Asturias podría topar ya los alquileres en Gijón, Oviedo y otros concejos con grandes subidas

Con la nueva Ley de Vivienda el Principado podría limitar las rentas en las llamadas "zonas tensionadas", una medida que Cataluña ya ha pedido.

Recomendados

Ismael Juárez Pérez
Ismael Juárez Pérez
Graduado en Periodismo. Ha escrito en La Voz de Avilés, Atlántica XXII, El Norte de Castilla y El Salto. Fue coeditor y redactor en la revista de cortometrajes Cortosfera.

La nueva Ley de la Vivienda que permite topar los precios de alquiler se publicó en el BOE hace cuatro meses, pero, desde entonces, ha habido pocos movimientos para evitar el incremento continuado que sufren los inquilinos y los que desean serlo y no pueden. “Tengo 28 años, quiero alquilar en Oviedo y no puedo. ¿Cómo pretenden que la gente joven destine hasta el sesenta o el setenta por ciento de sueldo a pagar un alquiler?”, se pregunta Javier Fernández, vecino de Pola de Siero que, antes de regresar a vivir con sus padres, estuvo viviendo de alquiler con su pareja hasta que la relación terminó. “Hay una desconexión total entre los salarios y los alquileres.” Entonces, ¿por qué no se aplica la ley y se limita el precio del alquiler ya?.

Todos los indicadores señalan que los precios siguen subiendo en la región. Un 5% en el último año. En Gijón el incremento alcanza el 12,9%. En Oviedo el 5,9%. El incremento en Avilés ha llevado a que el precio medio por alquiler de las viviendas sea de más de 700 euros, situación que se acentúa por la escasez de oferta. El lector más perspicaz se dará cuenta que estos datos no coinciden con los publicados en otras cabeceras o páginas web. El incremento es seguro, pero el porcentaje varía según las fuentes.

“Casi todos los datos que se pueden encontrar vienen de los portales inmobiliarios, pero ellos hablan de sus clientes, no pueden hablar de todos los inquilinos que hay en todo el país.”

“Es que en España no hay estadísticas fiables de alquiler de precios,” afirma Alejandro Inurrieta, expresidente de la Sociedad Pública de Alquiler. Afirma que “casi todos los datos que se pueden encontrar vienen de los portales inmobiliarios, pero ellos hablan de sus clientes, no pueden hablar de todos los inquilinos que hay en todo el país. No todo el mundo alquila, por ejemplo, con Idealista.”

Según el portal idealista.com la variación interanual en los últimos cinco años en el conjunto de la región ha sido de 5,7%. Por municipios, en ese periodo de tiempo, destacan Langreo (10,4%); Avilés (9,9%); Gijón (5,2%); y Oviedo (4,9%). ¿Se puede poner freno a esta subida continuada? La ley dice que sí, pero por el momento la única comunidad autónoma que va a poner freno a esta subida es Cataluña, en base a la legislación estatal. En Asturias se está estudiando esta posibilidad.

“Esto no es fiable, por eso cuando se hizo la ley, el Ministerio dijo que se publicaría con el tiempo un índice valido y fiable de precios de alquiler para aquellas zonas que se consideren tensionadas. Es decir, se necesita ese índice para ver claramente cuáles son las zonas tensionadas. Sin embargo, ese índice no se ha hecho excepto en Cataluña.” En esa comunidad autónoma tienen un índice relativamente fiable realizado en base a las fianzas. Allí el propietario, cuando alquila, tiene que depositar la fianza en un organismo público. Esta es la razón por la que han sido los primeros en intentar topar los precios de alquileres echando mano de la Ley de la Vivienda.”

Viviendas de la SAREB en Corvera.

La última ley de la vivienda, que entró en vigor el pasado 26 de mayo, permite limitar el precio de los alquileres, pero da competencias a las comunidades autónomas para que puedan declarar “zonas de mercado residencial tensionado” todos aquellos lugares “en los que exista un especial riesgo de oferta insuficiente de vivienda para la población.”

Inurrieta considera que los datos de las inmobiliarias nunca pueden ser fiables porque “tú sabes el precio al que el propietario pone el alquiler, pero no el que finalmente se paga o si posteriormente se reduce. Por no hablar del dinero negro que puede haber en todo esto.. En realidad es un marasmo de datos que es muy difícil analizar y con el que es muy complicado hacer política.”

El objetivo de esta ley aprobada en mayo es, por un lado, contener el precio de los alquileres y, por otro, incrementar la oferta de viviendas en alquiler dentro de un precio razonable. Para que las autonomías puedan declarar zona tensionada algún municipio, ciudad o ámbito territorial tienen que darse con al menos dos requisitos. Uno de ellos es que el coste medio de la hipoteca o el alquiler, incluyendo los gastos, supere el 30% de los ingresos medios de los hogares de la zona. El otro requisito posible es que el precio de la compra o del alquiler en los últimos cinco años haya tenido un incremento acumulado de al menos un 3% superior al porcentaje del crecimiento acumulado del IPC en toda la comunidad autónoma. Las cifras podrían indicar que se dan los requisitos para topar los precios en diferentes lugares de Asturias.

“Volvemos a lo mismo, hoy por hoy, no hay estadísticas públicas fiables, por lo que es difícil concretar con fiabilidad cuáles son las zonas tensionadas”, insiste Alejandro Alejandro Inaurrieta, autor del libro “Vivienda. La revolución más urgente”.

“Hasta que el Ministerio o las comunidades autónomas no se pongan a realizar una estadística fiable, no hay nada que hacer.”

¿Cuáles son las zonas tensionadas en Asturias?

El periodista Bernardo Álvarez, en un artículo publicado en NORTES el pasado de mayo, ponía de relieve la disparidad de datos que se tienen para declarar como zonas tensionadas diversos municipios de Asturias. Según el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, así como el Instituto Nacional de Estadística, hay 13 municipios que cumplen con estas características: Tapia de Casariego, Valdés, Cudillero, Pravia, Muros del Nalón, Castrillón, Villaviciosa, Cangas de Onís, Laviana, San Martín del Rey Aurlio, Langreo, Morcín y Cangas del Narcea.

Sin embargo, la plataforma de big data inmobiliario Brainsre habla de 14 municipios que cumplen con al menos uno de los dos requisitos necesarios para ser zonas tensionadas. En esta web el listado es diferente: Castropol (concejo donde más ha subido el alquiler desde 2016: un 28%), Gijón (municipio asturiano donde el alquiler supone un mayor porcentaje del salario: un 21,2%), Cangas de Onís, Vegadeo, Allande, Parres, Cabrales, Salas, Oviedo, Mieres, Langreo, Aller, Pravia y Cudillero.

Es decir, solo hay cuatro municipios que aparecen en los dos listados: Cudillero, Pravia, Cangas de Onís, Langreo.

Foto: Alisa Guerrero

Alejadro Inaurrieta lo tiene muy claro: “Hasta que el Ministerio o las comunidades autónomas no se pongan a realizar una estadística fiable, no hay nada que hacer. Sin eso no se puede topar el precio de los alquileres.”

¿Qué medidas se podrían adoptar en esos lugares tensionados?

Si el municipio es declarado zona tensionada, en primer lugar, la nueva ley de vivienda permite que el inquilino solicite prórrogas extraordinarias durante tres años y en las mismas condiciones. El casero está obligado a aceptar esta petición, excepto si finalmente llega a otro tipo de acuerdo con el inquilino o si el propietario reclama el inmueble para un familiar suyo de primer grado.

En segundo lugar, en las zonas tensionadas la ley obliga a que el precio del alquiler del nuevo contrato sea el mismo que el vigente durante los últimos cinco años, sin que se pueda incluir nuevos gastos que no recogiese el contrato previo.

En tercer lugar, el propietario puede subir las rentas solo si ha efectuado en la vivienda durante los dos años anteriores alguna obra de rehabilitación o mejora. También si el contrato firmado en un principio había sido de diez años. El incremento no podrá ser superior al 10%.

En cuarto lugar, los grandes propietarios no podrán no podrán incrementar el precio de ninguna de las formas, tanto si la vivienda ha sido alquilada en los últimos años como si no lo ha sido. En este sentido, la ley da capacidad a las comunidades autónomas para denominar gran tenedor a propietarios de un mínimo de cinco viviendas.

En quinto lugar, la nueva ley permite que en las zonas tensionadas los propietarios accedan a una bonificación del 90% si realiza un nuevo contrato de alquiler que contenga una rebaja del 5% del precio con respecto al alquiler anterior. Esta bonificación será del 70% si el propietario alquila por primera vez a una persona de entre 18 y 35 años.

“En este momento en la mayor parte de las autonomías gobierna el PP o el PP con Vox, partidos que se opusieron a esta ley, y es prácticamente seguro que harán un boicot al desarrollo de esta ley.”

“En realidad esta ley puede estar en una vía muerta.” Esta opinión la justifica Inaurrieta en que “las comunidades autónomas no están obligadas ni a declarar zonas como tensionadas ni a topar los precios. Es algo que pueden o no pueden hacer. En este momento en la mayor parte de las autonomías gobierna el PP o el PP con Vox, partidos que se opusieron a esta ley, y es prácticamente seguro que harán un boicot al desarrollo de esta ley. Además los portales inmobiliarios están haciendo un lobby tremendo en contra de la ley, ellos generan la inflación de los precios de la vivienda.” Según el experto la inmobiliarias “están a sueldo de las grandes constructoras para que los precios de la vivienda nunca bajen y siempre estén subiendo porque es una forma de rentabilizar la inversión.”

Vivienda en Xixón. Foto: Fotocasa

En su opinión, “en Asturias podría haber más posibilidades que en otras regiones para que hubiera un control más exhaustivo y llegar a topar los precios, pero, una vez más, para eso se necesita, además de voluntad, el índice fiable del que hablábamos. Y para ello se necesita un gobierno, que todavía no tenemos, y un ministro que tenga interés en hacer ese índice fiable lo antes posible.” La solución que Alejandro Inaurrieta propone para lograr ese índice es que sea obligatorio registrar en “los ayuntamientos los contratos de alquiler, no solo por parte del propietario, sino del inquilino. Por ahí se tendrían datos fiables del contrato y el precio.” Sin embargo, “han preferido que sean las comunidades autónomas las que decidan arbitrariamente y sin datos fiables.”

Javier Fernández, quien poco antes de la conversación precisamente estaba buscando nuevas ofertas en Internet y que ahora mismo se dirige al trabajo, considera que la situación “es un abuso”. Y se lamenta: “Los propietarios se aprovechan, y ya ni hablo de las inmobiliarias. Se aprovechan porque saben que la gente necesitamos un lugar para vivir y que aunque suban los alquileres a precios estratosféricos siempre habrá gente que acabe pagando lo que sea. Eso no es ético. El sistema que permite esto no es ético.”

Actualidad