´Infiestu, Llanes y Ribeseya sufrieron graves destrozos y muertes a causa de la aviación alemana. El Oriente asturiano fue especialmente machacado por los bombardeos nazis.

Una vivienda de Cangues d´Onís destruida por la aviación nazi.

Pese a algunos puntuales derribos de aviones alemanes, el bando antifascista carecía de medios eficaces para hacer frente a los ataques de un Ejército tan avanzado como el de Hitler, que ensayaba en suelo asturiano y español nuevas máquinas y técnicas de guerra. Estas incursiones aéreas, así como el apoyo a los franquistas en la decisiva batalla del Mazucu, Llanes, jugaron un papel fundamental en el avance de las tropas sublevadas y la toma de Xixón, el 21 de octubre de 1937, poniendo punto final a la resistencia republicana en Asturies.

Soldados nazis en la playa de San Lorenzo, Xixón.

Aunque oficialmente la Alemania nazi no participó en la Guerra Civil, la presencia de soldados y aviones alemanes en España era un secreto a voces para un Comité de No Intervención que en la práctica solo funcionó para legitimar la posición de Reino Unido, Francia y EEUU de no prestar auxilio a la República española. A pesar de que la expedición nazi fue siempre clandestina, en mayo de 1939 los últimos soldados alemanes se despidieron de la España franquista con un aparatoso desfile por las calles de Vigo. Una pequeña delegación también tomaría parte ese año en el Desfile de la Victoria celebrado para celebrar la conquista de Madrid y el final de la guerra. El III Reich condecoró a los veteranos con la Spanienkreuz o Cruz Española, y la España de Franco, alineada con el Eje, rindió en la postguerra distintos homenajes a los “aliados”. También en Asturies. En Uviéu por ejemplo las autoridades franquistas nombraron en el Campo San Francisco una “Avenida de Italia” y otra “Avenida de Alemania”. En Xixón, una placa en el Ayuntamiento y un monolito en el céntrico Paseo de Begoña, recordaron durante años a los aviadores alemanes que habían muerto la propia ciudad que ahora les rendía homenaje. Uno de los últimos vestigios de la huella hitleriana estuvo hasta hace poco en el cementerio de La Almudena, Madrid. Un mausoleo nazi recordaba a los alemanes caídos en España hasta abril de 2017, cuando fue retirado por el gobierno local de Manuela Carmena, de Ahora Madrid.

Portada del album franquista en honor de la Legión Cóndor, 1939.

No sabemos cuántos asturianos perecieron bajo las bombas de la aviación de Hitler. Podemos Asturies ha pedido esta semana en la Junta General una política de memoria pública, para que el Principado recuerde la huella histórica del nazismo en la comunidad. Para ello ha presentado una Proposición No de Ley en la que insta al Gobierno asturiano a que se dirija a la Oficina Central de las Administraciones Judiciales para el Esclarecimiento de los Crímenes del Nacionalsocialismo y le solicite información precisa sobre “los preparativos, la ejecución y las consecuencias de la intervención de la Legión Cóndor en Asturias durante la guerra civil”. Este organismo con sede en Ludwigsburg, Baden-Wurtemberg, fue creado por el gobierno del democristiano Konrad Adenauer en 1958 con el objetivo de ser la agencia pública de la República alemana dedicada a investigar los crímenes del Tercer Reich contra la población civil, tanto dentro como fuera del país, desde 1933 hasta 1945. El diputado Ricardo Menéndez Salmón, firmante de la iniciativa, enmarca la propuesta en el contexto de la batalla cultural contra el crecimiento de la ultraderecha en Europa, y señala en el texto que “Asturias carece de un conocimiento detallado sobre los estragos humanos y materiales que provocó en la región el mayor conflicto bélico vivido en España. Suplir esa carencia resulta importante no sólo para la ciencia histórica sino también para el conjunto de la sociedad”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí