Subida de salarios o movilización sindical en las calles

CCOO y UGT reclamaron en Avilés medidas contra la pobreza y la precariedad laboral en el Día Internacional de los Trabajadores.

Recomendados

Marta Rogia
Marta Rogia
Periodista, abogada, guionista. Cinéfila y apasionada de la radio, a la que he prestado voz mucho tiempo. Continúo con mi búsqueda de la autenticidad mediante narraciones que nos conecten a través de la emoción.

Bajo el lema “1 de mayo. La solución: subir salarios, contener precios. Más igualdad” unas 2.000 personas, según fuentes policiales, se manifestaron en Avilés respondiendo a la convocatoria de los sindicatos CCOO y UGT en el Día Internacional de los Trabajadores. El colectivo se ha visto muy castigado por la concatenación de las crisis del año 2008, de la COVID y de Ucrania, por lo que estas organizaciones reclaman que la salida de la coyuntura no sea a su costa sino, como indicaba Fernández Lanero, secretario general de UGT, “cambiando modelos productivos, apostando por la innovación, la transformación digital, la eficiencia energética, llevando un control público de sectores de los que depende la vida de las personas. Por tanto, o suben los salarios o habrá movilizaciones y nos encontrarán en la calle”. En una línea similar se pronunciaba José Manuel Zapico, secretario general de CCOO, que minutos antes de la concentración atendía a Nortes y explicaba que ese incremento salarial debía realizarse desde la negociación colectiva y siguiendo la recomendación de la Carta Social Europea que recoge la referencia del 60% del salario medio, además de que resultaba fundamental la revisión de los convenios colectivos, ya que muchos estaban congelados, como el de la hostelería o el sector de la limpieza en Asturias.

José Manuel Zapico y Javier Fernández lanero. Foto: Jesús Rueda.

La estrategia de Zapico es clara, pues desde su organización ya piden reducir a la mitad el precio del billete en el transporte público en Asturias, duplicar las ayudas de pobreza energética y social y crear un fondo de contingencia para que autónomos y pymes no tengan que cerrar. Y para Avilés en especial, “se necesita un nuevo estatuto para empresas electrointensivas que garantice precios estables, competitivos y su viabilidad para evitar lo que sucedió con Alcoa y que también se pueda recuperar la actividad de esta en un corto plazo de tiempo”.  En todo caso, los dos representantes sindicales se mostraron escépticos sobre la idea de Feijoo, el líder del Partido Popular, de reducir impuesto. Lanero defendió una reforma fiscal integral, gravar a quienes más tienen y también a las eléctricas y a los bancos que se han beneficiado de la situación, pero estimó que “no se puede hablar de una bajada generalizada de impuestos porque eso puede poner en peligro el estado del bienestar; nosotros no conocemos la propuesta para ver qué bajada de impuestos propone, en qué escalones y ese déficit, cómo lo va a compensar”.

Un momento de la marcha. Foto: Jesús Rueda.

A lo cual añadió que la derecha no se ha caracterizado por ayudar los más débiles, pero que este tipo de anuncios son fáciles de hacer y populistas. Zapico remarcaba que tras la ola de privatizaciones de los años 90, muchos empresarios y políticos de la derecha declararon la guerra a los impuestos porque “son unos independentistas fiscales” y desconfía de la rebaja general de tributos, pues supone “tener menos hospitales, tener menos escuelas, menos infraestructuras y menos servicios públicos y por tanto no contará con el apoyo de CCOO”.

Concentración final frente al Ayuntamiento de Avilés. Foto: Jesús Rueda

La diferencia de este primero de mayo en relación con otros años, según el representante de CCOO, radica en el cansancio, pues “son demasiados años de paro, de precariedad, de pobreza, la sociedad está fatigada y es urgente dar soluciones a los problemas cotidianos de los trabajadores y trabajadoras, de las familias, para que puedan llegar a fin de mes”. Zapico, antes de iniciar la marcha, que este año cambió su trazado para hacerlo más amplio, recordaba a otros colectivos que están sufriendo, como “el pueblo ucraniano, el palestino, los compañeros de Colombia que son asesinados por ser sindicalistas y los saharauis”. Con respecto a estos apuntó que el Gobierno debe rectificar, porque “los está traicionando y Pedro Sánchez no se puede poner de lado de una dictadura medieval que viola los derechos humanos y la legalidad internacional”.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí