El desfile militar de “Cepi”

Si el alcalde quiere promocionar un “desfile” que lo haga con personal sanitario y profesores y profesoras de la enseñanza pública.

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

Hay una fuerte dosis de sobreactuación del alcalde de Siero, al pretender arroparse en uniformes, frente a un vacío político que su gestión ha generado en los últimos años de alianza con la derecha y la extrema.

Si nos atenemos a las Bases del antiguo Premio DDHH del Ayuntamiento, ninguna instancia que tenga ingresos derivados de su actividad podría ser propuesto al galardón.

Cierto es que el premio citado, con 18 ediciones y un prestigio internacional ineludible, fue fulminado por el actual alcalde, y que ahora trata de sustituirlo por una medalla de oro, pero sin “bases” para ello, podrían imperar las anteriores: obvio es que nuestros militares cobran del erario público por realizar las funciones encomendadas. Ensalzarlas por demás, podría ser interpretado como otro exceso de militarismo, tal vez de utilidad para justificación del enorme aumento del gasto militar en nuestro país por orden de los EEUU, hasta por encima del 2% del PIB.

Poner en demasía las instancias y los recursos municipales en el “ardor guerrero” del alcalde ¿no podría entrar de nuevo en el terreno de la prevaricación?.

La “orden” dada por alcaldía con fecha de 8-7-2022, remite a que el regimiento habría sofocado un incendio, intervenido en la pandemia, y es un motor económico para el concejo (porque viven y compran aquí, dice..).. y por un prontuario  histórico que (¿tal vez fue sacado de Forocoches o de la página de la Fundación Franco?) ameritaría más de una pasada de readaptación al presente, para limarle las colonia-liduras, y para adaptarlo a las leyes de Memoria democrática.

Respecto a la primera parte, como se dijo hay contradicción: nuestros militares harán la tarea encomendada y recibirán el salario estipulado para ello, pues allí no hay ningún voluntario.

Foto: Ayuntamiento de Siero

Su intervención, por órdenes recibidas, durante la pandemia, ha sido más que discutida en el ámbito sanitario: no son profesionales del ramo, por lo mismo mucho mejor y con mayor eficiencia lo harán doctoras y enfermeras.

Respecto a la segunda, resulta de lo más elemental poner en su lugar histórico las intervenciones militares con las que se relaciona su pasado. Las de tipo colonial en la invasión africana en particular.

Pero sobremanera..a estas alturas ¿ensalzar los hechos históricos de posicionamiento de este estamento militar con el golpe militar franquista..  es lo que se quiere premiar ahora en Siero?

Sí, parece que está documentado y en todo caso se presume de ello en el escrito firmado por el alcalde Cepi, que el “regimiento de Infantería Milán N°3, intervino en la Guerra Civil y teniendo parte muy activa en la defensa de Oviedo, guarneciendo Pando, La Cadellada y el Cementerio.”  Es decir con los sublevados contra la democracia.

Se corroboran los hechos cuando recibieron medallas y distinciones posteriormente por dichas posturas decisivas contra la democracia vigente y a favor del golpismo en 1937, en 1940, en 1954.  ¿y ahora en 2022?

Al respecto una de las crónicas dice:

“El día 20 de julio de 1936, una compañía del regimiento de Infantería Milán número 3, llegó a la calle Uría donde colocó un bando en el que se declaraba sublevado y declaraba el estado de guerra.”

“ Ese día, fue detenido el rector de la Universidad de Oviedo y ex diputado, Leopoldo García Alas y García Argüelles, hijo de Clarín, que sería fusilado poco después en el que se ha considerado una ejecución estratégica como demostración de fuerza”.

¿Asusta, verdad?

¿por qué un alcalde de este tiempo ha querido poner ese episodio del pasado contemporáneo a la hora de propiciar un desfile y una medalla? ¿a quién se pretende amedrentar? ¿No estarán mucho más precisadas de apoyos y de homenajes organizaciones que defienden los derechos elementales, que trabajan contra la impunidad, que propugnan alimentación sana contra el hambre, que defienden la naturaleza y los bosques, que trabajan con la infancia  o con las personas refugiadas, o que padecen las secuelas de otros militares en otras latitudes? Tales eran, y lo siguen siendo, necesidades y destinos de promociones a los derechos humanos, como mandata la Federación de Municipios, la Ley asturiana de cooperación, o las normas internacionales de ddhh.

Por el contrario resulta an-ti-pe-da-gó-gi-co el militarismo extremo. “Gastos militares para escueles y hospitales” era un dicho clásico que cada día se hace más universal y necesario.

En cuyo caso si el alcalde quiere promocionar un “desfile” que lo haga con doctoras y enfermeras de la sanidad pública, y con profesoras y maestros de la educación pública, al tiempo que refuerza sus demandas para la mayor calidad de esas instancias de nuestra sociedad.

 “Menos armas, Más salario” es el lema de la reciente huelga general en Italia…

Firma: Javier Arjona, un cabo del ejército del aire en 1973 en España y “comandante” en Nicaragua 1985.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí