Barbón califica de “histórico” el acuerdo que abre la puerta a convertir casi toda La Vega en pisos

Habrá 100.000 metros cuadrados de edificabilidad, torres, una autovía y Defensa se queda con los aprovechamientos lucrativos.

Recomendados

Andrés Illescas
Andrés Illescas
Es periodista.

El presidente del Principado, Adrián Barbón (PSOE) y el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli (PP) han firmado esta mañana, junto a la ministra de defensa, Margarita Robles, el convenio por el que el Ministerio de Defensa vende la fábrica de La Vega al Ayuntamiento de Oviedo y a la administración regional. Explica dicho convenio, que Barbón ha catalogado de “histórico” que el punto central de la actuación tiene que ver con la habilitación de suelo de edificable de uso residencial de nueva edificación. Se genera una edificabilidad de 100.000 metros cuadrados para viviendas, con las que se sufragará el alto coste que el gobierno central pedía por el complejo. En términos económicos, cualquier aprovechamiento lucrativo futuro –a parte de lo que obtiene Defensa con las viviendas– va para el Ministerio, que se lleva también el 50% de las plusvalías.

Según el acuerdo suscrito por Barbón y Canteli, para estas edificaciones se demolerán varios elementos del conjunto. Estos son, los chalés, la central térmica, la carpintería, el almacén de productos químicos, el economato, el botiquín, la fontanería, el almacén de residuos, el espacio de seguridad y documentación o el laboratorio, entre otros.

La nueva vivienda –un 30% de protección– incluirá “una edificación de altura y arquitectura singular que deberá constituir un referente urbanístico en el entorno”. Es decir, habrá un rascacielos. Asimismo,este nuevo espacio edificado será compatible con usos comerciales y hoteleros. Otro gran pelotazo será la creación de un parking de uso público, pero en manos privadas, que incluirá otras 400 plazas, a sumar a las ya numerosas del aparcamiento de El Vasco.

“Se generará un nuevo trazado de la autovía por el interior de los terrenos de la Fábrica”

Con el protocolo, se generará un nuevo trazado de la autovía por el interior de los terrenos de la Fábrica de Armas de La Vega, concebido con una sección transversal de 31,50 m de anchura, discurriendo colindante y paralelo a las fachadas Sur y Este de la Nave del Taller de Cañones.

Queda poco más, únicamente algunos talleres, la biblioteca o la capilla, que deberán ser rehabilitados por el Ayuntamiento (este también asume la urbanización) y empleados para usos municipales, lo que se describe como “dotaciones, equipamientos y usos productivos de interés general”. El Principado pasará a ser titular de un taller de cañones –que rehabilitará– con algo más de 5.000 metros cuadrados construidos, que deberá dedicarse a “usos de interés general”. Por el momento se intuye la intención de crear un supuesto polo biosanitario.

Central eléctrica de la Fábrica de La Vega, uno de los edificios cuya demolición se plantea. Foto: Javier Ordás.

Habrá las zonas verdes justas, a las que obliga la ley, 25.000 metros cuadrados y el Ministerio de Defensa conserva parte de los espacios, además de aprovechar los ingresos que le reportará La Vega “para hacer viable el desarrollo de los Planes de Inversión de las Fuerzas Armadas”. Casualmente, la operación coincide con la intención del gobierno nacional de aumentar el gasto en Defensa, a raíz del conflicto en Ucrania. El protocolo también apunta que el Ministerio se libra de hacer labores de descontaminación al “acreditar y garantiza” que ya lo están.

El plazo que se dan las tres partes para elevar este protocolo a convenio es de siete meses.

Tras la firma, Adrián Barbón defendió que se trata de un acuerdo “histórico” y agradeció a la Ministra su “generosidad” y “voluntad” durante una “compleja negociación”. Elogió también el presidente del Principado a Canteli, por defender la “colaboración leal entre administraciones” y mostrarse “perseverante, discreto y práctico”.

Por la izquierda, Adrián Barbón y Alfredo Canteli durante la firma del protocolo de La vega, esta mañana, en Madrid. Foto: Gobierno de Asturias

El presidente opina que Ministerio, Ayuntamiento y Principado ofrecieron con este acto “un ejemplo de política útil, la que sirve para atender los intereses de la ciudadanía. Un éxito en el que quiero subrayar la contribución tenaz y callada del vicepresidente Juan Cofiño”.

Anunció también el socialista la intención de la administración regional de aprovechar su parte del pastel para crear un polo biosanitario, aprovechando la proximidad del HUCA y de la Fundación para la Investigación Biosanitaria (FINBA). “El Principado, por tanto, fomentará el uso científico y tecnológico de la nave de cañones, que rehabilitaremos por completo. No obstante, no nos pararemos ahí: la experiencia de los últimos años ha constatado la capacidad y el atractivo de La Vega como factoría o ciudad cultural, un uso que seguiremos explorando y fortaleciendo en colaboración con el ayuntamiento”, subrayó Barbón.

Desde las redes sociales se ha convocado para este sábado una convocatoria sin siglas contra el acuerdo y en defensa de la recuperación y conservación de La Vega. Será a las 12:30h a la entrada de la Fábrica.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí