El sétimo color estaba en la sonrisa de Adolfo Saro

El histórico activista del movimiento LGTBI y del movimiento asociativo juvenil falleció en Uviéu este jueves

Recomendados

Paco Álvarez
Paco Álvarez
Periodista, escritor y traductor lliterariu d'italianu. Ye autor de les noveles "Lluvia d'agostu" (Hoja de Lata, 2016) y "Los xardinos de la lluna" (Trabe, 2020), coles que ganó en dos ocasiones el Premiu Xosefa Xovellanos.

La bandera del colectivo LGTBI no tiene siete colores, como se cree habitualmente, sino seis: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta. El sétimo color, ese que falta para completar el arco iris, siempre estuvo y siempre estará presente en la sonrisa de gente como Adolfo Saro, en esa gente que sonríe a destiempo pero con toda su valentía cuando vienen mal dadas. Al leer ayer en un digital la noticia de su muerte me vino a la mente de un modo confuso la última vez que nos vimos; no recuerdo concretamente dónde fue (en una concentración o una manifestación en Xixón o en Uviéu por defender derechos, sin duda), pero recuerdo exactamente que me saludó con una sonrisa.

Conocí a Adolfo Saro a principios de los años 90, cuando le hice una entrevista a doble página para el suplemento dominical del diario El Comercio. Adolfo era el portavoz de XEGA (Xente Gai Astur de aquella, hoy en día es un colectivo representativo de todo el colectivo LGTBI+) y se había convertido en presidente del Conseyu de la Mocedá del Principáu d’Asturies (CMPA). A mí me maravillaba el hecho de que Adolfo, gai y de izquierdas —nunca renegó de ninguno de esos dos rasgos irrenunciables de su identidad— hubiera reunido el consenso necesario para ponerse al frente de un órgano en el que estaban representados, entre otros muchos colectivos, Nuevas Generaciones del PP y diversos colectivos católicos. Quiero recalcar que hablamos de los años 90 del siglo pasado, en los que salir del armario y reivindicar abiertamente los derechos LGTBI seguía siendo un acto de desafío y de valentía.

Más allá de la relación que tuve con él como periodista en aquella entrevista y en otras informaciones posteriores, tengo que agradecerle el apoyo que nos prestó, como presidente del CMPA, al colectivo de insumisos, que en aquellos años 90 acabamos en la cárcel. Tengo que agradecerle también el apoyo que prestó a todas las luchas sociales, culturales y juveniles en estos treinta y pico años que ha dedicado a defender la esperanza y el anhelo de un mundo mejor.

La organización política en la que siempre militó, Izquierda Xunida d’Asturies, lo ha despedido hoy en redes sociales con un par de versos de Federico García Lorca que bien merece Adolfo Saro Herrero (Cantabria, 1967-Asturies, 2022): En la bandera de la libertad bordé el amor más grande de mi vida. Seguramente en la bandera de la libertad está bordado también el sétimo color, el que completa el arco iris, el que reflejó de principio a fin la sonrisa de Adolfo.

Actualidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí