Asedio en Piedras Blancas

El Comité Regional de la FSA se convierte en un ataque a la dirección local del PSOE en Gijón y abre aún más la brecha entre las dos ejecutivas

Recomendados

Víctor Guillot
Víctor Guillot
Víctor Guillot es periodista y dirige el Centro de Interpretación del Cine en Asturias. Ha trabajado en La Nueva España, Asturias 24, El Pueblo de Albacete y el diario digital migijon. Colabora en la Cadena Ser. Su último libro, junto a Rubén Paniceres, se titula "Ceniza a las cenizas. David Bowie y la revolución visual de la cultura pop" (Ed. Rema y vive).

No se esperaban 662 avales en la calle Santa Teresa. Todo comenzó ahí, con una fría sorpresa que obligó a la dirección de la FSA y a la dirección del SOMA a cambiar sus planes para Gijón. Por eso se inventaron un comité regional celebrado este domingo en mitad de un proceso de primarias que no tiene más efecto que desestabilizar una votación, a siete días de decidirse quién será el próximo candidato al Ayuntamiento de la ciudad más poblada de Asturias.

“Yo seré neutral, pero nadie ha dicho que tengan que serlo otros”, imaginamos que pensó Adrián Barbón, instigado por el aparato del sindicato minero para montar el asedio en Piedras Blancas. Convertido en fortín militar, el comité regional pretendía ser el fusilamiento de José Ramón García “Monchu”, secretario local de Gijón, del que debería salir con los pies por delante. Los ataques procedieron de Oviedo y Mieres. Hubo quien se atrevió a reprocharle al socialista gijonés que no hubiera iniciado un proceso como el de Antonio Trevín, secretario local en Llanes. Desconocen o fingen no saber que en Llanes, Trevín había levantado en armas a todas sus huestes, a la espera de que Adriana Lastra iniciara su carga, meses antes de que fuera “dimitida” de la vicesecretaría del PSOE por Pedro Sánchez y Santos Cerdán.

Durante el asedio en Piedras Blancas, Adrián Barbón anuncio también, presionado por la dirección del SOMA, que Adriana Lastra encabezaría la lista al Congreso de los Diputados por Asturias y que Pedro Sánchez se lo habría pedido. El anuncio no tardó ni 24 horas en ser desmentido por el Secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, quien ha tachado la apuesta asturiana de “extemporánea” en un comunicado de prensa emitido por Europa Press dedicado a la política fiscal del PSOE y del PP y a dejar taxativamente claro que no habrá un “superdomingo” electoral con generales en mayo. El PSOE necesita tiempo para movilizar a su electorado, de manera que “elecciones cuando tocan y presupuestos cuando tocan”, dijo taxativo ayer.

“La tensión entre la FSA y la ejecutiva socialista de Gijón se vuelve cada día más insoportable”

De esta sucesión de acontecimientos, se desprenden varias evidencias importantes para Asturias. La primera es que la dirección federal está muy atenta al proceso de primarias que está teniendo lugar al norte de Pajares y, particularmente en Gijón, donde se observa con simpatía y mucha atención, según fuentes consultadas, el proceso dirigido por su secretario local. No quieren que las primarias se desmadren y se conviertan en un espectáculo mediático dirigido por el SOMA y eso explicaría que el debate en Gijón sea este martes a puerta cerrada. La segunda es que Adrián Barbón ha sido desmentido por el Secretario de Organización del PSOE, lo que erosiona su figura como líder regional hasta convertirlo en un outsider del socialismo en España, más próximo a Miguel Ángel Revilla, el presidente de Cantabria, que a Sánchez. El dirigente asturiano es títere de la dirección del SOMA que busca desesperadamente la manera de encontrar acomodo en las estructuras del partido o, mejor dicho, en las estructuras del poder.

El asedio en Piedras Blancas es, por tanto, un efecto del repliegue de la ejecutiva asturiana, el estado de alarma ante la descomposición interna y, en el fondo, un síntoma de la lejanía política que se intensifica y acelera con la ejecutiva federal de Pedro Sánchez. Paradójicamente, la defensa “extemporánea” de Adriana Lastra que hizo el sábado Barbón, podría derivar, más pronto que tarde, en un cambio de fichas en la FSA, si el Secretario Regional de la FSA se aparta de las pautas marcadas por el SOMA. No es descabellado pensar, tal y como hemos publicado en otra ocasión, que Adriana podría desplazar a Adrián en la Secretaría del partido y, de esa manera, dar su primer paso en la ofensiva hacia Madrid si el Presidente del Gobierno es cooptado por la Unión Europea.

Por el momento, habrá que seguir atentos a lo que acontece en Gijón, qué candidato emergerá de las primarias locales, qué programa y con qué equipo lo representarán en las próximas municipales. Lo que si es cierto es que del asedio de Piedras Blancas, José Ramón García salió vivo y más respaldado. La tensión entre la FSA y la ejecutiva socialista de Gijón se vuelve cada día más insoportable. Se ha declarado una guerra de largo recorrido y el próximo 9 de octubre sabremos quién habrá vencido en esta nueva batalla.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí