Conecta con nosotras

Opinión

(CON)TAUTU

Nun podemos cayer na blasfemia anticomunitaria de tener llercia a un abrazu.

Foto: Iván G. Fernández.

Tenemos delantre de nós un futuru nuna incertidume enxamás vista. De mano, porque hai daquién que proclama constantemente la llegada de la famosa “Nueva Normalidá” que naide tien idea denguna de lo que ye, pero tenemos la firme convicción de qu’aportará. D’otra parte, porque al nun tener vivío situación asemeyada nes décades caberes, nun sabemos bien cuáles realmente sedrán les recetes que s’apliquen nos contestos de los que dependemos (seya l’Estáu Español, seya la Xunión Europea, seya cualesquier organismu internacional).

Nesti sen tenemos dos caminos claros -por caltener el binomiu propiu de la civilización, y por economizar-. Respuenden estes dos caleyes a que si de manera efectiva vien un nuevu mundiu, una nueva realidá, esiste la posibilidá de dotar a esa normalidá d’otros valires, formes y texíos estremaos a los vivíos por décades y sieglos; o esa normalidá proyeutará mundios y realidaes propies de la ciencia-ficción, de la distopía que d’una manera o otra tamos yá percibiendo, viviendo, esperimentando.

Nun sabemos la duración d’esti acontecimientu que trestocó les nueses vides y les nueses realidaes, camudando espacios, venceyos, rellaciones… Y que como nel portar el bozu, xenera vitalmente esa sensación munches vegaes de falta d’eire. D’hipoxia. De forfugu.

Foto: Iván G. Fernández.

El primer camín sedría esi dexanos llevar pola corriente que mos dirixe a la siguiente pantalla d’esta distopía que mos tocó vivir. Onde sedrán les instituciones públiques y privaes les que mos dirixan a dalgún sitiu nuevu. Onde abulta más factible que les formes distópiques enraigonen más fuertemente. Porque al empar que se da esta llocura se dan les guerres propies de la estratosfera social, na que nós namái que vemos y recoyemos la metralla que suelten nes sos contiendes tapecíes.

Esta distopía yá se pue albidrar cola suspicacia, la desconfianza vírica entemecida cola desconfianza individualista neolliberal a la que tábemos avezaos y avezaes, onde daquién que pase al nuesu llau ye poco menos qu’un pelligru. Onde un tusir circunstancial convierte al otru nuna menacia na llinia d’un arma biolóxica. Au les rellaciones sociales físiques, el contautu direutu, queden arrequexaes a un espaciu telemáticu, del ciberespaciu, de lo virtual que reconfigura y enfría’l devenir social de les nueses sociedaes. Y que nos espacios compartíos la distancia ye la propuesta.

Nun ye que se pierda’l texíu social -non necesariamente-, ye que se distancia, ye que mos alloña, ye que mos enfría… esta situación. Nun ye una ferramienta complementaria a, o de, lo inmediato, sinón que resulta a toes toes la única forma de rellacionanos nun contestu de confinamientu, postconfinamientu o preconfinamientu.

Y les posibilidaes de salir d’esta situación en contestos y formes propies a les exercíes de manera escéntrica por Michel Jackson abulten más que probable. Con esi mieu al palpar. Con esa llercia que-y facía dir con guantes too seguío. Que nun dexaba que na nin naide-y cincare o cincare a los sos fíos. Esa paranoya que, como digo, mos alloña y xenera un sentimientu d’enemistá haza tou aquel qu’anda pela cai y se crucia con nós. Esa obsesión por controlar quién sal, cómo sal, del nuesu portal. O quién camina pela nuesa acera. O si lleva’l bozu o si nun lu lleva. La xixilancia de balcón, el policía que toos y toes, potencialmente, podemos portar nel nuesu interior.

Foto: Iván G. Fernández.

Otru casu que mos amuesa lo distópica que pue ser la Nueva Normalidá ye la esistencia, por exemplu en Singapur, de robots que miden el cumplimientu de la distancia social. Un recursu que mos lleva a un pre-skynet (si me permitís la chancia) qu’inquieta un poco.

Y nun tamos falando equí, que les restricciones méliques propuestes nun seyan efectives o necesaries na actual circunstancia, sinón el riesgu que supón pa les nueses sociedaes el naturalizar estes formes excepcionales. Poner en riesgu la calor humano.

Nesti asoceder nel que mos vemos envueltos cobra protagonismu igualmente lo que pase en terceros países. Por poner casu, el del estáu que más control exerz nel mundiu, o aparentemente asina ye. Esi Estaos Xuníos ensin práuticamente hestoria desendolcada, que paez atopase agora a piques de la so propia destrucción, o del desaniciu desaxeráu de tolo que-y arrodia (equí, más o menos, nós mos podemos ver afeutaos).

El segundu camín, a grandes rasgos, que podemos esbillar; ye’l de la construcción, aprofitando’l momentu, de la utopía; o de daqué que pueda tar averao a ella. Aprofitando la posa’l mundiu, l’afectación económica, la situación d’impasse na que mos afayamos… en fin, too un cúmulo de coses que podríen favorecer cambeos estructurales de primer orde.

Foto: Iván G. Fernández.

Veo interesante, sobremanera por cómo entamó l’Estáu d’Alarma, con una situación de reconocencia ente vecinos y vecines qu’asitiaba a caún y cauna nel barriu. Que nun cruciaron mirada enxamás, pero que nesa situación primera amosaron solidariedá intervecinal, con un ciertu reforciamientu de los venceyos que pudieren esistir previamente… Veo entós, como dicía, la posiblidá de construyir otra cosa. Sicasí, conforme foi avanzando l’estáu d’alarma y les midíes de restricción social implicaben tamién la restricción nos espacios comunes… arrequexóses esta forma primera de solidariedá de grupu. Faciendo muncho más fuertes a los policíes de balcón, qu’aplaudíen a les 20:00 pa llueu nun tar nel momentu la verdá xunto a los nuesos y les nueses sanitaries.

Nesi sen hai cierta suerte en tener el gobiernu, coles sos imperfecciones evidentes, que tenemos. Nun quiero maxinar qué sedría d’esti Reinu si toviere gobernando’l voxismu na forma que fuere.

Nesa construcción hemos de poner l’atención nes redes de sofitu, los espacios de rellación onde se promueven los consumos llocales. La oportunidá de lleventar sistemes enerxéticos sostenibles, propios, al marxe de les grandes corporaciones llétriques. L’espoxigue de la soberanía alimentaria. La creación d’espacios coleutivos de curiaos. La posibilidá d’amenorgar les xornaes llaborales por un repartu lóxicu’l trabayu. La recreación del espaciu européu. La posible refundación política de los nuesos pueblos. Inclusive, la xida por desapaición de la realeza de les nueses vides.

Fundamentalmente, dir a la gueta de la independencia real. Aquella que nun pon tanto l’acentu nel continente del que se quier independizar, sinón de la estructura de la cual quier colar. Y nesi sen, tou pasa por tresnanos, organizanos, furrular, rellacionanos d’otra forma de facto.

Foto: Iván G. Fernández.

El fechu de que too cayere o paeciere cayer mos convida a llevantar otros cimientos. La única manera de facer esto posible ye la hipermovilización, la crítica, la capacidá d’encadarmar eses rellaciones y presionar a les alministraciones pa obligales a siguir el ritmu’l pueblu.

Nesti sentíu, nun hai cambéu nes propuestes. Puen garrase toles feches nestos cinco o diez años caberos. Puen despliegase toes aquelles que se foron escurriendo nesti tiempu atrás. Y nel casu asturianu, recuperar de manera consciente y dafechu, les partícules xurídiques del Derechu Consuetudinariu Asturianu, n’especial aquelles partícules que de facto mos faen furrular de manera comunitaria y consciente’l territoriu: El Conceyu Abiertu, La Sustiferia y l’Andecha, ente otres.

Ye’l momentu como señalaba Iyán González, nel so artículu ‘Refundar Asturies tres del Covid-19: una oportunidá pa la tresformación social’, de tomar en consideración les potencialidaes que tenemos como territoriu y pueblu entellazáu. Les posibilidaes de salir d’esta situación inesperada d’una manera muncho más sóleda, sostenible y armónica pa les nueses comunidaes y sociedaes.

Nun podemos cayer na blasfemia anticomunitaria de tener llercia a un abrazu. Nin na idiotez manifiesta de reproducir los mesmos erros que mos truxeron hasta equí.

Pablo Martínez Testa
Escrito por

Haz click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

Las familias de La Corredoria proponen habilitar el mercado como espacio educativo

Actualidad

Las trabajadoras de residencias públicas ganan una primera sentencia contra el recorte de sus vacaciones

Actualidad

Va dir por ti, Yoli

Actualidad

Los pensionistas asturianos secundan las movilizaciones en ALSA

Actualidad

Asociación Cultural Nortes de Asturias © 2020 · Centradas en la periferia

Nortes en redes