Reflexón pa una tresformación real

Nun habrá movimientu de confluencia o aglutinador si nun s'entetexe dende los conceyos, ente les asamblees de les formaciones yá esistentes, y los movimientos que busquen una tresformación de la sociedá.

Recomendados

De la provocación:

Vustedes quieren tresformar el so país y enllenen la boca con ello. Día sí, día tamién. Pero sóbra-yos mediu país a tresformar.

Vustedes falen de “la xente”, “ye que la xente tien de salir a la cai”, “ye que la xente nun fai na”… Ensin decatar, que vustedes son “xente”.

Vustedes falen de que tal o cuala formación política ye una risión, una torga, una sucursal -si ye qu’asina se piensa-, y van creando l’alternativa, de l’alternativa, de l’alternativa. La escisión, de la escisión, de la escisión.

Vustedes falen de que tal o cuala formación peca de personalismu; pa llueu facer otra igualmente personalista.

Vustedes falen de la “ciudadanía”, de la “participación”, y nun dexen de xenerar espacios políticos delegacionistes, ultra-representativos, verticales, dirixistes

Vustedes falen de crear comunidá, de los curiaos, del compañerismu. Y llueu sóbra-yos la metá de la comunidá, de los y les compañeres d’espaciu.

Vustedes falen de que nun hai proyeutu políticu n’Asturies, d’Asturies y p’Asturies, sacantes el pequeñu grupu-burbuya de turnu. Eso sí, fantásticamente asturianu. Movimientos qu’interpelen a Asturies, a los que-yos sobra media Asturies.

Nun sé cuántos proyeutos hai pa tresformar la sociedá. Pero aparentemente nun tán coordinaos. Interrellacionaos. Faciendo itinerarios de tresformación a comuña, pa realmente camudar la realidá.

Emilio León. Foto: Iván G. Fernández

Inciso:

N’Asturies tenemos según los datos de les últimes eleiciones autonómiques seis partíos a la izquierda de la FSA que dicen querer, con unos argumentos o otros, tresfromar la sociedá y por estensión Asturies… Ente esos seis partíos sumen: 100.828 persones.

Hai 5.783 persones que votaron en blancu -podríemos asumir que por descontentu-, 4.978 que foron nulos, y la friolera de 320.395 persones que s’abstuvieron.

Ye un elementu, esti, que siempres me llamó l’atención. Si hai seis formaciones que quieren tresformar la realidá con discursos emancipatorios d’interpelación del Pueblu como suxetu políticu activu nesa tresformación, ¿Cómo ye posible que tea fragmentada esa tresformación en seis? ¿Cómo hai más d’un terciu de la población que s’abstién, porque na de lo qu’hai la representa?

Surde equí la necesidá de poner so la mesa “la voluntá de tresformación” qu’habría ser dalgo común nel espaciu políticu tresformador -independientemente de que s’apresente a les eleiciones o non-.

Cualesquier movimientu que nagüe por tresformar Asturies, nesti casu, tendrá de poder atropar equilibradamente les pulsiones de tol arcu que se considera tresformador, sumando al que ta hasta les mesmes narices y decide nun votar. Porque nun ye qu’esi terciu abstencionista tea llueu organizáu nun frente llibertariu. Ta na so casa cagándose en tolo cagable. En realidá nun vota por decepción, non porque seyan persones convencíes del so pensamientu anarquista.

“Nun ye qu’esi terciu abstencionista tea llueu organizáu nun frente llibertariu. Ta na so casa cagándose en tolo cagable”

Habría ver, entós, cuáles son los mínimos comunes denominadores de les seis famoses agrupaciones que graciosamente y sabiéndose perdedores, s’apresenten a les eleiciones añu sí, añu tamién. Por mui disparataes que mos puean sonar. Pero sobremanera, cuáles son los mínimos comunes denominadores d’eses más de 300.000 persones que queden en casa, añu sí, añu tamién. L’abstención siempres ye la opción mayoritaria.

Dicía enantes qu’eses seis formaciones atroparon nes eleiciones caberes 100.828 votos ente toes elles.

Si retrocedemos y aterrizamos nes anteriores, del 2015, foron nueve les formaciones que se presentaben con un discursu de tresformación o protesta en clave progresista.

Una d’elles foi quien a algamar en solitariu más votos que los qu’obtendríen les seis, mentaes enantes, cuatro años dempués.

Ye dicir, eses nueve formaciones de 2015 obtuvieron 178.436 votos, habiendo 10.182 votos en blanco, 7.736 votos nulos y 330.995 abstenciones. Les abstenciones, como vemos asemeyaes.

Gaspar Llamazares. Foto: Iván G. Fernández

Hai de recordar que la FSA en 2015 obtuvo 142.080 votos, mientres qu’en 2019 algamó 185.422 comiendo los votos prestaos a Podemos ya IX que perdieron en 2015 la oportunidá d’amosase realmente como alternativa si Izquierda Xunida sofitare la candidatura d’Emilio León, o bien Podemos Asturies sofitare la de Llamazares. Lo que se fexo y s’alardeó n’Uviéu, nun se quinxo facer na Xunta Xeneral. 

De les condiciones de posibilidá:

Llueu de facer esti pequeñu repasu ellectoral y ellectoralista, pensemos.

Nun habrá dengún proyeutu políticu ganador y realmente tresformador, si nun constrúi dende les mesmes bases y raigaños de la sociedá que pretende movilizar esa tresformación. Ye imposible. Pue algamase un cierto réditu por un discursu mediáticu bien axeitáu (casu Podemos-Pablo Iglesias nos entamos), pero ensin una tresllación, y una territorialización ello fina, piérdese y desapaez como la esmpluma, toa vez que nun se tienen les redes sólides sociales que puen aparar tola puxarra que l’aparatu mediáticu, políticu y xurídicu d’un sistema dau, puea poner a furrular pa evitar l’espoxigue de dalgo realmente tresformador. Curiosu ye en cuantes que na hestoria recién, fundamentalmente d’América Llatina, viose hasta la saciedá, y paeció nun importar a la hora d’executar proyeutos políticos nel Reinu d’España -cola esceición de momentu de Bildu n’Euskal Herria-.

Nun hai gobiernu tresformador que puea realmente caltenese navegando ente contradicciones si nun caltién les aliances que pretendidamente xenera al conformar un programa ellectoral “participáu”.

Ye dicir: Si una formación interpela pal so programa, pongamos d’exemplu la estaya educativa, a la comunidá educativa, una vuelta que s’algama representación, la parte encargada d’executar el programa educativu ha de tar trabayando cola mesma estaya de coleutivos qu’aidaron a facer el programa. Volcando y comunicando les torgues que tien pa executar esos puntos, evaluando’l nivel de consecución, y en dengún casu simplemente interpelándolos consultivamente o pa receoyer propuestes. Han de ser estayes de trabayu actives, compartíes ya interrellacionaes. Sinón, cualesquier manipulación o cualesquier problema d’execución sedrá usáu pol sistema de turnu pa debilitar a la formación o espaciu tresformador que seya.

Los espacios políticos que se dicen tresformadores han de poner en marcha nos sos propios espacios, que son a fin de cuentes microsociedaes, les formes que planteguen pa la sociedá futura pola que se nagua. Sinón, tarán autoengañándose, y xenerarán finalmente desconfianza nes sos propies bases. La famosa decepción suel venir de los dos puntos anteriores: Programa y la so consecución; formes tóxiques que nun xeneren confianza.

“Los espacios políticos que se dicen tresformadores han de poner en marcha nos sos propios espacios les formes que planteguen pa la sociedá futura pola que se nagua”

Nel casu asturianu, nun habrá movimientu de confluencia o aglutinador si nun s’entetexe dende los conceyos, ente les asamblees de les formaciones yá esistentes, y los movimientos que busquen una tresformación de la sociedá. Si nun se coaliguen coles formaciones municipales. Si nun planteguen un proyeutu d’Asturies y p’Asturies dende la so propia arquitectura territorial: los conceyos. Dengún alcuerdu ente directives de partíos consolidará una alternativa real. Esta sedrá feble, y probablemente dependiente de figures individuales probablemente, amás, esóxena al territoriu.

El tiempu ye siempres, pa los movimientos emancipatorios, sele. Suel dir a la escontra. Y al empar, nun fai falta andar con prises. Pues foron les prises, antañu, les qu’ocasionaron un desiertu políticu. Les ansies de tomar “en yá” los espacios institucionales descuriando aliances, entetexendo penriba les bases materiales de la vida, y obviando les consecuencies d’aiciones arriesgaes. Aiciones efectivamente y a curtiu plazu eficaces, pero realmente febles hasta’l puntu de qu’en menos de diez años hai de reinventase como quien camuda de marca pa viender lo mesmo; pues evidentemente son les mesmes persones les que tienen les inquietúes de tresformar la realidá. Esto nun ye un xuegu onde cargamos partida, y tener la paciencia y la contundencia de la nuesa parte, quiciabes mos faiga más fuertes, pesie a que siempres seya sero, porque siempres dalgo pasa.

Manifestantes por la oficialidá. Foto: Iván G. Fernández

D’otra banda, nun movimientu sóledu que llueu da’l saltu haza lo institucional “da igual” quien s’apresente, porque toos y toes somos compañeros y compañeres d’un mesmu proyeutu. En tou casu, pa escoyer quienes dirán nunes supuestes llistes ellectorales, el procesu habría ser plenamente abiertu y fuxir de les trampes d’“equipos”, llistes asociaes a figures, etc. Quienes quieran presentase pa encabezar el proyeutu, s’apresentarán nesa estaya, y quienes quieran presentase pa completar les llistes, fadránlo d’igual manera na estaya correspuendiente.

Y nel casu d’unes primaries internes, porque asina se quiera organizar l’espaciu, habría ser igual que nel casu anterior, con un matiz que ye’l de los famosos documentos internos. Estos documentos s’habríen de xenerar coleutivamente nuna Conferencia Política, non per aciu de propuestes asociaes a “bandos”. Fuxamos de cadarmes que lo que xeneren ye toxicidá, lluches de poder ridícules y que terminen por desnortar toa bona iniciativa.

Construyamos esi espaciu tresformador coles formes y el molde que quinxéremos p’Asturies nel so conxuntu. ¿Cuála ye la sociedá que queremos? ¿Cómo queremos que furrule? Porque asina habríen de furrular los nuesos espacios de vida.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí