Semeyes de la llingua nel añu de la oficialidá

L'asturianu, lo mesmo que cualquier idioma que tea vivu, tien que dir dexando fuera lo que nun-y fai falta y garrando lo que necesita de les llingües que-y lo apurren

Recomendados

Paquita Suárez Coalla
Paquita Suárez Coalla
Escritora en asturiano y en castellano, traductora y profesora en el Borough of Manhattan Community College, de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

Una

Fai unos cuantos años llegaron a Grullos unos amigos murcianos de la mio hermana qu’andaben de vacaciones per Asturies. Yera a fines de branu —comienzos d’esi mes fronterizu que ye setiembre— y mio padre llevólos a la güerta onde espurrimos los díes siempre que tán bonos, y onde neses feches les mazanes teníen que-ys dir dando color a los árboles como nos cuadros de Piñole. Los amigos murcianos de la mio hermana, que nel únicu sitiu onde ellos vieran mazanes fora nel supermercáu, quixeron saber cómo se recoyía la fruta. “Sutripas l’árbol y pañas las mazanas”, esplicó-ys mio padre.

Los amigos murcianos de la mio hermana quedaron mirando pa mio pá como si foran un signu d’interrogación, y dixéron-y que nun entendíen. Mio pá quedó mirando pa los murcianos igual de plasmáu qu’ellos, y retrucó que nun-ys lo podía esplicar d’otra forma.

“Nun sé cómo dicivos”, diz la mio hermana que dixo mio padre, y camiento que tendría que ser ella la que s’acabó faciendo cargu de traduci-ys a los sos amigos de Murcia lo que mio padre dixera.

Dos

Siempre me quedé cola curiosidá de saber cómo la mio hermana diría sotripar en castellanu. Un poco como mio padre, nun soi quien a atopar nesta llingua una pallabra pa traducir esti verbu cola que m’alcuentre cómoda: golpear, menear, sacudir… Cualquiera de los términos déxame una sensación paecida a la que siento cuando, en dellos contestos castellanu-falantes, óigome dicir bonito por guapu, o me da mucho gusto por qué prestoso, o se hizo daño en llugar de mancóse.

Mio güelu, qu’en paz descanse, llamaría a esto falar cortao, lo mesmo que dicía de Lidia, una muyer que se criara en Monte, que per munchos años rexentó col home la única panadería qu’había en Candamu y que cuando garró’l trespasu de L’Agrícola, ún d’aquellos chigres-tiendes que teníamos nos pueblos, diba redondiando les terminaciones de les pallabres a midida que diba trayendo novedaes y caxigalines pal establecimientu. Primero foron unes esponxes pa llimpiar el calzáu pa les que nun facía falta betún, espués foron desodorantes Rexona pa les muyeres y, al final, aquella paisana traxo unos tiestos pa les plantes que na vida se vieren nes tiendes d’una aldea. Espués, y pa siguir dándo-y aires de modernidá al negociu, fixo de la galería de la casa un consultoriu pal médicu. Asina que pa cuando llegaron a la tienda los tiestos y Lidia punxo’l consultoriu nel cuartu que quedaba xunto al chigre, yá esta muyer nun debía saber lo que yera una fabada nin, muncho menos, lo que fora pasar fame. 

Tres

Llevo años faciendo un diccionariu del léxicu familiar. Sé que nun soi la única, nin la primera, y que ye un actu aporfiáu que naz de la urxencia de caltener aquelles pallabres —perdíos seguramente los soníos, como dixera’l poeta Pablo Ardisana— coles qu’aprendí a mirar y a entender la vida. Naz, tamién, d’un mieu fondu a quedame ensin les referencies esenciales qu’atestigüen qu’esi mundu esistió y que yo fui parte d’él, y de la necesidá de conocer meyor la hestoria de la que vengo y a la qu’en so día nun presté —o nun me dexaron que prestara— l’atención que debiera.

Enfotaos en que la mio hermana y yo echáramos p’alantre y nun tuviéramos qu’andar al rabu las vacas, na casa teníamos códigos llingüísticos diferentes. Términos como sallar, rozar o arrendar namás los usaben mio padre, mio madre y los mios güelos, y algún otru como cuyar, qu’ellos dicíen, cambiámoslu nosotres por cuchara en cuanto entamamos a dir a la escuela. Más d’una vez-y sentí dicir a mio güela que naide naz apresu, espresión que na vida yo usé y, cuando empezamos a llevar amigues a casa, siempre-ys preguntaba que cómo s’alcontraban. Cuando foi de necesidá, traduximos, ensin qu’eso significara que nosotres fixéramos el camín de vuelta a la llingua que tabemos interpretando. Nun teníamos entós esa sensación de perda que diba llegar más tarde, anque por suerte, hubo munchos términos de los que nun nos pudieron desheredar porque yeren términos intraducibles y básicos como aballar, goxu, llamuerga, estrafullar, llindiar, escolanciu, aformigase… términos que nun apaecíen nos llibros de testu y que, tamién n’aquelles escueles de los años 70, nos facíen falta a diario. 

Cuatro

Nesi diccionariu del léxicu familiar voi guardando pallabres que nun escucho en tol añu y que, cuando-ys les siento dicir a mio ma ya mio pá otra vuelta, tienen el mesmu poder de la madalena de Proust: amugar, alingor, billuriciu, esfoyar, reple, fenoyu, fervidillu.

Pallabres pa les que yá en so día nun tuvi referencies concretes pero que nos fixeron falta p’averanos a la nuesa hestoria cercana: andecha, arroxar, llabiegu, roxadura.

Pallabres que na vida escuché y que vinieron de la mano de les alcordances de familia: poxa, argatus, arestas, manal.

Pallabres como folganzán, que mio padre cree que solo dicen los que “falen de pena”, ensin dase cuenta que cuando nun-ys supo traducir a los murcianos sotripar y pañar tamién taba falando de pena él.

Pallabres que cruciaron les agües del Atlánticu conmigo y que les mios fíes abelluguen agora na sintaxis del inglés y el castellanu: llombu, mancase, xelada, curuxa, llagar.

Neña na manifestación de la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana. Semeya: David Aguilar Sánchez

Cinco

Será verdá que l’asturianu perdió la música, como dicía Ardisana. Lo mesmo que’l catalán y l’euskera, dicía tamién el poeta llaniscu. Pero la cosa nun ye mui distinta col castellanu que va dexando atrás un léxicu, unes espresiones, unes cadencies… mentes gana otres. Nun sé cuánto ye lo qu’entendería un rapacín de Valladolid o Palencia si se punxera a lleer una novela de Miguel Delibes como El camino o Las ratas. Y aquel novelucu de Ramón J. Sender, La tesis de Nancy, tan llenu de dichos del castellanu andaluz que-y fixeran la vida imposible, anque abondo entretenida, a la estudiante norteamericana, de xuru que 60 años más tarde podría facése-ys igual d’incomprensible a los mesmos falantes d’esti dialectu d’Andalucía. Per otru llau, nengún ñetu en negún sitiu faló nunca como falaben los güelos.

L’asturianu, lo mesmo que cualquier idioma que tea vivu, tien que dir dexando fuera lo que nun-y fai falta y garrando lo que necesita de les llingües que-y lo apurren, nun procesu continuu d’actualización y d’adautación que nun ye esclusivu de la nuestra llingua. En resumíes cuentes, nun hai que lo escaecer, namás los idiomes que yá morrieron nun cambien.

Seis

Por eso ye que pallabres como roxadura o escudiella lleguen a nosotros col arume de la hestoria y la señaldá, y conservales na memoria ye un actu d’arrogancia con esi pasáu cercanu del que venimos y una manera de facer un viaxe a un mundu que nun nos queda tan lloñe. Pero anque yá naide arroxe nestos tiempos y en vez d’un canxilón tengamos un microondes na cocina, somos munchos los asturianos que siguimos usando les formes simples de la conxugación verbal, asitiando los pronomes átonos tres el verbu o llevantando la oreya cuando sintimos a alguién que fala col pretéritu perfeutu, y nun hai que tener sensibilidá de gramáticu pa entender qu’estes estructures —y abondos vocablos— nun son les de la llingua castellana. A les mios fíes, que nacieron y se criaron en Nueva York, da-ys apuru sentir a la güela espresase en castellanu en cuanto se quita la ropa de diario, y l’home d’una vecina nuestra de Grullos que ye de Valladolid non siempre la entiende cuando fala, anque esti paisanu fai como si supiera lo que-y ta diciendo porque, espués de cuatro años xuntos y la metá’l tiempu viviendo n’Asturies, debe sentise mal de nun saber lo que ye un rabil o de nun enterase si la muyer-y pide que-y apurra la fesoria. La muyer, que de toles maneres entiende que nun entienda tolo que-y diz porque l’home ye de Castiella, fai l’esfuerzu d’alcontrar aquelles otres pallabres que-y lo espliquen. Y hai veces que les alcuentra y hai veces que non. Y cuando non, él y ella queden conformes —él pensativu, ella mirándolu— porque saben que na so rellación llingüística eso ye lo normal.

Siete

Cuando esti añu volvía a Nueva York espués de pasar casi tres meses nel pueblu, a puntu yá de subime al avión en Barajas, nesi momentu nel qu’apurres el billete per última vez pa que te dexen pasar, y despistada como soi colos protocolos de los vuelos internacionales, averéme a la trabayadora d’Iberia que me diba atender y pregunté-y: ¿Doite’l pasaporte? Y foi acabar de pregunta-y esto y sentir d’inmeditu l’ecu de la mio entruga como un golpe seriu de realidá que me fixo ver de repente que yá nun taba n’Asturies y qu’esi viaxe redondu del veranu taba a puntu acabase. Afortunadamente pa min, les llingües nin fain bultu nin pesen y nun teo que pagar escesu d’equipaxe pa siguir sintiéndome arrequexada nel asturianu hasta que llegue la hora de la siguiente vuelta.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here