Conecta con nosotras

Reportajes

Recortes sociales en tiempos de pandemia

El tercer sector asturiano se moviliza este jueves para salvar 286 proyectos de intervención social, en peligro con el ajuste presupuestario que plantea el Principado.

Huerta de A Teyavana, Sograndio (Uviéu) FOTO: Iván G. Fernández

Todas las semanas los usuarios y usuarias de la cooperativa de salud mental “A Teyavana” acuden a trabajar su huerta comunitaria en Sograndio, a las afueras de Oviedo/Uviéu. Se trata de un pequeño proyecto dedicado a la integración social de personas con problemas de salud mental graves. “A Teyavana” sobrevive a trancas y barrancas gracias a las cuotas económicas de sus 25 usuarios, una pequeña subvención del Principado y sobre todo las horas extras y el trabajo entusiasta de las ocho personas a las que emplea la cooperativa. Un proyecto con 25 usuarios es una gota en el mar en un país que ha entregado a la industria farmacológica el problema de la salud mental, pero supone para las personas que lo habitan y se benefician de él la diferencia entre vivir encerrados en casa consumiendo televisión desde el sofá o iniciar el camino para convertirse en personas integradas, socialmente activas, con anhelos y una red social amplia. También supone la demostración palpable de que hay otra forma de abordar los problemas de salud mental más allá del mecánico recetario de pastillas. Sara, trabajadora social, y una de las fundadoras de la cooperativa, está convencida que si el Principado corta el grifo a entidades sociales como la suya, en 2022 tendrán que cerrar. Su cooperativa trata de poner cuotas razonables a los usuarios, e incluso ofrece asistencia gratuita a quienes no pueden pagar. La ayuda del Principado permite cuadrar las cuentas, y que se puedan pagar los 8 salarios de trabajadoras sociales, auxiliar de ayuda a domicilio, psicólogo, pedagogo, integrador social y monitores de tiempo libre, sin poner cuotas abusivas que van contra el espíritu de la cooperativa: integración y salud mental al alcance de todo el mundo.

Huerta comunitaria de A Teyavana. Foto: Iván G. Fernández.

El tercer sector sale este jueves a la calle para reclamar al Gobierno asturiano la continuidad de los 286 proyectos sociales llevados a cabo en la comunidad por 156 entidades del tercer sector. Las entidades denuncian que el recorte de 790.000 euros que la Consejería de Bienestar Social pretende hacer en la partida dedicada a proyectos de intervención social podría dejar sin ayudas y terapia a más de 20.000 personas, así como destruir decenas de puestos de empleo en fundaciones, ONG´s y asociaciones sin ánimo de lucro.

Héctor Colunga, de la fundación gijonesa Mar de Niebla, recuerda que en el peor momento de crisis económica-sanitaria, cuando se declaró el estado de alarma y el confinamiento “habilitamos un fondo de 1.500 euros para compras de alimentos, material escolar y otras necesidades con lo que capeamos esa semana”. En los primeros 9 días del estado de alarma, Mar de Niebla repartió 6.000 kilos de comida y atendió a 448 personas. La agilidad del tercer sector, acostumbrado a hacer mucho con poco, fue clave para que muchas familias no pasaran hambre o que los niños pudieran seguir on line las clases, en un momento en el que la administración aún estaba en “estado de shock”: “cuando se decreta el estado de alarma, las instituciones presuponen que todo el mundo tiene internet, que todo mundo tiene dinero para comprar alimentos, que todo el mundo tiene movilidad…. Un mundo de unicornios que tiene muy poco que ver con una realidad que es mucho más jodida”. Ahora se encuentran con que ese esfuerzo de trabajadores y voluntarios va a ser “recompensado” por el Principado con un recorte económico que hace peligrar los proyectos impulsados por la entidad.

La consejera Melania Álvarez. Foto: Iván G. Fernández.

Desde las entidades que conforman la Mesa del Tercer Sector, señalan que “este recorte afecta y empeora la situación de personas de con escasos recursos, en situación de pobreza y/o exclusión social; de personas mayores de nuestra región, que ya acusan haber sido olvidados durante la pandemia; de jóvenes en situación de vulnerabilidad, a los que se cierran más puertas; de personas con discapacidad, así como a la tarea de voluntariado, pese a estar al pie del cañón, jugándose el pellejo en los momentos más duros de nuestra historia reciente”. En lugar de ello, desde el tejido asociativo se pide apoyo y cuidado, y “colaboración para que en Asturias nadie quede atrás”, así como que desde la consejería que dirige Melania Álvarez se cuente con el tercer sector para una reestructuración de convocatorias.

Las organizaciones sociales reunidas bajo el paraguas “Asturias sin recortes”, que este verano iniciaban una campaña de recogida de firmas, convocan el jueves a las 12h una primera movilización en la Plaza de la Escandalera de Oviedo/Uviéu.

Diego Díaz Alonso
Escrito por

Historiador y activista social. Escribió en La Nueva España, Les Noticies, Diagonal y Atlántica XXII. Colabora en El Salto y forma parte del consejo de redacción de Nortes.

Comentarios
Advertisement

Lo más leído

“OTEA no nos representa, aquí autónomos y trabajadores vamos de la mano”

Actualidad

Celia Viada rescata los negativos de la fotógrafa republicana Benjamina Miyar

Cultura

Vauste: sesenta despidos y una fábrica partida en dos

Actualidad

Vecinos del Antiguo proponen convertir la nave de Popular Ovetense en sala municipal de exposiciones

Cultura

Asociación Cultural Nortes de Asturias © 2020 · Centradas en la periferia

Nortes en redes