La Delegación Asturiana en Colombia se entrevista con el Ministerio de Exteriores

Se ha propuesto la apertura de un consulado colombiano en Asturias.

Recomendados

Javier Arjona
Javier Arjona
Minero jubilado y militante internacionalista.

Penúltimo día de la delegación astur tomando el pulso a lo que están tratando de planificar y hacer de manera perentoria para que la violencia se detenga, en el ministerio del interior, las perspectivas de la campesinada de Fensuagro, y la recepción oficial en palacio de San Carlos por parte de funcionarios de la cancillería.

El responsable y director de la unidad para los DDHH en el ministerio del interior, Franklin Castañeda, recibe a la delegación con apenas dos meses de formalización de su cometido en el ministerio, aunque unos meses antes hubiera aceptado el reto-trampa planteado en espacio público para asumir esa responsabilidad proviniendo de la militancia activa en la defensa de los ddhh.

Los “puestos de mando unificados”, las “Mesas de Garantías”, hacen parte del “plan de emergencia” que contempla 49 medidas para intentar detener la violencia contra defensoras/es .

El gobierno que aspira a ser popular-progresista ha sufrido un bloqueo institucional desde diferentes flancos, por lo que el ritmo no es el adecuado.

48 altos mandos policías y militares han sido relevados, y en algunos sectores hay huelga de brazos caídos para entorpecer los cambios.

En los territorios hay unas 230Mil hectáreas sembradas de hoja de coca, numerosas explotaciones irregulares de oro, y altas tasas de migración circulante que tienen el control de grupos armados, quienes todos finalmente en la ruta de distribución cuando llegan a los puertos se conectan con el control de las AGC paramilitares.

En ese marco se dan los asesinatos de líderes sociales, que aumentaron en octubre y noviembre por ser elecciones a JAC, juntas de acción comunal, y disminuyeron después.

Franklin aventura que este año va a ser duro y no va a ser pacífico por la resistencia al cambio económico, por las elecciones locales de octubre, por el impulso a acciones de reforma agraria, y por el propio proceso de posicionamiento ante la “paz total” del gobierno, por lo que habrá escenarios de mayor enfrentamiento con la derecha y la extrema.

Valora como muy importante el PAV asturiano, y se esboza posibilidad de colaboración para los retornos.

FENSUAGRO

Numerosas mujeres (de la dirección de la Federación y estudiantes de Trabajo Social del colegio mayor de Cundinamarca, en prácticas, reciben a la delegación asturiana,  e intercambian apreciaciones que comienzan con las novedades positivas de la Convención N Campesina de diciembre, la asunción por el gobierno de la Declaración de Derechos del Campesinado de la ONU, o las nuevas 4 Zonas de Reserva Campesina recién aprobadas.

Valoran como muy importante las misiones de la Vía Campesina-CLOC, de la que hace parte la Federación agraria de la CUT, para monitorear y acompañar el proceso de paz, que tiene próxima vista y coincidencia con el Primero de Mayo.

La Delegación asturiana.

La propuesta de Reforma Agraria Popular no es la que está en el programa del Pacto Histórico, pero hay pasos dados como la entrega de una finca embargada a los paramilitares de Castaño para que ahora sirva de práctica y experimento del sindicato campesino en Córdoba, en tanto que el IALA María Cano (Instituto de Agroecología Latinoamericano) sirve de centro de formación técnica y están aspirando a convertirla en Universidad Campesina con homologación oficial.

Sin embargo no se ha detenido el asesinato de campesinos, y la Federación sigue siendo estigmatizada en redes y otros espacios.

Entre los planes de trabajo está el desarrollo de corredor agroecológico empezando por el de Cundinamarca, y consideran que va a ser un año de movilización para defender las reformas necesarias.

Mientras tanto van produciendo el “café Tequendama con sabor a resistencias campesinas”.

La tercera actividad ha sido en sede diplomática e histórica (antigua vivienda de Bolívar) que ha sido palacio presidencial y ahora local del ministerio de exteriores desde los años 80.

El canciller Álvaro Leyva se encontraba en España, y ha encargado recibir a la delegación en palacio, con la presencia de jefe de gabinete, secretario general y tres responsables de DDHH en Colombia y en Europa.

Han compartido la actual acción de cancillería con un cambio de enfoque a los DDHH, y una notable asunción de normas internacionales, como la relativa a Desapariciones forzadas, la de Protección a personas mayores, la ley contra el racismo, la Declaración de Derechos del Campesinado, la Alianza mundial sobre Desapariciones, la convención contra la tortura, entre otras, con un cambio de relacionamiento con la sociedad civil y apertura a procedimientos especiales, con proyección de recibir e los Relatores de la ONU.

La delegación asturiana, tras recomendar que el ministerio pudiera abrir consulado en Asturias, mostró está propuesta de complicidad:

“Sr. ministro, amigos, compañeros -as:

Asturias observa con interés y esperanza el cambio se signo político de Colombia emprendido en agosto pasado, de la mano de las multitudes juveniles que asumieron el reto de construir una sociedad incluyente, equitativa y en paz.

La calidad democrática requiere de la participación organizada de la sociedad y tiene como premisa el reconocimiento de la legitimidad de las organizaciones y de sus liderazgos, más en una sociedad tan joven y diversa como la colombiana.

Conscientes de que las autoridades civiles colombianas no estaban haciendo lo suficiente para preservar la vida de los dirigentes sociales, y ante la evidencia de que las autoridades militares tampoco lo hacían al estar cegadas por la doctrina que señala como enemigo interno los liderazgos que denuncian abusos y exigen derechos, decidimos -hace veintidós años- crear el PROGRAMA ASTURIANO DE ATENCIÓN A VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA EN COLOMBIA y realizar cada año una visita a las regiones inmersas en el conflicto armado interno, para establecer el estado de los derechos humanos, el DIH y acompañar a las organizaciones sociales en sus anhelos de justicia social.

El Programa Asturiano de protección temporal, decano de este tipo de programas en España, ha acogido a 139 dirigentes sociales colombianos en riesgo. Dos de ellos, sindicalistas, fueron asesinados a su regreso al país: LUCIANO ROMERO MOLINA en el 2005, y HENRY RAMIREZ DAZA en el 2010. las demás personas -en su mayoría- continúan defendiendo los derechos humanos y la paz.

Además y desde el 2005 conformamos una Delegación Asturiana que ha viajado sin interrupción los últimos 19 años a los territorios en guerra y hemos producido otros tantos Informes que se trasladan a la sociedad asturiana, española y europea, para concitar solidaridades y acciones humanitarias ante la incapacidad -o la negligencia- de los sucesivos gobiernos para proteger los liderazgos con potencial trasformador de la sociedad, contra los que se ha ejercido una suerte de “necropoder” entendido como el poder soberano de dejar vivir o dejar morir a cierta población que resulta incómoda para los centros del poder político y económico, sea nacional o transnacional.

Actualidad