La transición de La Pereda: del carbón a la biomasa ¿y la basura?

La Coordinadora Ecoloxista teme que además de combustible forestal se quemen residuos y se convierta en la incineradora "por la puerta de atrás".

Recomendados

Redacción Nortes
Redacción Norteshttps://www.nortes.me
Te contamos lo ocurrido centradas en la periferia.

Hunosa transformará la central térmica de La Pereda, donde quemaba el carbón de su última explotación minera en activo -el pozo San Nicolás-, en una de biomasa tras resultar adjudicataria de 50 megavatios para ese fin en la subasta convocada por el Ministerio para la Transición Ecológica para otorgar el Régimen Económico de Energías Renovables (REER).

Según ha informado la compañía minera pública, esa transformación responde a los objetivos de consolidar la viabilidad de la compañía, “contribuir a una economía limpia y sostenible y vertebrar su territorio de referencia, con un claro compromiso con la descarbonización”.

Hunosa considera que el régimen retributivo obtenido avala la continuidad de La Pereda durante al menos veinte años y garantiza el mantenimiento del empleo de la instalación y la generación de otros nuevos al impulsar la actividad que supondrá el desarrollo del sector de la biomasa forestal además de permitir acometer nuevos proyectos de captura de CO2 y de redes de calor en torno a esta instalación.

El plan de transformación de La Pereda fue aprobado en diciembre de 2020 por el Consejo de Administración de Hunosa con el objetivo de asegurar la rentabilidad de la central y de la empresa, contribuir a la descarbonización de la economía y favorecer la vertebración de las comarcas afectadas por el cierre de la minería mediante el mantenimiento y la creación de empleo.

Desde entonces, el proyecto ha superado todos los trámites medioambientales y el pasado mes de mayo, la Comisión de Asuntos Medioambientales (Cama) emitió el preceptivo informe favorable de impacto ambiental y posteriormente lo hizo la administración autonómica.

El uso de la biomasa como combustible se enmarca en el proceso de transición ecológica y permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, la mejora de la eficiencia energética y el impulso de la generación de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables y, además, el proyecto tiene vocación de ayudar al necesario impulso de la gestión forestal de los bosques.

Según Hunosa, su plan para La Pereda incide en la transición justa a una economía descarbonizada al favorecer la vertebración de las comarcas afectadas por el cierre de la minería dado que el proyecto permitirá mantener los puestos de trabajo actuales y la creación de, al menos, unos 200 nuevos empleos por empresas dedicadas a la gestión forestal y tratamiento de la biomasa.

Desde la Coordinadora Ecoloxista temen que junto a la biomasa forestal se terminen quemando residuos urbanos, lo cual “no es un proceso limpio ni sostenible, es muy peligroso para la salud y para el medio ambiente por las emisiones atmosféricas contaminantes así como por las emisiones de efluentes líquidos producidos en el sistema de purificación de gases y la generación de residuos sólidos secundarios (cenizas y escorias)”. Desde la organización ecologista temen que La Pereda se vaya a convertir “por la puerta de atrás” en la incineradora de basuras que el Principado no ha podido construir hasta la fecha por la oposición política y social al proyecto.

“Los estudios científicos avalan que la incineración de residuos plásticos como la que está proyectada es una fuente importante de contaminación atmosférica. Se liberan a la atmósfera gases tóxicos como dioxinas, furanos, mercurio y bifenilos policlorados. Además, la quema de cloruro de polivinilo libera halógenos peligrosos. Las sustancias tóxicas liberadas suponen una amenaza para la vegetación, la salud humana y animal y el medio ambiente en su conjunto” ha señalado la Coordinadora en un comunicado.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí