La crisis de Vox Asturias suma una nueva baja

Hugo Huerta, concejal ovetense, abandona el partido, y deja en el aire la continuidad del grupo municipal y de sus recursos económicos.

Recomendados

Diego Díaz Alonso
Diego Díaz Alonso
Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y dirige Nortes.

Segunda baja del mes en Vox Asturias. Tras la dimisión del portavoz autonómico Ignacio Blanco alegando “motivos personales”, pero pocas horas después de que El Español publicara sus vínculos con negocios inmobiliarios de dudosa ética, llega la salida de Hugo Huerta, edil ovetense de la formación de Santiago Abascal. Lo hace dando un sonoro portazo en un comunicado en el que se despacha con los dirigentes de su partido.

Huerta, que es junto con Cristina Coto el otro portavoz del partido en Oviedo/Uviéu alega que se marcha por el “clima insostenible” y “falta de democracia interna y comunicación” en el grupo municipal y a nivel regional. Dado que el grupo municipal solo lo componen dos personas, él y Cristina Coto, los motivos parecen claros. No se soportan. El concejal se presenta como una persona “discreta” frente al “ego” de otras personas, pero en el partido ovetense Huerta acumulaba enemigos que le tachaban de “vago”, un adjetivo que también algunos reservaban para Blanco, al que se acusaba de estar más pendiente de los focos de las tertulias de la ultra El Toro TV, que del trabajo político en Asturies.

Hugo Huerta en una carpa de Vox.

Huerta seguirá como concejal no adscrito, sin sueldo, pero con dietas, hasta el final del mandato. ¿Chocante? Tal vez. Alega en su comunicado de despedida que lo hace porque está “en deuda” con las personas que en 2019 depositaron su confianza en él.

Todo el poder para Cristina Coto

Coto, una política profesional que antes pasó por PP y Foro Asturias, será la candidata ovetense en 2023 desmintiendo así los rumores que la ubicaban en la lista autonómica. Su relación con el líder regional, Ignacio Blanco, no atravesaba en los últimos meses su mejor momento. Con la salida de Blanco la concejala ovetense refuerza su peso autonómico. En el partido también se apunta que es muy apreciada por la dirección nacional.

Coto puede enfrentarse no obstante a un problema importante: los recursos económicos de Oviedo/Uviéu. Con la salida de su ex compañero, Vox se queda con un concejal, un número insuficiente para tener grupo propio, y con ello los importantes fondos públicos que este aporta. Como siempre, todo dependerá de una aplicación más o menos estricta del reglamento municipal. La interpretación que se haga podrá tratar de salvar los muebles de Coto. O no.

Actualidad