Fai falta un movimientu 25M

Podemos facer una valoración crítica del 15M, pero nada volvió a ser lo mesmo: necesitamos otru ximielgón.

Recomendados

Faustino Zapico
Faustino Zapico
Faustino Zapico. Historiador y profesor. Sindicalista a tiempu parcial y republicanu asturianista a tiempu completu.

Tamos d’aniversariu. De los redondinos, de los qu’acaben en 5 o en 0. Hai güei 215 años, na madrugada del 25 de mayu de 1808, llegaba al cumal el procesu revolucionariu qu’entamara’l día 9 col motín popular entamáu nes cais uvieínes a iniciativa de, ente otres, dos muyeres: Marica Andayón y Xuaca Bobela. Lo qu’empieza siendo una amarraza na cai Cimavilla pola negativa popular a que s’esparda’l bandu del marsical Murat amenazando cola pena de muerte a quien s’opunxera a l’autoridá miltar francesa acaba desencadenando un procesu que lleva a que’l día 25 la Xunta Xeneral del Principáu, una institución oligárquica del Vieyu Réxime n’Asturies, intermediaria ente Asturies y la Corona, se renterpretara a sí mesma asumiendo’l nome de Xunta Cimera, declarándose soberana y, en virtú d’esa soberanía, declarándo-y la guerra a Francia, unviando una embaxada al Reinu Uníu pa pidir ayuda militar, entamando la formación d’un exércitu propiu y, yá puestos, inventando una bandera p’Asturies, que sigue siendo básicamente la mesma dos sieglos depués.

Ye evidente qu’esta fecha tien toles traces pa ser reivindicada como un más que dignu Día d’Asturies. Marca l’aniciu de la entrada d’Asturies na dómina contemporánea pela puerta grande, col esbarrumbe del Vieyu Réxime, cola entrada de les mases populares na vida política, cola asunción de principios revolucionarios como la soberanía popular… ¿Por qué, entós, nun ye’l Día d’Asturies dende hai cuarenta años? Pues precisamente por eso, pol valir simbólicu tan grande que tien, imposible de xestionar por una clase política asturiana intelectualmente feble y mentalmente perpoco ambiciosa. Prefirieron apostar pol 8 setiembre, aprovechando l’enorme capital simbólicu de la batalla de Cuadonga y l’aniciu de Reinu de los Ástures, pero venceyándolu a una fiesta relixosa: el 8 setiembre celébrase’l cumpleaños de la Virxe María, en Cuadonga y en tol orbe católicu, non la fecha d’una batalla que nun sabemos cuándo foi. Xuntamos asina, otra vez, altar y despachu, relixón y política, fe y identidá colectiva. Grave error nel qu’afonda feliz la derecha provinciana que mos toca sufrir.

Les voces que clamiaron nel procesu preautonómicu por poner el 25M como día d’Asturies nun fueron quien a facese sentir énte’l pautu de los grandes partíos. L’actual presidente, el primero que paez ser consciente del error que cometió’l so partíu, intenta resignificar el 25M como’l Día de la Bandera, cosa que ta mui bien, pero que nun ye abondo. El 25M ye muncho más: ye’l símbolu del desafíu al poder impuestu pola fuercia, ye’l movimientu de mases qu’obliga a les instituciones a ponese al serviciu del pueblu, ye l’asunción de la idea de que, cuando les coses vienen mal daes, hai qu’asumir la máxima responsabilidá por revesosa que sía.

Hai doce años un 15 de mayu entamó un movimientu que modificó dafechu’l mapa políticu. Podemos facer una valoración crítica del 15M, pero coles sos virtudes y defectos ye evidente que nada volvió a ser lo mesmo. Necesitamos otru ximielgón. Necesitamos un 25M que modifique la política asturiana y que faga rescamplar nel sieglñu XXI les llecciones del sieglu XIX. Que’l futuru d’Asturies tenemos que decidilu los asturianos y asturianes, que necesitamos unes instituciones acordies a les nuestres necesidaes y que, cuando esti pueblu ta uníu y ye consciente de so y de la so fuercia, nun hai quien lu pare. Somos muncho más de lo que pensamos que somos, pero hai que querelo y hai que creelo. El 25 de mayu ye un bon momentu pa pensar en cómo facelo posible.

Actualidad