Claveles rojos y banderas tricolores en el homenaje en Xixón a la “niña de la paz” Araceli Ruiz

Más de dos centenares de personas se sumaron al acto de reconocimiento a las niñas y niños de la guerra ante la estatua dedicada a ellos en L’Arbeyal

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

En una tarde fría y ventosa en Xixón, más de dos centenares de personas se sumaron este sábado al homenaje a Araceli Ruiz Toribios, presidenta de la Asociación de Niños de la Guerra de Asturias que falleció el pasado 26 de febrero a los 96 años de edad. El acto, respaldado por numerosas organizaciones y colectivos políticos, sociales, culturales, educativos y memorialistas, tuvo lugar en la playa de L’Arbeyal, frente al monumento erigido en 2005 en recuerdo de las niñas y niños de la guerra del que es autor el escultor Vicente Moreira, que también fue niño de la guerra.

Una ofrenda floral de claveles rojos, diversas intervenciones, una lectura de poemas y una actuación musical a cargo de la cantante Anabel Santiago (que comenzó con la interpretación del tema ‘Sin tu latido’, que popularizaron en las dos orillas del Atlántico Silvio Rodríguez y Luis Eduardo Aute) dieron contenido a un emotivo acto que discurrió entre banderas tricolores republicanas y donde sonaron también los acordes del Himno de Riego y unas palabras grabadas de la propia Araceli Ruiz. El homenaje, conducido por la periodista de la radiotelevisión pública asturiana Xana Iglesias, comenzó con la lectura del comunicado que las entidades convocantes suscribieron y difundieron al conocerse el fallecimiento de “Araceli, la de los niños de la guerra, que vivió una larga vida y una vida plena que, como ella misma decía, no la hubiera cambiado por ninguna otra”.

Foto: Paco Álvarez

En setiembre de 1937, con trece años y junto a otras tres hermanas, salió del puerto gijonés de El Musel formando parte de una expedición de más de un millar de menores de edad “que sus padres intentaban salvar de los horrores de la guerra en Asturias. Embarcaron los protagonistas de una de las epopeyas del siglo XX, serían los niños españoles en Rusia. Separados por sus padres, fueron acogidos por un país en el que todo les era extraño y que sin embargo les ofrecía un bienestar y una educación de la que nunca habrían disfrutado en España”.

Araceli estudió Ingeniería de Caminos en Moscú y participó en la reconstrucción de la Unión Soviética al acabar la Segunda Guerra Mundial, pero “tras el regreso a España su experiencia y su titulación nunca fueron reconocidas”. Conoció al Che Guevara en Cuba, país al que la enviaron como traductora del Gobierno soviético, trabajó asimismo en Radio Moscú y en 1980 regresó definitivamente a Xixón y “decidió dedicarse hasta el fin de sus días a la difusión y conocimiento de la historia de los niños de la guerra. Transmitía siempre un mensaje: no soy una niña de la guerra, yo soy una niña de la paz”.

Foto: Paco Álvarez

Alberto Ferrao, concejal de Cultura, intervino en nombre del consistorio gijonés para glosar la figura de “una persona que luchó por la tolerancia como elemento básico de convivencia, por los derechos de todos y de todas sin distinciones ni marcas, por la memoria como forma de entender el pasado, de vivir el presente y de escribir el futuro. Niña de la paz, te vamos a echar de menos”.

Leonardo Borque, presidente de la Asociación Niños de Rusia, señaló que “Araceli constituía la memoria viva de aquella aciaga expedición de la infancia asturiana a la URSS, iniciada con la mejor voluntad, porque se pensaba que era cuestión de meses, que la guerra a lo mejor se ganaría y que se trataba de una marcha temporal, pero se tornó en tragedia a causa de la agresión fascista primero aquí, en Asturias, y luego en la Unión Soviética”. Añadió que “tanto ella como sus compañeros y compañeras de expedición albergaron siempre un firme sentimiento de gratitud hacia la Unión Soviética por el trato que les dipensó”. Borque, asimismo, leyó un listado de las niñas y niños de la guerra que fallecieron a lo largo de 2020 y en lo que llevamos de 2021.

Actualidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here