132 años de socialismo ovetense

A finales de 1894, en una habitación cedida por Antón de la Cabaña en el número 1 de la calle Covadonga, se reconstituye la ASO.

Recomendados

Carlos Fernández Llaneza
Carlos Fernández Llaneza
Portavoz del PSOE de Oviedo y autor de varios libros sobre la capital asturiana.

28 de febrero de 1892. Se constituye la Agrupación Socialista de Oviedo. Su primer Comité Ejecutivo estaba formado por Joaquín Junquera, presidente; Antonio Suárez Morán, vicepresidente; Santiago Seara, secretario; José Sánchez, vicesecretario; Antonio Cabal, contador; Antonio Álvarez, tesorero; Serapio Rodríguez, Francisco González y Ángel Álvarez, vocales; comisión revisora de cuentas: Perfecto García, Marcelino Landa y Francisco Álvarez Santullano. Su primer domicilio estuvo en la Corrada del Obispo, en la Casa del Deán Payarinos. De ahí, y tras una huelga que dejó sin fondos a las sociedades que prestaron apoyo a los trabajadores, se disolvió el Centro Obrero y la ASO se quedó sin local.

A finales de 1894, en una habitación cedida por Antón de la Cabaña en el número 1 de la calle Covadonga, se reconstituye la ASO. A partir de ahí, la historia continúa. Nombres que merecen ser recordados. Iniciadores de una dilatada militancia socialista en Oviedo. 132 años han transcurrido. Muchos entre las sombras de una guerra y una dictadura. Hoy, España es una democracia consolidada. Un país en el que hemos ido avanzando, año tras año, en derechos y libertades. Hoy, las y los socialistas ovetenses queremos mirar al futuro de nuestra ciudad y de nuestro país, a pesar de las dificultades, con optimismo. Un optimismo que no existía en la sociedad asturiana cuando visitó esta tierra Pablo Iglesias Posse el 26 de febrero de 1892.

Pablo Iglesias en Oviedo.

La prensa decía entonces que las ideas socialistas nunca arraigarían en Asturias. Aquello no desanimó a mujeres y hombres que hicieron posible que esas ideas arraigasen creciesen, y mejorasen una Asturias muy precaria en lo laboral, pero que se mostró muy permeable a la ideología socialista, precisamente porque nuestros ideales eran la respuesta a los problemas de aquella sociedad.

Hoy es obligado rendir tributo a tantos que, con su ejemplo de militancia, coherencia, honradez, lealtad y no pocos sacrificios, lograron que otros podamos estar hoy aquí. Esta efeméride nos debe hacer revisar qué significa ser socialista en la sociedad del siglo XXI, sin duda, muy diferente de aquella de hace más de un siglo. De generación en generación hemos ido recogiendo el testigo de las y los que nos precedieron. Su memoria perdura de forma indeleble y vigorosa y es acicate para continuar, un estímulo esencial en los momentos de duda.

De generación en generación hemos ido recogiendo el testigo de las y los que nos precedieron

Un recuerdo, asimismo, a Vigil Montoto y Ángel Suárez, los dos primeros concejales socialistas elegidos en 1901, así como a los tres alcaldes socialistas que ha tenido la ciudad en la historia de la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo: Lorenzo López Mulero, Antonio Masip y Wenceslao López. Los tres en circunstancias muy distintas. Obligado recordar a uno de los socialistas más determinantes de nuestra historia, el ovetense Indalecio Prieto Tuero, a quien una visión sectaria de la historia sacó del callejero ovetense en 2021.

Mitin en la Casa del Pueblo de Oviedo/Uviéu en vísperas de la revolución de octubre.

Hoy, la razón de ser de los socialistas ha de ser, desde nuestro sistema democrático representativo, la de gobernar con el fin de transformar nuestra sociedad en positivo, adaptarla a nuevos retos, a los nuevos problemas que se nos plantean y a las necesidades manteniendo con firmeza nuestros principios. Como desde siempre, la igualdad está presente en las políticas a desarrollar, alcanzando nuevas y más altas cotas en la mejora de los servicios públicos donde ha de prevalecer el interés general frente a políticas neoliberales, riesgo real que amenaza el estado de bienestar.

Wenceslao López y otros socialistas ovetenses en la Transición.

La democracia que tanto costó recuperar no es algo que tengamos garantizado de por vida. Tenemos que trabajar cada día para que se consolide y afiance. Desde el ámbito municipal debemos hacer todo lo posible para que la sociedad confíe en la política como la actividad noble que es y que está en todo y nos incumbe a todos. Construir una sociedad mejor, por obvio que parezca, ha de ser nuestro objetivo. Ese era el fin de los que iniciaron nuestro caminar hace 132 años; no en vano, como bien decía nuestro fundador Pablo Iglesias Posse: “Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes”.

Antonio Masip, alcalde socialista entre 1983 y 1991.

Con el recuerdo presente de quienes iniciaron el camino, pongamos toda nuestra fuerza, nuestra imprescindible unidad, nuestra responsabilidad, nuestra lealtad y nuestro compromiso en contagiar nuestra convicción, ilusión, voluntad y firme y fundada esperanza de lograr un Oviedo mejor por el que estamos trabajando y que todas y todos soñamos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Actualidad